Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El mes de julio es sinónimo de innovación en Tarragona Impulsa

Doce jóvenes participan en la primera edición del programa Tarragona Innovació Social, cuyo principal objetivo es obtener prototipos, ya sea de negocios o de nuevas iniciativas empresariales

Núria Riu

Whatsapp
Imagen de una de las sesiones del programa Tarragona Innovació Social, que se hace en las instalaciones de Tarragona Impulsa.

Imagen de una de las sesiones del programa Tarragona Innovació Social, que se hace en las instalaciones de Tarragona Impulsa.

Hay quien se pasa el verano estudiando inglés y quien se prepara para ser emprendedor. En esta última categoría se incluye Carles Vallvè, ingeniero, programador y fundador de Butinet, el juego de La Butifarra on line con 70.000 usuarios registrados y 5.000 jugadores.

Vallvè es Ingeniero Técnico Eléctrico, aprendió a jugar La Butifarra y creó una aplicación «para jugar yo y cuatro frikies de la universidad». Y triunfó. «Llegó un día en el que dedicaba más tiempo al hobby que al trabajo», y sin darse cuenta se convirtió en un emprendedor, con más práctica que teoría, y que ahora ha decidido cubrir este déficit con su participación en el Tarragona Innovació Social. Es el programa de este verano en Tarragona Impulsa, cuyo principal objetivo es presentar metodologías innovadoras a los participantes, con la finalidad de que surjan proyectos con un impacto social. «Lo importante es que tengan efectos positivos sobre las personas o el medio ambiente», describe Merche Carod, técnica de Emprenedoria de Tarragona Impulsa.

En el programa participa gente de todas las edades y trayectorias muy diferentes

Carod lidera las sesiones con Núria Valero, quien en el año 2014 ganó el premio Yuzz y que ahora es una de las socias fundadoras de Lazzum, especialista en innovación social. Y alrededor de este concepto giran las clases. «La idea es que salgan de aquí con un discurso ya preparado de cara a los clientes, que tengan trabajada la idea y que se la empoderen», describe Valero. Algunos de los participantes comenzaron con tan solo una idea vaga, otros ya son empresarios y los hay que están definiendo un proyecto que quizás servirá para montar su propio negocio. «Tenemos de todo, desde filólogos a unas chicas que trabajan en cooperación... Hay gente de todas las edades, procedencias y trayectoria», describe Valero. La mixtura que uno se encuentra en los cursos de verano también es marca de la casa en el emprendimiento.

Han aprendido a crear un catálogo, las herramientas de comunicación digital y deberán enfrentarse a la comunicación en la última de las sesiones que les espera. «La idea es que, cuando se vayan, tengan muy trabajada la idea, con un discurso claro de cara a los clientes», incide Carod.

Nuevas oportunidades
Con todo, la iniciativa ha conseguido reunir una docena de proyectos que pueden ser la base de cara a nuevos negocios. A partir de su participación, Vallvè quiere consolidar una nueva línea de actividad: la organización de campeonatos a partir de Butinet, un nicho que considera que puede abrirle nuevas oportunidades.

La fiesta del emprendimiento en el Parc Francolí pondrá fin al curso

Por su parte, Núria Gascón está acabando de diseñar un proyecto que combina su experiencia laboral en el ámbito social con su pasión, la literatura. La idea es que, a partir de los cuentos, la poesía o la narrativa pueda trabajarse la expresión y la oralidad, entre otros.  «Se trata de entrenar la voz a partir de la literatura», describe Gascón, un adiestramiento válido tanto para las personas que quieren perfeccionar su oratoria, para los que tienen fobia a hablar en público o los colectivos agrupados. 

Esta joven montblanquina quiere aprovechar su participación en el curso para acabar de dar forma a los talleres y actividades pensados tanto para centros cívicos como para institutos o escuelas, por ejemplo.

El curso acabará el jueves 27, cuando Tarragona Impulsa celebrará la fiesta de los emprendedores en el Parc Francolí. Allí coincidirán con los participantes de los diferentes programas que han elaborado a lo largo del curso. Una sesión de networking que puede desencadenar en alguna colaboración de cara a un futuro.

Temas

Comentarios

Lea También