Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El mal tiempo suma otro retraso en las obras de la estación

Las pruebas de los ascensores y las escaleras mecánicas ya se han iniciado y ahora tan sólo falta ultimar los detalles para que «antes de Semana Santa» esté definitivamente operativa

Núria Riu

Whatsapp
Imagen del andén principal en el que se está trabajando estos días para acabar de instalar el ascensor. FOTO: lluís milián

Imagen del andén principal en el que se está trabajando estos días para acabar de instalar el ascensor. FOTO: lluís milián

Las obras de la estación de Tarragona encaran su recta final. De hecho, éstas ya deberían haber concluido a finales del mes de febrero, según informó el ente gestor Adif a este rotativo. El plazo no ha podido cumplirse. La sociedad alega que «las adversas condiciones climatológicas» de las últimas semanas han sido la causa de esta nueva demora.

El largo episodio de lluvia de las últimas semanas ha hecho que la instalación y las posteriores pruebas eléctricas en los ascensores y las escaleras mecánicas no se hayan podido hacer según el ritmo habitual. Pese a ello, estos días se está trabajando intensamente para recuperar el tiempo perdido en los últimos días. Tras comprobarse que la fecha de finales de febrero las obras no podrían estar, se había fijado como plazo el día 18 de marzo. Ayer por la tarde Adif afirmaba que «antes de Semana Santa» podría darse por finalizada la intervención, «siempre y cuando no nos afecte una nueva borrasca».

Tanto los dos ascensores como los dos tramos de escaleras mecánicas están completamente instalados. También se han iniciado las pruebas. Y ahora, cuando estas comprobaciones ya están en marcha, es cuando hay más movimiento de trabajadores en los andenes. Estos días se están ultimando los detalles para empezar a instalar las gomas de las escaleras, así como también los vidrios. Además, ya han empezado a colocarse los plafones de color blanco en las paredes del paso inferior. No obstante, ayer mismo, ya hubo quien quiso dejar su autógrafo. Y mientras los operarios seguían con su colocación, el personal de la limpieza intentaba borrar una pintada que había aparecido unas horas antes.

Uno de los dos tramos de escaleras mecánicas, desde el paso inferior. FOTO: lluís milián

La circulación en los andenes de la estación sigue haciéndose estos días en precario. Los pasajeros conviven con los operarios y tienen que utilizar la escalera en la que aún se ve el gris del cemento de estos nuevos accesos que están acabando de acondicionarse. Uno de los trabajadores aseguraba que «en los próximos días la imagen de la estación cambiará completamente». Será cuando empiecen a taparse los ladrillos y el hormigón. 

Aún en obras, la estación de Tarragona nada tiene que ver con la de hace unos meses. La nueva imagen del andén principal –el doble de ancho tras eliminarse una vía–, completamente resguardado por una marquesina que protege a los viajeros de las inclemencias del tiempo ha supuesto una mejora. También se ha protegido el andén más alejado, y ahora se están ultimando los detalles para que finalmente los pasajeros no tengan que subir y bajar escaleras cargados con maletas o el carrito. Las obras de la estación de Tarragona se adjudicaron el 15 de junio de 2016 y se estableció un periodo de ejecución de once meses. Sobre la marcha se modificó el proyecto, lo que ha dilatado la actuación. La inversión supera los 3,3 millones de euros.

Temas

Comentarios

Lea También