El pícnic

Madrid dice que permitirá manifestaciones el 1-O. ¡Dios! ¡Qué generosidad sin límites!

Xavier Fernández

Whatsapp
El secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto (d) junto al delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo (i). Foto: Efe

El secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto (d) junto al delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo (i). Foto: Efe

Uffffff. Estamos salvados. Por fin los llamamientos a la calma como el de Manolo García –«diálogo, por favor, nunca violencia ni intimidación. Seguro que se conseguirían resultados más civilizados y probablemente más satisfactorios para todos. Creo que es con política como deben resolverse las encrucijadas políticas»– no han caído en saco roto. Eres grande, Manolo.

Ya no importa que el Gran Demócrata Felipe González, expresidente del Gobierno, defienda la supresión de la autonomía de Catalunya y diga que el hecho de que los catalanes intentemos votar «es lo que más me preocupa de los últimos 40 años». Es decir, le inquieta más que se pongan urnas (ilegales, cierto) que la masacre de Hipercor, el 11-M o los recientes atentados de Barcelona y Cambrils. O más que el 23-F. O más que la guerra sucia del GAL.

Ya no importa el nuevo vídeo del PP titulado «No es democracia, es #Hispanofobia» que recoge una serie de descerebradas declaraciones y acaba diciendo que «los separatistas no respetan la ley porque no respetan España ni la ley española». Muy oportuno. ¿Rescatamos las cuñas de radio del PP andaluz contra el Estatut? ¿O los vídeos de las recogidas de firmas?

Ya no importa que el ministro de Economía, Luis de Guindos, nos trate de estúpidos y salga ahora con que Catalunya podría conseguir el concierto económico –sí, eso mismo que Rajoy ha negado una y otra vez–. O que suelte que «el Tesoro financia a Catalunya como una madre».
Ya no importa que quieran precintar colegios. O que nos hayan enviado 10.000 policías. O que alcaldes del PP inciten al odio con los despreciables cánticos de «¡A por ellos!» No. Ya no importa.

Lo que importa es que el Ministerio del Interior ha encontrado la solución. El 1-O nos dejará hacer un pícnic. Sí, como lo leen. El secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, aseguró ayer  que «si todos respetamos esas normas muy básicas que tenemos, el domingo cada uno lo hará como quiera, con un pícnic o una manifestación. Pero no se hará a costa de violentar la ley». Gracias, José Antonio, gracias. Me emociona tu generosidad. Haces honor a tu nombre de pila.

Temas

  • Referéndum El aguijón

Comentarios

Lea También