Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El gasto en campaña no equivale al resultado electoral de los partidos

Ciutadans será el segundo partido del pleno municipal tras ser el que menos gastó entre los grandes
Whatsapp
A lo largo de los 15 días de campaña electoral, fueron más de 2.000 los carteles que ´inundaron´ las calles de la ciudad de Tarragona. Foto: Juli Nomdedeu

A lo largo de los 15 días de campaña electoral, fueron más de 2.000 los carteles que ´inundaron´ las calles de la ciudad de Tarragona. Foto: Juli Nomdedeu

Un mayor gasto en campaña no equivale a un mejor resultado electoral. Esta es la principal conclusión que se extrae del análisis de los presupuestos liquidados de los partidos que, el pasado 24 de mayo, se presentaron a las elecciones municipales en la ciudad de Tarragona.

Los datos indican que Convergència i Unió fue la formación que destinó un mayor número de recursos a su candidato, Albert Abelló. El sustituto de Victòria Forns como alcaldable inició la precampaña el pasado 1 de febrero y, según reconoce él mismo, se invirtieron 25.000 euros a lo largo de la precampaña. Esta cantidad se destinó, principalmente, al polémico álbum de cromos Tarraconins, que fue vetado por parte de la Junta Electoral.

«A partir del 8 de mayo los costes los asumió la dirección nacional», afirmó ayer Abelló, quien no pudo especificar la cantidad total gastada en su campaña. Pese a ello, lo cierto es que el elevado coste no se tradujo en un buen resultado electoral, ya que los nacionalistas pasaron de contar con siete concejales a retroceder hasta la quinta posición, con sólo tres ediles. «Lo mejor ha sido la gran implicación de la militancia y el capital humano que quedará en el partido», enfatizó ayer el jefe de campaña, Toni Vera.

‘Una campaña austera’

La segunda formación que ha generado un mayor gasto ha sido el PSC, con 25.057 euros, una cantidad que le ha valido a Josep Fèlix Ballesteros para lograr su tercera victoria. Esta cifra es íntegramente el coste de los 15 días de campaña, y ya incorpora la parte sufragada desde Barcelona.

La mayor parte del presupuesto (4.900 euros) se destinó a anuncios en prensa, así como a tareas de diseño y comunicación, con 4.157. Otra parte importante se destinó a banderolas y mailing, donde se inviertieron 3.600 euros. «Hemos hecho una campaña austera, con mucha presencia en las redes sociales y encuentros con colectivos y entidades», afirmó ayer el jefe de campaña socialista, Javier Villamayor.

En la misma línea se expresa el jefe de campaña de Esquerra Republicana, Gaietà Jové. ERC es, de hecho, la única formación que ha mantenido los resultados con el coste de campaña, ya que en ambos aspectos ha sido la tercera fuerza. Los independentistas han destinado 20.525 euros a la ciudad, para obtener cuatro representantes en el Saló de Plens.

La producción de actos (12.745 euros) se ha llevado la mayor parte del coste, mientras que la publicidad en medios de comunicación (3.742 euros) también ha sido destacada. «Hemos contado con un gasto muy controlado. Al no tener representación, nuestra presencia en los medios ha sido menor, por lo que hemos potenciado estar en la calle y las redes sociales», afirmó Jové.

Actos de proximidad

A bastante distancia de los tres partidos con más recursos se encuentra Iniciativa per Catalunya. La formación ecosocialista ha cerrado las municipales con 9.934 euros de gasto que han permitido que su concejal, Arga Sentís, haya podido repetir en el cargo. El centenar de banderolas (3.800 euros) y los folletos, carteles y trípticos (3.040) son los aspectos más caros del presupuesto, en el que se especifica que el acto con Cayo Lara costó 302,50 euros. «Hemos hecho muchos pequeños formatos pero ni hemos organizado autobuses ni hemos hecho regalos», especificó la candidata de ICV-EUiA, Arga Sentís.

En quinta posición de este particular ránking se sitúa Ara Tarragona, que pese a los 9.200 euros gastados no ha logrado ningún representante en la Plaça de la Font. De este dinero, 5.000 euros se han ido en imprenta, así como 700 en carteles y mil en el alquiler de la sede, entre otros aspectos. «Ha sido una campaña muy intensa, partíamos de cero y nuestra sigla no era demasiado conocida», explica el alcaldable, Emili Rivelles.

Un poco menos se ha gastado la Candidatura d’Unitat Popular (CUP), que tras destinar 8.401 euros ha obtenido dos ediles, una cifra que es un 40% inferior a los 13.000 que se habían previsto. Desde la formación anticapitalista se especifica que los ingresos «proceden de la aportación de la CUP nacional, la territorial del Camp de Tarragona, de la asamblea local y de algunos particulares» y que «en ningún caso se ha solicitado ningún préstamo a bancos».

Por su parte, la mayor parte del coste de la campaña del PP se paga desde Madrid, ya que los gastos propios del PP de Tarragona sólo han sido 6.200 euros, que se han centrado en las cuñas de radio (500 euros), la caravana de campaña (1.200) y los buzoneos (3.000). Paralelamente, la dirección nacional se ha hecho cargo de las 6 vallas publicitarias, las 12 marquesinas, las banderolas, las inserciones en prensa, el mailing y la organización y difusión del acto de Mariano Rajoy en El Serrallo.

Ciudadanos ha sido el partido más ahorrador (3.512 euros) pero, pese a ello, fue la segunda fuerza más votada, con 7.218 votos. De hecho, C’s es la única sigla que ha logrado más votos que euros gastados. «No hace falta disponer de mucho dinero. Las campañas están evolucionando hacia otro tipo de actos, con feeling con los ciudadanos», indicó el candidato, Rubén Viñuales.

Temas

  • Municipals 2015

Comentarios

Lea También