Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El gobierno invita a la oposición al Jaume I para consensuar su futuro

Todos los grupos municipales, menos el PP, visitaron ayer las instalaciones del aparcamiento 'inteligente', para así conocer su estado

Carla Pomerol

Whatsapp
Imagen de la planta central del aparcamiento, en el que se preveían aproximadamente unas 500 plazas de coches. Foto: Pere Ferré

Imagen de la planta central del aparcamiento, en el que se preveían aproximadamente unas 500 plazas de coches. Foto: Pere Ferré

El 27 de junio del año 2000, el plenario del Ayuntamiento de Tarragona aprobó las cláusulas necesarias para abrir el concurso de adjudicación del aparcamiento inteligente Jaume I. Casi dieciséis años después, el gobierno municipal abre las puertas del «agujero negro de la ciudad» –según dice la concejala Begoña Floria– al resto de grupos políticos del consistorio, para ponerse de acuerdo sobre qué hacer en el lugar. Para la concejal, «la intención es tirar adelante una solución definitiva y consensuada con el resto de partidos, y a poder ser en este mandato». Este es el motivo por el que los portavoces municipales visitaron ayer las instalaciones del párking Jaume I.

Esta faraónica instalación ha generado un agujero económico de más de 30 millones de euros, aunque en un principio el contrato marcaba cuatro millones. La empresa municipal de aparcamientos –que custodia el párking– paga anualmente un millón de euros, y se prevé que se deberá sufragar hasta el 2043. Mientras que los tres procesos judiciales –dos en el juzgado de lo mercantil en Madrid y uno en el penal de Tarragona– estén abiertos, el gobierno quiere empezar el proyecto.

En la actualidad, el juzgado de instrucción número 3 de Tarragona está llevando a cabo un peritaje de la situación actual del aparcamiento. Pero en el año 2009, el Ayuntamiento, ya encabezado por Josep Fèlix Ballesteros, presentó delante de la fiscalía una serie de documentación que se convirtió en el eje principal de la investigación penal. El caso sigue abierto, pero los portavoces municipales cuentan con toda la información sobre los procedimientos, como también cuentan con los resultados de la encuesta ciudadana en la que participaron 289 tarraconenses. De esta manera, los partidos de la oposición ya tienen toda la información requerida, «y así entre todos tomaremos una decisión lo antes posible», explicaba Floria.

Desde el punto de vista del gobierno municipal, todas las opciones sobre qué hacer en este espacio están abiertas, aunque apuestan por un espacio multifuncional de tipo social, tal y como opinaron la mayoría de ciudadanos en la encuesta. La edil socialista, Begoña Floria, volvió a manifestar su deseo de construir un espacio complementario, pero siguiendo la misma tónica de la Casa de la Festa. «Son necesarios equipamientos para hacer exposiciones», explicaba. Pero Floria aseguró que lo más importante es llegar al consenso con el resto de grupos.

La idea de aprovechar el agujero del Jaume I para instalar otro aparcamiento –opinión así expresada por parte de Convergència Democràtica de Catalunya y por el Partido Popular– no gusta al gobierno municipal. Y es que, según Floria, «se debería construir un túnel desde fuera de la muralla para que los coches no congestionaran todo el centro histórico de la ciudad. Y esto no es posible». El gobierno anunció que se estudiaría la opción de ampliar el párking Torroja, «aunque la Part Alta ya cuenta con suficientes aparcamientos», aseguró Begoña Floria.

Otra de las discusiones que plantea el párking Jaume I desde un punto de vista urbanístico es la rasante de la plaza situada encima del aparcamiento. Algunos grupos políticos opinan que este espacio debería permitir una mejor visualización de uno de los lugares emblemáticos de la ciudad, el antiguo Escorxador.

Según la edil, la situación política de esta nueva legislatura, en la que los socialistas gobiernan en minoría, contribuye a que la decisión sobre qué hacer con esta «herencia tan desgraciada» sea lo más consensuada posible con el resto de grupos políticos del consistorio.

¿Responsables políticos?

Floria explicó que es momento de mirar al futuro, aunque aseguró que «cuando la justicia acabe con su trabajo, será el momento de hablar de las responsabilidades políticas». Es importante remarcar que el responsable de la UTE –Unió Temporal d’Empreses– y el responsable de la empresa Sistemes Alem, la impulsora tecnológica del proyecto, fallecieron en el año 2009.

Los representantes políticos de la ciudad, acompañados de los técnicos del Àrea de Territori, visitaron ayer el «gran agujero negro de la ciudad». Les esperaban cuatro plantas de aparcamiento inteligente con una cabida de 500 plazas de coches y cuatro elevadores que transportaban, en un principio, el vehículo. Pero lo único que vieron fue una multitud de hierros colocados con muy mal gusto.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También