Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El impacto de Costa Cruceros en Tarragona es de 3,4 millones de euros

La compañía inicia la temporada asegurando que «Tarragona es apuesta de presente y de futuro». Prevé mover alrededor de 52.000 pasajeros hasta el próximo mes de octubre

Núria Riu

Whatsapp
El Costa Victoria, de la naviera Costa Cruceros, atracado en el Muelle de Llevant del Port de Tarragona.  FOTO: lluís milián

El Costa Victoria, de la naviera Costa Cruceros, atracado en el Muelle de Llevant del Port de Tarragona. FOTO: lluís milián

La campaña crucerista en el Port de Tarragona ya ha empezado. Ayer por la mañana se producía oficialmente el arranque de los viajes de Costa Cruceros, que este año repite com Tarragona como puerto base, reforzando su apuesta respecto al ejercicio anterior. De hecho, el primer buque de la naviera italiana zarpó el viernes de la semana pasada y sus operativas hasta el mes de octubre generarán un impacto económico sobre la ciudad que llega a los 3,4 millones de euros, según cálculos de la empresa.

Costa Cruceros ha multiplicado sus cifras. Ha pasado del Costa NeoRiviera al Costa Victoria, lo que ha permitido pasar de 1.700 pasajeros a 2.394, sumando un total de 52.000 viajeros en este periodo de siete meses, un crecimiento de un 79% respecto al año pasado.

«Tarragona ofrece mucho nivel de excursiones ya que combina a la perfección todos los elementos necesarios»
Raffaele D’Ambrosio
Dir. gnal.  de Costa Cruceros

Además, también se han incrementado las escalas, pasando de 17 a 23. Raffaele D’Ambrosio, director general de la compañía en España y Portugal, aseguró que «Tarragona es una apuesta de presente y de futuro para Costa Cruceros».

La naviera explicó que la apuesta por Tarragona responde al interés por un destino nuevo dentro de los itinerarios de cruceros. «Las novedades siempre nos gustan», argumentó D’Ambrosio. Además, aseguró que es un destino que «ofrece mucho nivel de excursiones, ya que combina a la perfección todos los elementos necesarios para atraer al visitante: riqueza cultural, gastronómica y entretenimiento».

La piscina exterior del Costa Victoria, que ayer no tuvo mucho éxito por culpa del tiempo. FOTO: Lluís Milián

Diez bares y cinco restaurantes
El Costa Victoria es una embarcación del año 1996 que ha sido modernizada completamente tras una inversión de 11 millones de euros. Pesa 75.000 toneladas, mide 253 metros de largo y tiene una capacidad total (entre pasajeros y tripulación) para 3.154 personas. En total suma trece plantas, cada una con el nombre de una ópera. A bordo, los pasajeros se encuentran con cinco restaurantes, diez bares, un centro de wellness con gimnasio, sala de tratamientos y sauna, tres piscinas, así como teatro, casino, discoteca y biblioteca.

«Para que este proyecto tenga éxito en el futuro el comercio también es una parte importante»
Josep Andreu
Presidente de la Autoritat Portuària

El presidente del Port de Tarragona, Josep Andreu, quiso poner en valor el salto cuantitativo que ha dado el enclave tarraconense desde que el año pasado se alcanzó el acuerdo con la naviera para que la ciudad sea puerto base. Reconoció que impulsar este mercado se había convertido «en un reto incluso personal». Puso en valor que es un sector «innovador» que crea sinergias con otras actividades económicas, como es el caso del comercio. De hecho, los representantes de las asociaciones comerciales estaban presentes en este arranque de temporada. Andreu se dirigió a estos representantes lanzando un mensaje claro: «Para que este proyecto tenga éxito en el futuro, vosotros también sois una parte importante».

 

Por su parte, la concejal de Turisme del Ayuntamiento de Tarragona, Inmaculada Rodríguez, puso en valor que la actividad de cruceros «permite alargar al máximo la temporada, lo que nos refuerza como destino». En este sentido, apuntó que uno de los retos de la ciudad consistirá en «seguir mejorando la acogida y recepción» con más información cuando lleguen y facilitando al máximo las visitas y opciones de compra.

Martí Carnicer, Inmaculada Rodríguez, Josep Andreu, Raffaele D’Ambrosio, Jordi Sierra, Montserrat Caelles y Carme Mansilla. FOTO: Lluís Milián

Este crecimiento también supondrá un reto de cara al puerto, que tiene que diseñar unas operativas más complejas. Este año, cuando los pasajeros llegan a puerto se encuentran con una carpa más grande y mejor equipada, para facilitar las entradas y salidas. «Ahora ya tenemos más experiencia», argumentó Andreu.

Dos itinerarios
El barco realizará dos itinerarios. Desde el 6 de abril hasta el 24 de mayo, los pasajeros del Costa Victoria que embarquen en Tarragona podrán visitar Marsella, Savona, La Spezia, Civitavecchia (Roma) y Palma de Mallorca. En el segundo itinerario, desde el 25 de mayo hasta el 29 de septiembre, los viajeros podrán descubrir Savona, Olbia, Mahón, Ibiza y Palma de Mallorca. 

 

El acuerdo con esta naviera ha supuesto un empuje considerable a la actividad crucerista de la ciudad. En 2014 se registraron 1.893 cruceristas en Tarragona, la cifra fue incrementando progresivamente. No obstante, el salto cuantitativo se daba el año pasado, cuando se registró un total de 51.390 viajeros. 

«Los cruceros nos permiten alargar al máximo la temporada, lo que nos refuerza como destino»
Inmaculada Rodríguez
Concejal de Turisme

Fue a partir de la creación de la Mesa de Creuers cuando consiguió darse un impulso definitivo a esta actividad. Ayer, el director general de Costa Cruceros para España y Portugal reconocía que Tarragona como destino crucerista «se está convirtiendo en un ejemplo del que hemos hablado en foros europeos». Es el caso del International Cruise Summit.

Y es que la presencia en diferentes ferias especializadas internacionales del sector permitirán que este año el enclave tarraconense registre el paso de 55 cruceros y alrededor de 80.000 pasajeros.

Segundo puerto de Catalunya
Con estos datos encima de la mesa, el año pasado Tarragona ya se convirtió en el segundo puerto de Catalunya con más viajeros, pasando por delante de Palamós. 

Martí Carnicer, vicepresidente de la Diputació de Tarragona, destacó durante su intervención que la actividad crucerista «nos ha permitido enriquecer nuestra cartera de productos desde el punto de vista turístico». Y es que ayer, pese a que el día no acompañaba, el flujo de visitantes que registró la ciudad de Tarragona fue muy superior al de un viernes cualquiera.

800.000 cruceristas moverá este año el Port de Tarragona, según las previsiones que daba a conocer en noviembre este organismo.

Comentarios

Lea También