Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El mapa acústico confirma un exceso de ruido en la Part Alta

El pleno del Ayuntamiento aprobará inicialmente este viernes el informe, que asegura que las principales fuentes de sonoridad son el tráfico de coches y de trenes y el ocio nocturno

Carla Pomerol

Whatsapp
La Plaça de la Font es uno de los puntos más conflictivos de la Part Alta, ya que reúne el mayor número de bares por metro cuadrado. FOTO: pere ferré

La Plaça de la Font es uno de los puntos más conflictivos de la Part Alta, ya que reúne el mayor número de bares por metro cuadrado. FOTO: pere ferré

Parecía que nunca llegaría, pero el mapa acústico de Tarragona será una realidad en las próximas semanas. Está previsto que este viernes el pleno del Ayuntamiento apruebe inicialmente el documento, que confirma lo que muchos vecinos ya decían: hay un exceso de ruido en las calles de la Part Alta.

El informe asegura que el punto más caliente, es decir, con más ruido, se encuentra en la Plaça de la Font, y el motivo es la actividad de restauración y de ocio nocturno. Farts de Soroll, la plataforma vecinal que más veces ha reivindicado la necesidad de tener un mapa acústico, celebra la noticia.

Tarragona era la única de las cuatro capitales catalanas que no disponía de este documento, que es obligatorio desde el año 2005. Por fin, el documento, que siempre se ha visto envuelto en polémica, verá la luz este viernes, cuando el pleno lo apruebe de manera inicial.

Después empezará un período de alegaciones y, finalmente, será aprobado definitivamente. Con el mapa acústico hecho y ratificado, el Ayuntamiento tiene la intención de reunirse con las asociaciones de vecinos de la ciudad  y con el resto de grupos municipales para elaborar una ordenanza clara. 

El mapa acústico sirve para ubicar el ruido y los valores de emisión acústica en las diferentes zonas de la ciudad. El Diari ha tenido acceso al documento, que servirá de herramienta para saber qué calles pueden acoger más o menos locales de ocio nocturno o espectáculos al aire libre.

La Part Alta es una de las zonas que presenta más problemática en este aspecto, ya que supera los decibelios permitidos, sobre todo en horario nocturno, cuando los niveles aumentan entre 5 y 9 decibelios A –unidad de nivel sonoro que filtra el sonido para conservar solamente las frecuencias más dañinas para el oído, razón por la cual la exposición medida en dBA es un buen indicador del riesgo auditivo y vital–.

El mapa acústico dice que la Plaça de la Font es el lugar más ruidoso de la Part Alta, debido a las actividades de restauración y de ocio nocturno.

La Plaça de Santiago Rusiñol, la del Fòrum y la del Pallol también superan, entre 3 y 4 dBA, lo permitido, durante el horario nocturno

Pero no solamente los bares y las terrazas son las responsables de la contaminación acústica. En el Passeig de Sant Antoni, el de Torroja y en la Via de l’Imperi Romà también hay exceso de ruido pero, en este caso, el motivo es el tráfico de vehículos.

Otro de los focos problemáticos es El Serrallo, concretamente la calle Trafalgar, y la zona de la Tarraco Arena Plaça y las calles adyacentes.

Ambos cuentan con una alta actividad nocturna, por los restaurantes y bares que hay en la zona. En este mismo grupo se encuentran la Rambla Nova, la Rambla Vella, la calle Sant Francesc, Comte de Rius y el entorno de la calle Unión y Apodaca, con principal atención a la calle Orosi, donde por la noche aumentan los decibelios.

Este informe técnico permitirá a los responsables políticos conocer cuál es la situación en las calles de la ciudad.

Vivir al lado de la carretera

Los barrios, sobre todo los de Ponent, también viven con más ruido de lo permitido. Las viviendas situadas en la carretera de València –N-340–, entre la calle Riu Llobregat y la autovía que va desde Salou hasta Reus –C-31B–, soportan más decibelios de lo que deberían, como consecuencia del tráfico. Y es que la N-340 es una vía de comunicación importante.

Por otro lado, el ruido de las industrias implantadas en la zona del polígono Francolí también afecta a las viviendas situadas en la calle Túria.

Las urbanizaciones de Llevant tampoco están exentas de ruido. El informe destaca un aumento de decibelios en la Via Augusta hasta enganchar con la N-340, concretamente a la altura de la Platja de la Savinosa.

El tráfico es el principal foco de ruido, aunque el paso del tren en algunos tramos de la Via Augusta también suma. Así pues, las principales fuentes de ruido son el tráfico de coches y trenes y las actividades nocturnas en la Part Alta.

Es la hora de las acciones

El mapa de capacidad acústica de Tarragona es una herramienta de control del ruido ambiental que debe detectar las zonas de conflicto acústico de la ciudad.

La empresa externa encargada de elaborar el informe, Axioma Smart Acoustics, recomienda al consistorio estudiar planes de acción «para establecer líneas estratégicas y mejorar la calidad acústica del municipio». Para hacer el estudio se ha realizado un total de 105 medidas sonométricas de corta duración en la ciudad –55 durante el día y 50 por la noche–.

Otros 23 aparatos han estado midiendo el ruido las 24 horas del día.

Comentarios

Lea También