Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El paisaje de los Juegos, sin filtros

Después de muchas incógnitas, dudas y financiación volátil, todo indica, no podemos confirmar nada más, que la cita internacional tendrá lugar del 22 de junio al 1 de julio

Iñaki Delaurens

Whatsapp
Imagen reciente de la Anella Mediterrània, punto neurálgico de los Juegos, y donde la vegetación ha empezado a crecer para dar color y ambiente a la gran cita. FOTO: Tarragona 2018

Imagen reciente de la Anella Mediterrània, punto neurálgico de los Juegos, y donde la vegetación ha empezado a crecer para dar color y ambiente a la gran cita. FOTO: Tarragona 2018

Ya hemos estrenado el 2018. Ahora sí, el año de los Juegos Mediterráneos en Tarragona. Y es que después de muchas incógnitas, dudas y financiación volátil, todo indica, no podemos confirmar nada más, que la cita internacional tendrá lugar del 22 de junio al 1 de julio. Esperemos que todos vaya sobre rodado y así sea.

El punto neurálgico de los Juego se situará en la Anella Mediterrània, en Campclar, escenario que ya gozó de una gran repercusión mediática el pasado verano al acoger un final de etapa de la Vuelta ciclista. En este barrio de Ponent se hallan algunas de las infraestructuras más importantes como el Palau d’Esports, la piscina olímpica, la urbanización de la zona o las reformas del complejo de Campclar, el estadio de atletismo o el velódromo. La segunda área deportiva más grande de Catalunya, sólo superada por el Parc Olímpic de Montjuic, herencia de los Juegos de Barcelona 1992. 

Otros escenarios de Tarragona también acogerán pruebas para la gran cita. Y es que la ciudad será testimonio de hasta 15 modalidades deportivas. Uno de los más destacados es el Nou Estadi, campo donde juega el Nàstic, y que vivirá las ceremonias de inauguración y clausura. También estarán la Tarraco Arena Plaça, el pabellón Sant Jordi, el campo de fútbol de Torreforta, el pabellón del Serrallo, el de Sant Pere i Sant Pau y el Club de Golf Costa Daurada.

Pero los Juegos serán un acontecimiento que transcenderá a la ciudad, así como lo demuestran hasta las otras 15 sedes, dos de ellas fuera de la demarcación: Reus, Salou, Vila-seca, Calafell, El Vendrell, Altafulla, Torredembarra, Cambrils, El Morell, Constantí, La Pobla de Mafumet, Valls, La Selva del Camp, Castelldefels y Barcelona. 

En números globales, en los XVIII Juegos Mediterráneos se realizarán 33 disciplinas deportivas diferentes; estarán representados 26 países a orillas de nuestro querido mar; y se espera la participación de cerca de 4.000 deportistas competirán en los Juegos de Tarragona.

El presupuesto, la controversia

Más allá de la repercusión mediática y turística que generen los Juegos a lo largo de la cuenca del Mediterráneo, la cita dejará un legado de más de 75 millones de euros en infraestructuras y equipamientos.  

La celebración de los Juegos tenía que ser en un principio en 2017, pero los tiempos de las instalaciones y el retraso continuo de las inversiones públicas, obligó a aplazar un año el gran momento de Tarragona como escenario deportivo internacional.

La financiación y presupuestos de los Juegos han bailado al son de posiciones y discursos políticos en un momento de tensión con pocos acuerdos sólidos de futuro. En este panorama diferentes administraciones públicas que han dado su apoyo económico a los Juegos: Diputació de Tarragona, Generalitat, Ajuntament de Tarragona, Diputació de Barcelona y Gobierno Central. 

Esta última, el Estado, ha jugado al ratón y al gato con los Juegos de Tarragona, aunque finalmente se ha comprometido por escrito con la causa. Todo indica que el Gobierno Central invertirá 15 millones de euros, tal y cómo pedía la ciudad. Una financiación que llega a última hora y resulta vital para acabar de culminar instalaciones básicas como la piscina olímpica de Campclar. 

Otro ejemplo es el Palau d’Esports de la Anella Mediterrània. A mediados de diciembre el Estado ha autorizado la financiación para adjudicar la cuarta fase de la instalación, uno de los equipamientos más importantes de los Juegos Mediterráneos. Se trata de casi tres millones de euros para la pavimentación, parte de las gradas, los marcadores electrónicos, la climatización y los vestuarios.

Novedades respecto a Mersin

En el ámbito deportivo, en Tarragona presentarán siete nuevas modalidades respecto a la última edición de los Juegos, disputados en la turca Mersin en 2013. 

Una de las novedades será la prueba de baloncesto 3x3 en Camp de Mart. El triatlón, tanto masculino como femenino tendrán lugar en Altafulla. La petanca y las bochas también se harán en Tarragona. El ciclismo incluirá por primera vez la disciplina femenina en Vila-seca, igual que el waterpolo en Tarragona. La vela en Salou es otra de las novedades, así como la competición de golf, individual y por equipos.

Temas

Comentarios

Lea También