Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El paciente del Hospital Joan XXIII fue asfixiado, posiblemente con una toalla

Fuentes cercanas a la familia aseguran que Ahmed no tenía enemigos y se muestran sorprendidos con la noticia del fallecimiento

Diari de Tarragona

Whatsapp
Ahmed, un joven  de 30 años y residente en Salou, es la víctima de los hechos

Ahmed, un joven  de 30 años y residente en Salou, es la víctima de los hechos

Los Mossos d’Esquadra investigan el posible asesinato de Ahmed, un joven  de treinta años, de nacionalidad marroquí y residente en Salou, que estaba ingresado en una habitación del Hospital Joan XXIII. Los hechos tuvieron lugar ayer, minutos después de las cuatro de la tarde, en una habitación de la quinta planta del Hospital Joan XXIII. Los Mossos recibieron el aviso y se desplazaron hasta el centro hospitalario, donde comprobaron que había diferentes indicios que apuntaban a una posible muerte violenta. Según fuentes del Joan XXIII, el joven ingresó el 3 de julio en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), donde quedó en estado de coma y, hace unos días, fue trasladado a una habitación individual de la quinta planta. 

Los empleados del Hospital Joan XXIII pasaron ayer una tarde muy agitada, aunque la mayoría desconoce que pasó en el interior de la habitación de la quinta planta, –donde se tratan dolencias de traumatología–. Según ha podido saber este periódicos, durante el día de hoy se le practicará la autopsia que ayudará a determinar la causa de la muerte. Los Mossos d'Esquadra no descartan ninguna hipótesis, aunque fuentes cercanas al hospital apuntan que el joven podría haber muerto asfixiado y el asesino habría utilizado una toalla para llevar a cabo la práctica.

Según fuentes cercanas a la familia, Ahmed no tenía enemigos y se muestran muy sorprendidos con la noticia de la muerte. 

El día de los hechos

Según las informaciones publicadas hace unos meses, Ahmed, residente en Salou, entró en parada cardiorespiratoria cuando los Mossos, el día 3 de julio, estaban inmovilizándolo como consecuencia de la actitud agresiva que presentaba. Según algunos testigos del momento de los hechos, a primeras horas del día, Ahmed estaba muy drogado y provocó varios conflictos con los vecinos del bloque donde vivía, en la calle Girona de Salou. 

Después de cuatro llamadas al servicio de emergencias, una patrulla de los Mossos se presentó y se lo encontró en una actitud muy violenta. El SEM también se vio obligado a intervenir, pero finalmente el joven entró en parada cardiorespiratoria. En el mismo lugar se le practicaron tareas de reanimación y, finalmente, fue trasladado al hospital Joan XXIII, donde ha estado ingresado hasta ayer, cuando murió en extrañas circunstancias.

No había una relación directa

Según el informe médico, no se estableció una relación directa entre la inmovilización que practicó la policía y el paro, que podría tener que ver con los estupefacientes que había consumido.  Ahmed tenía antecedentes por violencia de género. Estaba casado y tenía una hija. Actualmente, ya no vivía con su mujer. La familia del joven de treinta años, presentó una denuncia ante el juzgado de Tarragona el pasado 10 de julio.

Comentarios

Lea También