Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Política

El gran dilema de Ballesteros

La falta de relevo y la situación nacional del PSC decantan al líder socialista a valorar su continuidad pese a que no era su voluntad
Whatsapp
El alcalde de Tarragona,Josep Fèlix Ballesteros, en una imagen de archivo con Javier Villamayor en el fondo.

El alcalde de Tarragona,Josep Fèlix Ballesteros, en una imagen de archivo con Javier Villamayor en el fondo.

Josep Fèlix Ballesteros (PSC) afronta los meses más intensos desde que accedió  a la alcaldía de Tarragona hace ya más de una década. La lógica erosión derivada de la gestión municipal –fruto de los diez años de mandato, la mayor parte del tiempo en crisis económica– se ha visto incrementada recientemente por la oposición al referéndum que está convocado para este domingo, según se ha puesto de relieve durante unas fiestas de Santa Tecla en las que el alcalde ha recibido las mayores muestras de rechazo desde que gobierna en la Plaça de la Font. 

Los silbidos de este mes de septiembre –con gritos como Ballesteros dimissió que se han repetido en los principales actos como la Crida, las diadas castelleras o la procesión– coinciden con la puerta que el alcalde ha abierto durante los últimos meses para presentarse por quinta vez –en 2019– como candidato del PSC a la alcaldía.

Ballesteros recibió por Santa Tecla la mayor muestra de rechazo desde que es alcalde

TGN: un baluarte del PSC
En la última campaña electoral–en 2015–, el máximo representante socialista aseguró que era su despedida como alcaldable. Sin embargo, el panorama ha cambiado mucho desde entonces, más con las perspectivas electorales a la baja que la formación tiene a nivel catalán. A día de hoy, el PSC –sin opciones en la Generalitat y con 122 de las 947 alcaldías catalanas–mantiene aún ayuntamientos de peso como L’Hospitalet de Llobregat, Cornellà de Llobregat, Lleida o Tarragona. Un cambio de candidato a menos de dos años para los próximos comicios podría ser letal para que los de Miquel Iceta puedan mantener uno de sus principales baluartes institucionales, como es Tarragona.   

El alcalde quería dejarlo en 2019, pero la posibilidad de perder el gobierno de la ciudad le fuerzan a seguir

A nivel municipal, además,  los socialistas no han logrado consensuar ningún relevo para Ballesteros, que en 2019 cumplirá sesenta años de edad. Inicialmente, cuando sonó que el actual alcalde lo dejaría al final de este mandato, tres fueron los nombres que sonaron con mucha fuerza para  optar a ser cabeza de lista dentro de dos años: Javier Villamayor, Begoña Floria y Carlos Castillo. Pese a ello, la jugada no ha salido bien en el partido con sede en la calle Ramón y Cajal, ya que ninguna de las tres alternativas cuenta con el consenso necesario entre la militancia, más después del pacto de gobierno que Ballesteros firmó con el Partido Popular  y Unió en febrero de 2016 y que no fue rechazado por ninguno de los tres teóricos aspirantes.   

El relevo frustrado por Villamayor, Floria o Castillo complican el futuro del PSC en Tarragona

De hecho, Villamayor ya ha decidido abandonar el Ayuntamiento al final de este mandato para volver a su puesto de trabajo como alto cargo en el departamento de Presidència de la Diputació de Barcelona. El edil desde 2011 se perfilaba como el delfín del alcalde en el anterior mandato, pero finalmente se ha centrado en exclusiva en la celebración de los Juegos del Mediterráneo. Ahora, todo parece indicar que no formará parte de la futura candidatura del PSC. 

Meses de reflexión
Todo esto puede llevar a cambiar la opinión inicial de Ballesteros, que a lo largo de los próximos meses deberá tomar la gran decisión, que en gran parte dependerá del éxito de los Juegos del Mediterráneo del próximo verano y de la evolución del caso Inipro, en el que el alcalde está siendo investigado desde hace más de un año.

Asimismo, Josep Fèlix Ballesteros quiere ver realizados proyectos como la esperada llegada de la multinacional nórdica IKEA, la recuperación del antiguo edificio del Banco de España o la transformación de todo el entorno de la antigua fábrica de laTabacalera para sacar pecho, presumir de gestión y aspirar a un cuarto mandato al frente del 

Temas

Comentarios

Lea También