Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El juez envía a prisión al ‘asaltacoches’ de la Part Baixa

Señala que en tres meses ha sido detenido 11 veces  y que está en «plena escalada delictiva»

Àngel Juanpere

Whatsapp
La última detención del pasado sábado de madrugada por la Guàrdia Urbana.  FOTO: dt

La última detención del pasado sábado de madrugada por la Guàrdia Urbana. FOTO: dt

El juez de guardia ha dicho «basta» y ha decretado el ingreso en prisión de José C.V., el hombre de 42 años y vecino de la Part Baixa que ha sido detenido en 18 ocasiones, siempre por asaltar vehículos para robar los efectos de su interior.

La reiteración de los hechos en poco espacio de tiempo, la alarma social creada junto a que posiblemente se encuentre en «plena escalada delictiva» ha influido en la decisión del magistrado Joaquín Elías Gadea de decretar prisión provisional, comunicada y sin fianza.

El sospechoso pasó el domingo por el Juzgado de Instrucción número 1 de Tarragona –que está de guardia– después de haber sido detenido a las 2.40 horas del sábado mientras forzaba un vehículo en la calle Joana Jugan de Tarragona para robar.

Se da la circunstancia de que había salido del Juzgado de Guardia el viernes al mediodía tras ser detenido el día anterior por los Mossos por unos hechos similares.

El titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Tarragona, en su auto de prisión, recuerda que el acusado forzó la cerradura del vehículo mediante el uso de una navaja, un trozo de la cual quedó en el interior de la misma cerradura debido a la fuerza empleada en su forzamiento, hasta lograr abrir la puerta del copiloto. Cuando estaba revolviendo su interior fue sorprendido por agentes de la Unitat de Delinqüència Urbana (UDU) de la Guàrdia Urbana.

En este caso, el magistrado decreta prisión «por la necesidad de evitar el altísimo riesgo detectado de que el investigado pueda volver a delinquir, teniendo en cuenta la habitualidad delictiva detectada en éste y sus circunstancias personales». Era la segunda vez em pocas horas que el acusado pasada por la guardia del mismo magistrado.

El procesado ha sido condenado en dos ocasiones, la más reciente a dos años de prisión, pena que estaba suspendida si no volvía a delinquir, «por lo que es de prever que de seguir este procedimiento adelante y dictarse sentencia condenatoria, se revocaría el beneficio de la suspensión y el investigado se vería obligado a cumplir la pena que actualmente tiene suspendida».

Penales y policiales

El auto de prisión también hace mención a los 18 arrestos que ha tenido el sospechoso, siempre por el mismo delito, «pero lo más llamativo de todo es que de esta abultada lista de antecedentes, las últimas once detenciones se han producido durante los últimos tres meses».

Del estudio de los antecedentes policiales, el magistrado JUoaquín Elías Gadea asegura que el sospechoso se encuentra en «plena escalada delictiva», y que ha hecho «del robo su medio de vida, probablemente empujado por las adicciones que padece, las cuales le colocan en una situación de potencial riesgo de reiteración delictiva». 

Según el médico forense, el procesado presenta un trastorno inespecífico de la personalidad, y otro por dependencia a múltiples sustancias, «pudiendo haber visto afectadas sus facultades volitivas y cognitivas, de haberse encontrado bajo los efectos de alguna sustancia en el momento de cometer el hecho».

El juez de guardia también hace referencia a la alarma social creada por los continuos robos, «la habitualidad con la que viene actuando en los últimos meses, sumado a la percepción de impunidad motivaba por la contenida punición de este tipo de infracciones». 

Y concluye que la única manera de poner fin a esta escala delictiva es su ingreso en prisión ya que, de no hacerlo, «existe una probabilidad (casi lindando en la certeza) de que volvería a delinquir de nuevo»

Comentarios

Lea También