Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El mítico bar Casa Boada cierra puertas de manera provisional

Casa Boada abrió sus puertas en el año 1947 y el propietario era el padre del actual. En el año 70, Eduard se puso al frente del negocio y lo convirtió en el bar más mítico de Tarragona

Diari de Tarragona

Whatsapp
Eduard Boada, el pasado mes de noviembre, en Casa Boada.  FOTO: Pere Ferré

Eduard Boada, el pasado mes de noviembre, en Casa Boada. FOTO: Pere Ferré

El bar de bocadillos más mítico de la ciudad, Casa Boada, cierra provisionalmente sus puertas. Así lo ha explicado el propietario, Eduard Boada, a través de un vídeo difundido en las redes sociales, en el que asegura que está siendo sometido a un tratamiento médico que le mantendrá apartado de su negocio.

En el vídeo, que fue grabado por su hijo y que se ha convertido en viral en las últimas horas, Boada asegura que «os echaré de menos, porque esto, como ya sabéis, es mi vida», y añade que «de momento estoy con tratamiento y duele un poco. Espero que lo arreglen». Boada se despide en el vídeo con un «espero volver muy pronto».

Las reacciones no se hicieron esperar y muchos tarraconenses aprovecharon la ocasión para darle ánimos y explicar algunas de sus anécdotas en el bar.

Casa Boada abrió sus puertas en el año 1947 y el propietario era el padre del actual. En el año 70, Eduard se puso al frente del negocio y lo convirtió en el bar más mítico de Tarragona. Es conocido por servir bocadillos muy grandes y con una combinación un tanto peculiar de ingredientes. El pasado 2011, el Ayuntamiento de Tarragona le homenajeó con el Diploma al Mèrit Cultural. Actualmente, Boada tiene 76 años.

Temas

Comentarios

Lea También