Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El presidente de la Audiencia alerta que faltan 7 juzgados en la provincia

Javier Hernández reconoce que han bajado ligeramente los casos civiles y penales, pero el volumen de casos es todavía muy alto
Whatsapp
El juicio por un atraco en Vila-seca en 2008 que terminó en homicidio ha tardado siete años en ser juzgado en la Audiencia Provincial. Foto: ACN

El juicio por un atraco en Vila-seca en 2008 que terminó en homicidio ha tardado siete años en ser juzgado en la Audiencia Provincial. Foto: ACN

Los partidos judiciales de la demarcación de Tarragona necesitarían al menos siete juzgados más para atender la demanda de casos que hay pendientes, según reconoce el presidente de la Audiencia Provincial, Javier Hernández. Y ello a pesar de que en todo el territorio ha habido un ligero descenso de los asuntos penales e incluso también de los civiles. Prácticamente todos los juzgados tienen una carga de trabajo muy superior a lo que sería el óptimo, según el baremo que fija el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). En este sentido, subraya Hernández, a pesar de este leve bajón los juzgados civiles han tenido una subida media de un cinco por ciento de asuntos sobre el baremo fijado por el CGPJ: «A pesar de la entrada muy excesiva de casos, se puede ver una pequeña inflexión respecto al año anterior».

 

TARRAGONA

En el partido judicial de Tarragona, ante la cantidad de asuntos que hay actualmente pendientes, se necesitarían cuatro juzgados más: el cuarto de Social, el segundo de Familia –que llevase también las incapacidades–, el segundo de Mercantil y el tercer Contencioso.

Uno de los juzgados más afectados por el colapso es el Social. Actualmente hay tres más un magistrado de refuerzo a medias (durante tres días a la semana realiza 50 juicios, y los otros dos días está destinado en Reus, donde preside 25). Ante esta situación, se han solicitado la creación de dos juzgados nuevos, uno en Tarragona y el otro, en Reus.

Pero si no llega este refuerzo, «que consideramos básico, intentaremos un plan de reforma con los medios humanos que podamos tener, siempre acordado por la Sala de Govern del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya». Y es que la llegada de asuntos depende también de los marcadores económicos. Si la situación mejora, se registraran también menos asuntos en dicho Juzgado. Ahora se presentan muchos más asuntos de los que marca el baremo del CGPJ.

Actualmente, en los Juzgados de lo Social de Tarragona el tiempo de respuesta depende de la categoría del asunto. Así, si es urgente –como los despidos–, se resuelve en tres o cuatro meses, «una respuesta correcta», según el presidente de la Audiencia Provincial, ya que antes se resolvía en un año. Si el caso no es urgente, se pueden eternizar durante más de un año.

También pasa por una situación difícil el Juzgado de Familia. Le llegan entre 1.400 y 1.500 asuntos, cuando el módulo del CGPJ fija que tendrían que ser entre 850 y 900. Actualmente dicho Juzgado tiene un magistrado de refuerzo parcial –también acude al Juzgado de lo Mercantil–. Por ello, se necesitaría «medio juzgado» más para atender los asuntos que, debido a la naturaleza del Juzgado, todos son urgentes. De todas maneras, el presidente de la Audiencia remarca que el tiempo de respuesta «no es malo, está dentro de lo razonable».

En los Juzgados de Primera Instancia –que se encargan de los asuntos civiles–, el tiempo de respuesta es de los mejores de Catalunya y España, a pesar de la importante carga de asuntos que tienen. Los números 1 y 2 cuentan con una importante acumulación de casos, por lo que cuentan con un refuerzo. Con ello se espera que en octubre el tiempo de respuesta sea ya muy positivo: que la audiencia previa se celebre a los tres o cuatro meses de llegar el caso al Juzgado y que los desahucios se vean en un mes y medio.

En los Juzgados de Instrucción, a pesar de que hay causas que llevan un importante retraso, funcionan «adecuadamente». Por su parte, los juicios rápidos en los Juzgados de lo Penal se realizan antes de un mes, con lo que el tiempo de respuesta también es de los mejores de Catalunya y España. En cambio, sí que hay problemas con los juicios de los procedimientos abreviados. Los Juzgados 2 y 3 han mejorado el tiempo de respuesta, el 5 –de violencia de género– funciona bien, mientras que el 1 y el 4 sí tienen problemas y se está a la espera de que por parte del Ministerio de Justicia de apruebe un refuerzo. Por su parte, las ejecuciones de sentencia han mejorado mucho después de años de colapso.

Los dos Juzgados de lo Contencioso Administrativo, que desde su creación no habían tenido problemas, ahora «comienza a identificarse un riesgo de acumulación, aunque no es crítico». El volumen de casos nuevos ya es superior al baremo del CGPJ.

El Juzgado Mercantil, que tiene un ámbito provincial, también sufre problemas de acumulación de causas debido al gran número de asuntos que le llegan. Se ha mejorado en la tramitación.

Finalmente, el Registro Civil funciona bien después del plan de agilización de las nacionalidades. Sin embargo, reconoce Hernández, está en un momento de transición ante las intenciones iniciales del Gobierno central de privatizar su gestión.

 

REUS

En el partido judicial de Reus, según el presidente de la Audiencia Provincial, también sería necesario otro Juzgado de lo Social –el segundo– y otro de Primera Instancia.

En los Juzgados de Instrucción es donde hay más problemas. El 3 y el 4 tienen un refuerzo parcial. Este último arrastra un problema estructural con graves retrasos. Sin embargo, en la última inspección del Consejo General del Poder Judicial se dijo que había mejorado.

Por lo que respecta a los Juzgados de Primera Instancia, son los que más entrada de asuntos civiles tienen de la demarcación. Hasta hace poco tenían un refuerzo de una magistrada para los seis juzgados. Ante ello, señala el presidente de la Audiencia Provincial, se necesitaría otro juzgado.

 

TORTOSA

La entrada en funcionamiento del segundo Juzgado de lo Penal ha supuesto un gran avance. Pero ello no ha evitado que el número 1 tenga todavía un importante volumen de casos atrasados. En Instrucción, ha habido un «ligero» descenso de entrada de casos. En cambio, en Primera Instancia los asuntos están por encima del módulo marcado por el CGPJ.

 

EL VENDRELL

La incorporación de un magistrados ‘transversal’, que despacha todos los casos de hipotecas y familia, ha dado un gran avance a la situación en esta localidad. Para Javier Hernández, «en dos años la situación estará normalizada y los juzgados de El Vendrell serán ejemplares».

 

VALLS

Se necesitaría un cuarto Juzgado de Primera Instancia e Instrucción.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También