Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El hundimiento del pesquero deja fuera de servicio la monoboya

Un petrolero que tenía que descargar el martes 135.000 toneladas de crudo sigue fondeado delante del puerto
Whatsapp
La monoboya sirve para que los petroleros puedan descargar el crudo con destino a la refinería de Repsol. Foto: Pere Ferré/DT

La monoboya sirve para que los petroleros puedan descargar el crudo con destino a la refinería de Repsol. Foto: Pere Ferré/DT

La monoboya de Repsol, el punto donde descargan los barcos el crudo con destino a la refinería de Repsol en el complejo químico norte, sigue fuera de servicio después de que el pasado martes un pesquero chocara contra ella. A pesar de que este dispositivo de acero no ha sufrido daños, Capitanía Marítima no ha dado su permiso para reanudar las operaciones hasta que el pesquero hundido –que está a unos 20 metros– no sea sacado, una labor que podría materializarse hoy, siempre y cuando el armador presente el plan de reflotamiento.

Como se recordará, el incidente se produjo poco antes de las tres y media de la tarde del pasado martes. El pesquero Consuelo Teresa, de doce metros de eslora y que se dedica al sector del arrastre, volvía a puerto para descargar la mercancía. Según declaró el patrón, se bloqueó el timón y chocó contra la monoboya. En dos minutos el pesquero se hundió y sus dos tripulantes saltaron al agua, donde fueron recogidos por otro pesquero. El rescate fue tan rápido que cuando éste comunicó el naufragio todavía no se había activado la baliza de hundimiento. Por lo visto por los buzos, la entrada de agua por proa fue muy rápida, lo que causó que se fuera a pique inmediatamente.

Capitanía Marítima dio instrucciones a Repsol para que no utilizara la monoboya –que no ha sufrido daños– hasta la retirada del pesquero, que se encuentra derecho, encima de unas cadenas y a unos 40 metros de profundidad. El mismo martes el petrolero María –que ahora está fondeado delante de Tarragona– tenía que descargar 135.000 toneladas de crudo. Para mañana estaba previsto –aunque no se descartaba que la operación pudiese avanzarse a hoy– la descarga de 80.000 toneladas de crudo del petrolero Super Lady, que ayer por la tarde seguía atracado en un puerto argelino.

Sin plan

A primeras horas de la tarde se hizo una reunión en Salvamento Marítimo para abordar la problemática. Al encuentro estaban convocados también Capitanía, el Port y el armador. Inicialmente, éste o la empresa contratada por la compañía de seguros tenían que presentar un plan de reflotamiento, lo que no ocurrió. Se espera que se materialice hoy y que, tras ser aprobado por Capitanía, podría llevarse a la práctica esta mañana. El reflotamiento se haría en dos fases. La primera sería levantar el pesquero del fondo y posteriormente llevarlo a un punto determinado –que tiene que ser especificado por el plan– para sacarlo fuera del agua definitivamente.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También