Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El helipuerto del hospital Joan XXIII de Tarragona,no apto para vuelos nocturnos

El Departament de Salut de la Generalitat ha anunciado en el último mes que los helicópteros medicalizados del SEM ya pueden aterrizar en el Hospital Sant Joan de Reus y en el Verge de la Cinta de Tortosa

CARLA POMEROL

Whatsapp
Imagen actual del helipuerto del Joan XXIII. A diferencia de la mayoría, éste no se encuentra en el tejado del hospital. FOTO: Pere Ferré

Imagen actual del helipuerto del Joan XXIII. A diferencia de la mayoría, éste no se encuentra en el tejado del hospital. FOTO: Pere Ferré

El helipuerto del hospital de referencia de la provincia de Tarragona no está preparado para que aterricen helicópteros medicalizados del SEM en horario nocturno. Y es que las instalaciones del Hospital Joan XXIII no cuentan con la acreditación correspondiente para poder efectuar este tipo de vuelos.

La reivindicación por parte de profesionales surge después de que en el último mes la Generalitat haya anunciado la puesta en marcha de este servicio en el Hospital Sant Joan de Reus y en el Verge de la Cinta de Tortosa, además de en otros del resto de Catalunya. Por su lado, el Institut Català de la Salut (ICS) no ha querido hacer público el motivo de la demora en la acreditación, pero asegura que el Hospital Joan XXIII está trabajando para conseguirla.

El Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM) –que gestiona los vuelos– no permitirá que los helicópteros que trasladan pacientes graves y críticos aterricen en unas instalaciones que no cuenten con las condiciones adecuadas para el servicio. La mayoría de hospitales donde se efectúan vuelos nocturnos han llevado a cabo algunas reformas en el helipuerto.

El objetivo es que se convierta en una helisuperficie H24. A modo de ejemplo, el Hospital Verge de la Cinta de Tortosa ha renovado y ampliado la pista de aterrizaje, ha construido una red de alumbrado, de balizamiento y de protección contra incendios. En el caso del helipuerto del Hospital Joan XXIII de Tarragona, el ICS prefiere no desvelar cuáles son sus necesidades y carencias.

El ente que depende de la Generalitat solamente asegura que «ya se están haciendo las acciones pertinentes, los trámites administrativos y los trabajos de adecuación del helipuerto para solucionar el tema con la mayor brevedad posible».

Sin embargo, el Departament de Salut enviaba el pasado martes a los medios un comunicado en el que enumeraba los centros que antes de finalizar este año contarían con el servicio de vuelos nocturnos. Éstos son el Hospital Universitari Germans Trias i Pujol, el Comarcal del Pallars (Tremp) y el Universitari Doctor Josep Trueta de Girona. Del Hospital Joan XXIII no dicen nada.

Estos vuelos nocturnos permitirían trasladar a los pacientes con patologías graves, como por ejemplo, un ictus o un infarto, a otros hospitales en un período de tiempo más corto que ahora. Este hecho es muy importante ya que en algunas de estas enfermedades el tiempo de respuesta es clave para la supervivencia y la recuperación. Un ejemplo claro es que el tiempo de traslado desde Vielha hasta el Hospital Universitari Vall d’Hebron se reduce casi dos horas en helicóptero.

Además, la puesta en marcha de este servicio también garantizará la equidad en el acceso al sistema sanitario de toda la población, especialmente la de zonas más alejadas de los hospitales en los que se atienden casos de mayor complejidad.

Son once los hospitales catalanes que cuentan con un helipuerto acreditado para poder aterrizar helicópteros durante la noche. Antes de poner en marcha el vuelo nocturno, el SEM daba respuesta a las emergencias de pacientes graves y críticos con las Unitats de Suport Vital Avançat terrestres. Con la instauración del nuevo servicio, el helicóptero medicalizado está activo también de ocho de la tarde hasta las ocho de la mañana. Cabe destacar que el helicóptero de Salvament Marítim también puede aterrizar en este tipo de helipuertos.

Un agravio comparativo

La situación preocupa a los profesionales de la sanidad tarraconense, teniendo en cuenta que el Joan XXIII es el centro de referencia en una larga lista de especialidades. «Aquí llegan todos los politraumatismos importantes de la provincia. Existen situaciones muy urgentes, en las que es necesario trasladar rápidamente al paciente», explica Tani Francesch, delegada sindical de Metges de Catalunya, quien valora como «muy grave» que el Joan XXIII no pueda recibir ni efectuar vuelos nocturnos.

En esta misma línea, Ferran Mansergas, delegado sindical de la CGT, apunta que el problema es que «la infraestructura del helipuerto del Joan XXIII no está preparada y no cumple con la normativa para funcionar por la noche». Mansergas añade que «será interesante ver si se reforma en breve el helipuerto o si la Generalitat apuesta por esperarse a construir el nuevo hospital». Finalmente, el delegado sindical de la CGT ve la situación como un «agravio comparativo».

Por su parte, el Col·legi Oficial de Metges de Tarragona (COMT) hace sus propias suposiciones cuando el Diari le pregunta acerca de la demora de la acreditación. «Debe tratarse de un tema normativo. Quizás el Hospital Joan XXIII se encuentra ubicado dentro de la trama urbana o tiene cerca torres de alta tensión», opinaba Fernando Vizcarro, presidente del COMT.

Fuentes del SEM aseguran que «nosotros solo volamos de noche cuando la superficie es la adecuada. Esto puede depender de diferentes órganos, como el ayuntamiento o el Departament de Territori i Sostenibilitat», y añaden que «conseguir la acreditación es muy complejo. Hablamos de unas obras de remodelación con una inversión importante».

38 pacientes

Los vuelos nocturnos en Catalunya empezaron a funcionar hace poco más de un año. De manera paulatina, los hospitales interesados han ido consiguiendo la acreditación. Para ello, se han visto obligados a adecuar sus infraestructuras hasta llegar a la modalidad H24 –alumbrado, balizamiento y ampliación de las instalaciones, entre otros–. Esta fase preliminar de implantación ha permitido desplegar la red de helipuertos de 24 horas.

En el último año, 38 pacientes de las regiones sanitarias de Tarragona y de Terres de l’Ebre han sido trasladados en helicóptero medicalizado del SEM en horario nocturno. En Catalunya, la cifra asciende a 177 servicios, una media de 15 vuelos mensuales.

El SEM cuenta con cuatro helicópteros medicalizados, que tienen su base en cuatro puntos de la geografía catalana. El principal duerme siempre en el Hospital Parc Taulí de Sabadell, porque es la base que ofrece mejor cobertura en todo el territorio catalán y la que garantiza un menor número de horas de inoperatividad. Y es que la mayoría de hospitales que atienden casos de alta complejidad se concentran en Barcelona. Las otras tres bases son: el Hospital Universitari Doctor Josep Trueta de Girona, la Helisuperficie de Tremp y el Parc de Bombers de Móra d’Ebre. Profesionales y sindicatos del Joan XXIII piden al ICS poner a punto el helipuerto para poder realizar vuelos nocturnos lo antes posible.

Temas

Comentarios

Lea También