Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El 'no' de SPiSP a la Diada reabre el debate de la politización de las colles

La Colla de Sant Pere i Sant Pau no participará en la manifestación por ser 'política'. Algunas colles apelan a su adhesión a la ANC para ir y en otras se ha votado expresamente acudir o no

Raúl Cosano

Whatsapp
Castells en Roda de Berà durante la Via Catalana de 2013. Foto: Pere Ferré

Castells en Roda de Berà durante la Via Catalana de 2013. Foto: Pere Ferré

La ausencia de la Colla Castellera de Sant Pere i Sant Pau en la manifestación de la Diada de este domingo, así como la participación de otras (acudirán las tres restantes de Tarragona), vuelve a sacar a la luz el debate de la supuesta politización de las colles castelleras. La colla del barrio tarraconense no estará presente en el evento de la Rambla Nova. «Somos apolíticos y no tomaremos parte en un acto político. Así lo fijan nuestros estatutos. Es lo que dictan y nadie ha dudado de eso», explica el presidente, Dídac Molas, que niega que haya divergencia en el seno de la agrupación, porque no hay controversia: «Respetamos a todos, pero nunca ha habido debate, por eso nunca se ha planteado hacer una asamblea».

Los verdes emitieron ayer un comunicado en el que aludían a una decisión de «neutralidad» tomada en la asamblea de 2014 y emplazando a sus castellers «a vivir la Diada según sus corrientes pero dejando al margen a la entidad». La vía asamblearia ha sido el método escogido por las colles en los últimos años para legitimar su participación en acontecimientos independentistas. Es el caso de la Colla Vella dels Xiquets de Valls. «Participamos por primera vez en un acto así después de que lo decidiera la junta. Al año siguiente nos adherimos a la ANC porque así lo votó la asamblea. Entendemos que a partir de ahí a cualquier acto que organice la ANC y Òmnium debemos ir, porque así se decidió», admite el presidente, Joan Ibarra.

Algo similar sucedió con la Colla Castellers Xiquets de Tarragona. «Hicimos una asamblea en la que todo el mundo expuso sus pros y sus contras. Se votó a favor de adherirse a la ANC. A partir de ahí, nadie obliga a nada. Decidimos mediante una vía democrática, entendiendo que tenemos gente que tiene pensamientos muy diversos», cuenta Xavier Sabat, el presidente.

Otra colla adherida a la Assemblea Nacional Catalana es la de la Colla Jove Xiquets de Tarragona, como indica su presidente, Xavier Sentís: «Como colla no nos definimos políticamente, más allá de que es catalanista. Nos sentimos apoyados por la decisión que se tomó en su día. Como entidad nos posicionamos así, pero a nivel individual cada uno elige ir o no». Sentís argumenta que no hay malestar, a pesar de que haya miembros que no son independentistas: «La decisión de ir o no es libre. La colla, como entidad, sí que va, pero a nivel individual cada uno hace lo que quiere».

Votación en El Serrallo

En otros casos, se ha optado por votar expresamente para participar o no en los actos de este próximo domingo. Así ha procedido la Colla Castellera Xiquets del Serrallo, como expone su presidente, Lluís Monfort: «A raíz de muchas peticiones de castellers, hicimos una votación y salió, por mayoría, que la gente quería ir, pero es un acto voluntario».

A mano alzada, se votó en la sede. «Alrededor del 85% apoyó ir y manifestarse en la Diada, pero para nosotros entraba la posibilidad de no acudir, si ese hubiese sido el resultado. Puede ser que haya gente molesta, pero simplemente no irá. Nosotros queríamos imponer una lógica democrática». Los del Serrallo están adheridos a la plataforma por el Dret a Decidir pero no a la ANC ni a Òmnium Cultural, las dos principales entidades que vienen organizando los actos de la Diada en los últimos años, con carácter especialmente independentista.

Más matizada es la postura de la Colla Joves Xiquets de Valls, que no acude como entidad de una manera institucional, pero sí lo hacen sus castellers a título individual, con las personas suficientes como para garantizar que se levanten castells. «Hemos decidido asistir pero no como entidad, sino de forma voluntaria. No es una actuación oficial y no hacemos ningún llamamiento. Se harán castells de más o menos envergadura en función de quien vaya. El año pasado fueron miembros de la colla pero no se hicieron castells. Hubo quien mostró su discrepancia», narra el presidente, Rafel Sans. La junta de la colla vallense autoriza que se participe con camisa y que se puedan hacer castells. El presidente resalta el llamado ‘fet casteller’ como una manifestación aglutinadora y horizontal,«sin clase ni ideología», y capaz de «dar cabida a todas las sensibilidades». Incluso se opone al formato de asamblea para tomar decisiones en esa línea: «La ideología y la asistencia a una manifestación es personal. Si haces una asamblea impones a la mayoría sobre la minoría. Sólo con un voto de diferencia creas conflicto donde no lo debería haber».

En este contexto crearon polémica las palabras en facebook del concejal y teniente de alcalde Alejandro Fernández (PP), en las que daba la enhorabuena a la colla de Sant Pere i Sant Pau por no tomar parte en los actos. Esas declaraciones han provocado malestar en el mundo casteller, incluido el de la propia colla. El excap de colla Jordi Gaya le respondía con acidez en la red: «Alejandro Fernández, aquel teniente de alcalde que no felicita a la colla de su barrio el día de Sant Magí pero sí cuando no va a una manifestación».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También