El fiscal pide 26 años de cárcel por causar un incendio en la prisión de El Catllar

Seis internos resultaron heridos durante el fuego, la mayoría por humo. El caso será juzgado el próximo mes en la Audiencia de Tarragona

ÀNGEL JUANPERE

Whatsapp
Imagen captada por las cámaras el dia del incendio. FOTO: DEPART. JUSTÍCIA

Imagen captada por las cámaras el dia del incendio. FOTO: DEPART. JUSTÍCIA

La Fiscalía de Tarragona pide un total de 26 años y medio de prisión para un interno de la prisión de Mas d’Enric, en El Catllar, que provocó un incendio en 2016. Además, se habría resistido a los funcionarios, algunos de los cuales resultaron heridos. También lo fueron seis presos, la mayoría por inhalación de humo. El caso llegará a juicio el próximo 29 de octubre en la Sección Segunda de la Audiencia de Tarragona.

El escrito del fiscal recoge que los hechos ocurrieron a las dos y media de la madrugada del 7 de junio de 2016. El procesado, de nacionalidad española, se encontraba interno en el módulo 2. Amontonó los dos colchones que había en la celda y les prendió fuego con un mechero. Al saltar la alarma de incendios, funcionarios de la prisión acudieron a la celda y sacaron al acusado, que se hallaba inconsciente.

Dado que el humo se había propagado por el pasillo e incluso estaba entrando en las otras celdas, el jefe de turno decidió desalojarlas, por lo que se abrieron las mismas y se ordenó a los internos bajar al patio. Una vez desalojadas las celdas, los funcionarios tenían al acusado, que ya había recuperado la consciencia, para evitar que fuera agredido por el resto de reclusos.

Al ir a trasladarlo a una celda de aislamiento, el acusado ofreció una gran resistencia, oponiéndose a que le pusieran las esposas, haciendo fuerza con los brazos y consiguiendo zafarse de los funcionarios. A uno de ellos le propinó una patada en las costillas. Tras la agresión, salió corriendo hacia la calle mayor.

En la calle central de la prisión, el acusado lanzó piedras hacia los funcionarios, sin que ninguna de ellas llegara a impactar. También lo hizo contra los cristales de las puertas de los módulos 2 y 3, llegando a romperlos.

Destrozos

El acusado se hizo con un extintor, que utilizó para golpear de nuevo las puertas de los módulos 2 y 3, así como la puerta de acceso al departamento de mujeres. A continuación, el acusado se dirigió hacia la zona deportiva. Accedió a la zona de la piscina saltando un muro. A continuación rompió otras dos puertas de cristal con un extintor.

Accedió a la zona de musculación, donde lanzó piezas de hierro –de las que se emplean para sujetar pesas– contra las pantallas de iluminación del techo y contra la cámara de videovigilancia. Causó daños en dos de las pantallas y en la cámara. También forzó las puertas de acceso al botiquín, al lavabo y a las duchas. Finalmente, pudo ser reducido por los funcionarios, que debieron emplear la fuerza física e inmovilizarlo en el suelo antes de ponerle los grilletes ante la gran resistencia que oponía.

Los daños ocasionados han sido tasados en 1.774 euros, además de 232 por la mano de obra. Por otro lado, como consecuencia del incendio provocado por el acusado, se ocasionaron daños en el centro penitenciario valorados en 2.786 euros y 667 de mano de obra.

Seis internos resultaron heridos, la mayoría por intoxicación por monóxido de carbono. Uno de ellos, pero, resultó herido mientras era desalojado de su celda. Debido a la gran cantidad de humo que había, chocó contra la puerta.

Agresión

Uno de los funcionarios resultó herido tras la agresión sufrida. Tuvo una contusión costal, además de otras erosiones y fracturas. Las lesiones tardaron 230 días en curarse, de los cuales dos estuvo hospitalizado y el resto, de baja. Le han quedado secuelas.

El acusado está diagnosticado de trastorno inespecífico de la personalidad, trastorno por uso de alcohol y cocaína y trastorno adaptativo mixto. El día de los hechos sufrió un cuadro de agitación psicomotriz y alteraciones conductuales, que requirieron su ingreso en observación en la Unitat Hospitalària Psiquiàtrica Penitenciària. Sin embargo, este episodio no fue de carácter psicótico, por lo que sus capacidades volitivas y cognitivas se hallaban íntegras.

El fiscal pide para el acusado 18 años de prisión por un delito de incendio, cuatro años y medio por un delito de atentado, cuatro más por dos delitos de lesiones, 6.000 euros de multa por un delito de daños y 4.500 euros por cinco delitos leves de lesiones.

Temas

Comentarios

Lea También