Más de Tarragona

El preso youtuber y el funcionario expedientado en Tarragona

Las cárceles catalanas están en pie de guerra. Una nueva circular sobre las medidas de contención describe cómo se debe actuar con los presos que generan problemas. Según los sindicatos, las nuevas normas limitan mucho la actuación de los vigilantes y ha motivado la apertura de expedientes por exceso de fuerza. Uno de los casos está en la cárcel de Mas d'Enric (El Catllar)

Jordi Cabré

Whatsapp
Representantes del sindidcato CSIF se concentra en Mas d’Enric. FOTO: CSIF

Representantes del sindidcato CSIF se concentra en Mas d’Enric. FOTO: CSIF

Mohamed Choulli el Hosni salió en prensa hace ahora un año. Fue en el portal Vilaweb donde su hermana y el Centre Irídia pusieron en conocimiento de la opinión pública posibles malostratos en la cárcel. Se presentaron denuncias y se llevó el caso hasta el Síndic de Greuges. Condenado por atracos y encerrado en Quatre Camins, Brians 1 y 2, Mohamed Choulli se encuentra ahora en Mas d'Enric cumpliendo su condena y matando el tiempo libre con vídeos grabados de forma ilegal en el centro penitenciario situado en el término de El Catllar.

En la cárcel de Tarragona, supuestamente este interno sufrió malostratos por parte de un funcionario. Una actuación que se denunció hasta el Departament de Justícia, competente en la materia, y ello ha motivado la apertura de expediente a un trabajador con tres décadas de experiencia en Brians 1, Lledoners, Puig de les Basses y actualmente destinado a la prisión de El Catllar.

El expediente sancionador considera que el funcionario presuntamente ha cometido una falta grave y  lo han suspendido de sueldo y trabajo durante meses. Él es uno de los muchos expedientes que se han abierto en diferentes centros penitenciarios de Catalunya y lo que ha motivado que los sindicatos de prisiones hayan levantado la voz con protestas en los mismos recintos carcelarios o por comunicados en las redes sociales y medios de comunicación. Señalan que las medidas de contención son ajustadas al peligro potencial al que están sometidos en caso de revuelta, indisciplina o motín.

Sin ir más lejos, CSIF (Central Sindical Independiente y de Funcionarios), que es el más representativo en Mas d'Enric, organizó una protesta el pasado día 9 por el compañero de su centro así como los otros expedientados en Lledoners. No son los únicos. Hay más en otros centros penitenciarios de Catalunya.

De hecho, el caso de los expedientes de Lledoners tiene relación con Mas d'Enric, aunque de forma indirecta.

Un peligroso preso de una banda criminal que terminó en la cárcel de Tarragona antes de ser deportado a su país había sido neutralizado tras apalear a un interno transexual en el módulo de la prisión de Sant Joan de Vilatorrada.

Su traslado a Mas d'Enric se realizó con todos los protocolos sanitarios sin que nadie detectara nada (heridas o lesiones). Sin embargo, una vez en Mas d'Enric y 48 horas después de su ingreso, se quejó de un dolor que procedía de su torso y se detectó una fisura en una costilla. La lesión salpicó a dos funcionarios de Lledoners, que fueron expedientados por presuntos malostratos a la espera de que Fiscalía archive o presente cargos.

En Mas d'Enric el caso del funcionario expedientado viene a raíz de este preso youtuber, mediático: Mohamed Choulli el Hosni. Sus canciones rap con mensajes políticos (algunas partes de la letra con injuria e incluso podrían estar tipificados como delitos de odio: "muerte a la policía", "judio te escupo en la cara"...) están grabados de forma ilegal en la misma cárcel de Tarragona, donde está prohibido tener móvil. Sin embargo, las imágenes de este atracador convertido en rapero reflejan claramente diferentes espacios de la cárcel de Mas d'Enric y que tiene a mano un móvil para grabar sus canciones.

El expediente abierto al funcionario que supuestamente maltrató al youtuber parece que tiene ciertas dudas, ya que hay un inspector que consideró que su actitud fue correcta y legal. Por tanto no había que sancionar al funcionario de servicios penintenciarios; y un segundo inspector que tiene una opinión contraria y que ha prevalecido este segundo argumento para expedientar al funcionario.

SMPRAV

La subdirectora de La Secretaria de Mesures Penals, Reinserció i Atenció a la Víctima (SMPRAV), Paula Montero, afirmaba hace unos días que esta circular 2/2021 y este protocolo es el que se llevará a cabo en las prisiones catalanas y los que consideren (funcionarios) que no es el adecuado deberían reflexionar si están en el lugar de trabajo que desean.

Estas declaraciones han terminado de incendiar los ánimos de los funcionarios y sindicatos, que protestaron en la plaza Sant Jaume de Barcelona el pasado viernes y que han pedido una reunión con la nueva consellera Lourdes Ciuró (Junts), que se ha convocado para este viernes.

Temas

Comentarios

Lea También