Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El largo camino de las mujeres saudíes para liberarse de la tutela masculina

Un decreto real puede comenzar a introducir cambios en una sociedad donde las mujeres necesitan el permiso de un hombre para trabajar, viajar o hacer trámites

EFE

Whatsapp
El largo camino de las mujeres saudíes para liberarse de la tutela masculina

El largo camino de las mujeres saudíes para liberarse de la tutela masculina

Las mujeres saudíes se muestran esperanzadas ante el recién aprobado decreto real, que podría introducir cambios en el sistema de tutoría al que están sujetas, por el cual necesitan del permiso de un varón para hacer trámites administrativos o viajar al extranjero y trabajar, entre otras muchas cosas.
La orden emitida el pasado jueves por el rey, que solicitó a los organismos estatales eximir a las mujeres de presentar el permiso de un tutor si no lo requiere la ley islámica, llega después de algunas reformas en los pasados años y crecientes movilizaciones por parte de las activistas saudíes.
Una de ellas, Asmaa Dif, aseguró a que el decreto responde a "las aspiraciones de las mujeres saudíes" y es "un principio que apunta al optimismo, aunque no es suficiente".
Dif señaló que las autoridades se enfrentarán a "desafíos religiosos, sociales y políticos" para aplicar el decreto, lo cual está previsto en un plazo de tres meses desde su publicación.
Por ello, pidió a las mujeres saudíes que tengan paciencia "porque los derechos no se consiguen de una sola vez", al tiempo que se mostró confiada en que "esta generación conseguirá todos sus derechos, incluso el de conducir un vehículo", algo que las féminas aún no pueden hacer en el reino árabe.
Por último, la activista calificó la decisión real de "avance en las actuales circunstancias", después de una larga y ardua lucha a lo largo de la cual muchas activistas han sido acusadas de traición, prostitución y espionaje, o han sido marginadas por la sociedad.
Por su parte, la columnista del periódico "Al Sharq" Rouan al Wabel consideró que el decreto real es "un paso en la dirección correcta", pero que aún es necesario trabajar para conseguir la "independencia total" de la mujer.
Sin embargo, para alcanzar ese objetivo hace falta "tiempo y progresos" en el seno de la sociedad, para que esta pueda "aceptar el cambio", al que el decreto ha abierto la puerta de forma oficial.
Al Wabel explicó a Efe que las mujeres tendrán que seguir contando con la aprobación de un varón para casarse y viajar fuera del país, "según estipula la ley islámica", pero para los demás trámites administrativos o actividades cotidianas ya no será necesario.
La aplicación del decreto queda sujeta a la interpretación de los funcionarios estatales y los clérigos ultraconservadores, que según Al Wabel no se enfrentarán a la voluntad del rey.
Asimismo, confió en que la orden real tendrá efectos profundos sobre la sociedad saudí, ya que los ciudadanos modificarán el trato hacia las mujeres si este cambia a nivel institucional.
Los clérigos siempre se han opuesto a conceder más derechos a las mujeres y el pasado septiembre el gran muftí de Arabia Saudí, Abdelaziz al Sheij, la máxima autoridad religiosa del país, atacó la última campaña contra la tutoría masculina y la calificó de "crimen contra el Corán (el libro sagrado del islam) y la sunna (los proceptos del profeta Mahoma)".
En los pasados meses, activistas saudíes intensificaron sus movilizaciones en las redes sociales para pedir el fin del sistema de tutoría y se dirigieron directamente al rey Salmán bin Abdelaziz para solicitar reformas.
El decreto emitido por el monarca coincidió con la visita la semana pasada a Arabia Saudí del relator especial de Naciones Unidas para los derechos humanos y la lucha contra el terrorismo, Ben Emmerson, además de la elección del reino el pasado abril como miembro de la Comisión de la ONU sobre la Condición de la Mujer.
"El decreto real llega tras numerosas decisiones aprobadas en los últimos diez años: la más reciente (2015), otorga a la mujer el derecho a registrarse como familia junto con sus hijos, sin el permiso de su exesposo", destacó Al Wabel.
El reino permitió en 2013 a las mujeres formar parte del Consejo de la Shura, o consultivo, y en 2015 estas pudieron votar y presentarse en las elecciones municipales por primera vez en la historia del país.
Pero, además de los límites legales, las mujeres en Arabia Saudí sufren otras restricciones y prejuicios, como por ejemplo que se les exija el permiso de su tutor para trabajar, aunque no esté estipulado por la ley laboral.
El portavoz de la Comisión de Derechos Humanos saudí, Mohamed al Maadi, dijo que el permiso del tutor seguirá siendo necesario para obtener becas de estudio, permisos para viajar o para tramitar el pasaporte.
En los meses tras la aplicación del decreto se verán los cambios reales que este puede introducir y si afectará a otras normas sociales o morales que no tienen que ver con la ley islámica, como la prohibición de conducir un vehículo.

Temas

  • Fem

Comentarios

Lea También