Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El pequeño comercio de TGN acusa a la ley española de perjudicar las rebajas

La ley de comercio catalana, mucho más restrictiva que la estatal, está suspendida desde hace un año por el Tribunal Constitucional

O. Saumell / A. Juanpere

Whatsapp
La temporada oficial de rebajas empezó ayer y finalizará el próximo 3 de marzo. Foto: lluís milián

La temporada oficial de rebajas empezó ayer y finalizará el próximo 3 de marzo. Foto: lluís milián

El pequeño comercio de la ciudad de Tarragona lamenta que la liberalizadora legislación española en materia comercial beneficia a las grandes superficies y perjudica el tradicional periodo de rebajas, que ayer –a medio gas– dio el pistoletazo de salida y que se alargará hasta el 3 de marzo. La normativa catalana –más restrictiva tanto en los horarios de apertura como en los días de actividad y periodos de descuentos– fue suspendida hace un año por parte del Tribunal Constitucional, por lo que en la actualidad sólo está en vigor la normativa española.

El Gobierno Central recurrió la ley catalana, de marzo del 2014, al considerar que era inconstitucional por dictar menos horas de apertura y menos domingos que la ley estatal. La Generalitat siempre ha justificado que es una competencia transferida y que, por ello, redactó su normativa justificando que así se mantendría el modelo comercial local tradicional.

El Constitucional aceptó el recurso del Gobierno y, a principios de 2015, dictó mantener la suspensión de los artículos referentes a los horarios que las tiendas pueden abrir (90 en la ley española y 72 en la catalana), los domingos y festivos de apertura (10 en Catalunya, a partir de 12 en España) y los locales con libertad horaria (por debajo de 150 metros en la norma española), así como los periodos de rebajas (todo el año en España, limitados a cuatro meses al año en Catalunya entras las de invierno y verano).

 

Perfil diferente de compras

Fuentes consultadas de El Corte Inglés manifestaron ayer que su apuesta es por la «tradición» y que, precisamente por ello, «no hemos iniciado las rebajas hasta el 7 de enero, como cada año».

A juicio de los responsables del gran almacén, «nosotros consideramos que hasta el 5 de enero los compradores están inmersos en la campaña de Navidad, y que no inician las rebajas hasta el día 7». En este sentido, pusieron como ejemplo que «hasta el pasado martes los juguetes eran el producto estrella, pero ayer ya lo fueron la ropa, los complementos o el calzado. El perfil de las compras es muy diferente».

Desde El Corte Inglés se respeta que «cada uno haga lo que quiera» con la legislación actual, si bien las fuentes consultadas remarcan que «cuando todos empezábamos el mismo día, esto beneficaba a todo el mundo. El desmadre actual provoca mal entendidos».

Pese a ello, los responsables del gran almacén destacaron que la jornada de ayer fue «muy positiva» y que esperan que este fin de semana «sea intenso en ventas».

Frente común en 2012

De manera distinta se manifiesta el pequeño comercio, que considera que el hecho de que haya libertad para llevar a cabo los descuentos a lo largo de todo el año desvirtúa, en gran parte, el tradicional periodo de rebajas, que ayer empezó de forma tímida y que se alargará durante dos meses. Se da el caso de que muchas de las grandes superficies –y otros pequeños comercios– de la ciudad ya empezaron los descuentos el primer día laboral del año –el pasado 2 de enero–, con ofertas que oscilaban entre el 20% y el 30%.

Se da la circunstancia de que la incompatibilidad entre las dos normativas –la estatal y la autonómica– ya provocó que en verano de 2012 nueve entidades comerciales de la ciudad firmaran, junto al Ayuntamiento de Tarragona y los sindicatos CCOO y UGT, un manifiesto en contra de la liberalización comercial. Ese documento fue apoyado por parte de Pimec, Cecosect, La T de Tarragona, Mercat Central, Botiguers de Tarragona, Associació de Comerciants de Torreforta, Associació de Comerciants de Bonavista, FUBT y Associació de Comerciants de la Part Alta.

En ese documento, los firmantes exponían que «no por abrir más horas habrá más ventas, ya que se dividirá la renta familiar», a la vez que remarcaban que contar con más días de apertura «no generará más empleo de calidad». En este sentido, las entidades y el sindicato alertaban de la «precarización» que podrían sufrir los contratos que se firmaran por la extensión horaria.

 

‘Un plan estratégico’

Tres años y medio después de la materialización de aquel manifiesto, los responsables comerciales critican que el Constitucional haya impuesto la legislación española. «Esto nos perjudica muchísimo, ya que genera una inestabilidad absoluta y desorienta al comprador» explica el presidente de Pimec-Comerç, Florenci Nieto. El representante de los pequeños y medianos comerciantes lamenta que «las rebajas son para acabar con el stock de Navidad, pero lo que hacen las grandes superficies es comprar género barato y de dudosa calidad para decir que bajan los precios en un 75%». Pese a ello, Nieto es optimista y espera que durante la presente campaña de rebajas los índices de ventas incrementen en un 3% respecto a los números del año pasado.

El presidente de La Via T, Salvador Minguella, reconoce que la complejidad legislativa «nos afecta» ya que «el pequeño comercio no puede hacer descuentos todo el año», a la vez que considera que «sería necesario que pequeños y grandes impulsáramos, junto al Ayuntamiento, un plan estratégico de comercio».

Asimismo, Minguella critica a la Generalitat de Catalunya porque «la situación de desgobierno está afectando al consumo». En este sentido, el máximo representante de la entidad comercial revela que, durante la pasada campaña de Navidad, «ha habido comercios del centro que han sufrido caídas en las ventas de un mínimo del 10% y, alguno, de casi el 30%».

Finalmente, el presidente de los Botiguers de Tarragona, Ferran Milà, señalo que «claro que esta situación nos afecta, ya que el hecho de que haya dos normativas despista un poco al comprador». Asimismo, Milà recordó que «hace años, cada 7 de enero veíamos una cola de gente esperando para comprar. En cambio, ahora esto ya no sucede», a la vez que remarca que «todos hacemos descuentos los días antes».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También