Más de Tarragona

El fiscal pide 15 años de prisión para un acusado de violar a una mujer en su bloque en Tarragona

El hombre, que es reincidente, tiene pendiente otro juicio por unos hechos similares

Àngel Juanpere

Whatsapp
El acusado habría seguido a la víctima desde el Hospital Joan XXIII hasta su domicilio. Foto: Pere Ferré/DT

El acusado habría seguido a la víctima desde el Hospital Joan XXIII hasta su domicilio. Foto: Pere Ferré/DT

Un hombre se enfrenta a 15 años de prisión acusado de haber agredido sexualmente a una trabajadora del Joan XXIII, a la que siguió desde el hospital hasta su domicilio en octubre de 2019. Pero no es la única causa pendiente que tiene este violador ya condenado anteriormente.

Se le acusa de otro hecho similar en agosto del año pasado. Y en su historial delictivo también cuenta con una condena a un año y siete meses de prisión por un robo en un domicilio de la urbanización La Móra en 2018, entre otros hechos.

El escrito del fiscal, al que ha tenido acceso el Diari, recoge que los hechos ocurrieron sobre las ocho de la mañana del 12 de octubre de 2019. El acusado siguió a la víctima, que regresaba a su casa después de haber terminado su turno en el Hospital Joan XXIII de Tarragona. El procesado entró con la víctima en el portal del edificio.

Una vez en el interior del ascensor, colocó en el cuello de la mujer una navaja, al tiempo que le decía: “Ponte de rodillas y chupámela”. Ante la negativa de ella, el procesado presionó más la navaja en el cuello. La mujer, por el temor provocado por la situación, terminó accediendo.

Cuando el ascensor llegó a la planta séptima del edificio, el acusado presionó la cabeza de la mujer contra su miembro viril, hasta que eyaculó. Finalmente, él salió del ascensor y abandonó el edificio.

Un trastorno

El procesado padece un trastorno inespecífico de la personalidad y un trastorno por consumo de sustancias, que no afectan a sus capacidades volitivas y cognitivas de manera general.

Los Mossos d’Esquadra iniciaron una investigación. Estuvieron analizando las imágenes de las cámaras de seguridad que hay entre el hospital y el domicilio de la víctima para ver si podían determinar si la seguían. Inicialmente se localizó a un sospechoso, pero se vio que no tenía nada que ver con el caso. Finalmente, ha sido gracias a la prueba del ADN que se ha podido determinar que el ahora procesado es el sospechoso de estos hechos. Desde el pasado 8 de marzo se encuentra en prisión preventiva.

El fiscal pide una pena tan alta porque se le aplica la agravante de reincidencia. El hombre ya había sido condenado el 22 de marzo de 2007 por la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Tarragona a un año de prisión por un delito de agresión sexual en grado de tentativa. En concepto de responsabilidad civil se pide el pago de 8.000 euros a la víctima en concepto de daños morales y 90 por las lesiones sufridas.

En otro portal

Otro de los casos pendientes de juicio contra el acusado es uno ocurrido sobre las ocho y cuarto de la mañana del 29 de agosto del año pasado. La víctima se encontraba trabajando como limpiadora en un bloque de pisos de la calle Felip Pedrell de Tarragona. La puerta que da acceso a la calle estaba abierta, lo que fue aprovechado por el violador. Una vez dentro entró en el ascensor, pero no pudo activarlo ya que va con códigos que solo conocen los vecinos. La trabajadora le advirtió de ello.

Cuando la mujer entró en el ascensor para limpiarlo, el acusado también. Sacó una navaja y, tras hacerse con el teléfono móvil de la víctima, le dijo: “Bájate y chúpame la polla”. Y ello mientras le ponía el cuchillo en el cuello.

Posteriormente encerró a la mujer en uno de los cuartos y la obligó a hacerle una felación. No tuvo suficiente que seguidamente la violó de nuevo varias veces.

Sobre las once y media de la mañana, una patrulla de los Mossos d’Esquadra que se encontraba en la calle Sant Miquel, en la Part Baixa, vio a una persona cuyas características coincidían con las del violador. Este, al detectar la presencia policial, intentó huir, pero fue detenido. En el interior del bolsillo delantero del pantalón llevaba una navaja, un anillo plateado en el otro y un spray de defensa en el interior de una bandolera.

Otras condenas

El hombre ya había sido condenado el 30 de marzo de 2006 por el Juzgado de lo Penal 2 de Tarragona a un año y nueve meses de prisión por un delito de robo con violencia o intimidación y a un año y dos meses de cárcel por robo con fuerza por el Juzgado de lo Penal 1 de Lleida el 27 de noviembre de 2008.

Temas

Comentarios

Lea También