Tarragona Política

El interventor exige a Ricomà que justifique un jefe de Cultura sin título universitario

Firma un informe favorable que obligará al alcalde a concretar más los «motivos organizativos» para crear la nueva plaza de coordinación

Octavi Saumell

Whatsapp
El alcalde, Pau Ricomà, en una imagen reciente con Xavier González (a la izquierda). FOTO: DT

El alcalde, Pau Ricomà, en una imagen reciente con Xavier González (a la izquierda). FOTO: DT

Tirón de orejas del Interventor General del Ayuntamiento de Tarragona al alcalde Pau Ricomà (ERC) por la propuesta que se votará en el pleno municipal de hoy para crear la nueva plaza de Coordinador del Àrea de Cultura sin que exista la obligatoriedad de ser titulado universitario para ocuparla.

Así se pone de manifiesto en el informe de control al que ha tenido acceso este periódico, y en el que pese a que el alto funcionario informa «favorablemente» de la propuesta, éste realiza una serie de «recomendaciones» de fondo que, en caso de no ser ejecutadas, «deberá motivarse la decisión de apartarse de ellas», según se indica en el documento. De hecho, en caso de hacerlo, el grupo municipal de Ciutadans «explorará todas las vías legales para que se cumplan», según indica al Diari el portavoz de los naranjas, Rubén Viñuales.  

Intervenció pide más detalles sobre el hecho de rebajar la categoría pero mantener el sueldo

El primer punto en el que los técnicos de Fiscalització, Control Previ e Intervenció General piden más información al equipo de gobierno –formado por Esquerra Republicana y En Comú Podem– es en el hecho de «motivar expresamente» la necesidad de «proceder a la modificación del nombre del puesto de trabajo», que pasa de denominarse Cap de Gestió Tècnica de l’Àrea de Cultura a Coordinador de Cultura.

Jordi Fortuny (ERC): «La designación de la plaza de coordinador no la decidirá ni el alcalde ni ningún político. No habrá nepotismo»

Sobre ello, los especialistas municipales hacen constar en el informe que en la propuesta formal «debería constar la justificación» de la decisión, ya que lamentan que «falta motivar el cambio» del puesto de trabajo, valorado en unos 60.000 euros anuales.  

«Difícil de justificar»
Especialmente interesados se muestran los altos funcionarios municipales en solicitar explicaciones por la partida económica que se reserva a la nueva plaza de coordinación, que pasa de un Complemento de Destino salarial de escala 24, a otro inferior de escala 22, manteniendo, esto sí, la parte más importante del suelo, como es el Complement Específic, que es de 39.000 euros anuales. «Debe adecuarse el complemento específico a la modificación de las funciones a realizar», afirman los funcionarios en el informe. 

Por lo que se refiere a la disminución de una pequeña parte de la nómina anual –el Complemento de Destino, que pasa de 8.600 euros a otra de 7.500–, los servicios económicos afirman: «El puesto de trabajo con la denominación anterior ya tenía asignado un Complemento de Destino», por lo que piden que «se motive el ejercicio de esta potestad discrecional», y en base a qué factor se decide reducir la escala salarial.

Asimismo, otro de los puntos que se analiza con detenimiento es el hecho de que no se considere «imprescindible» acreditar una titulación universitaria para ocupar el cargo, ya que sea pasa de exigir una categoría A1 o A2 a aceptar hasta un C1.

Rubén Viñuales (Cs): «Si no cumplen con las exigencias del interventor exploraremos todas las vías legales para que lo hagan»

«Parece difícil de justificar desde el punto de vista legal y de organización que las funciones de un puesto de trabajo puedan ser desarrolladas por personal de diferentes grupos», se remarca en el trabajo, en el que se pide al alcalde Ricomà que «establezca de manera concreta si la plaza corresponde a la escala técnica o administrativa y, por lo tanto, la necesidad de que se cubra por personal de una u otra escala». 

«Prioridad para funcionarios»
Otro de los puntos en el que los especialistas de la Plaça de la Font expresan sus dudas es el hecho de que la plaza de Coordinador de Cultura pueda ser ocupada  «por personal funcionario o laboral». Sobre ello, en el informe se remarca que «debe justificarse la posibilidad de que la provisión de esta plaza sea por parte de personal laboral, ya que ello debe ser solo excepcional», aseguran los técnicos, que recuerdan que «debe motivarse que los puestos de trabajo en la administración local no los desarrolle personal funcionario». 

Ricomà forzará hoy que el pleno voto sobre el nuevo alto cargo pese a que no tiene mayoría

Finalmente, en el documento se revela que, antes de aprobar la nueva plaza, «debe darse trámite de audiencia» a la persona que actualmente es titular del puesto de trabajo de Cap de Gestió Tècnica de l’Àrea de Cultura. En la propuesta de acuerdo se indica que la funcionaria podrá volver a su plaza con las condiciones que tenía cuando se fue, pero en el informe se expresan dudas de que ello pueda ser así. «Podría suceder que no pueda volver, ya que no existe vinculación entre la plaza y el puesto porque la nueva denominación no coincide con el derecho adquirido», se recalca.  

«Lo decidirá un comité técnico»
Pese al informe y al hecho de que ERC y Comuns no tendrán la mayoría necesaria para poder aprobar la creación de la plaza, lo cierto es que el alcalde Ricomà forzará hoy la votación en el pleno que se iniciará a partir de las 8.30 horas.

«La cultura es una prioridad para este Ayuntamiento, es un eje de gobierno», indicó ayer el concejal de Hisenda, Jordi Fortuny, quien defendió que no sea imprescindible ser titulado universitario para desarrollar la responsabilidad. «Queremos a una persona con capacidad, que sea conocedora de la realidad cultural y festiva de Tarragona y que tenga capacidad para gestionar proyectos», afirmó el edil republicano, quien añadió que «todo esto no está ligado a un cargo de dirección, ya que al desarrollar trabajos de coordinación no es necesario que tenga una titulación o formación universitaria». 

Fortuny anunció ayer que, una vez aprobada la plaza, «se creará una comisión técnica en la que los aspirantes deberán presentar un proyecto», que será evaluado por un equipo técnico, que escogerá al ganador. «No será ni el alcalde ni ningún político quien decidirá el ganador. No habrá nepotismo», afirmó el edil de ERC. 

Temas

Comentarios

Lea También