Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona CRÓNICA

El primer castillo pirotécnico, con sabor andaluz

La pirotecnia que inauguró el concurso no encandiló, pero dejó sorpresas que arrancaron los aplausos de un numerosísimo público

Norián Muñoz

Whatsapp

Había ganas de fuego; muchas, a juzgar por el hecho de que a las diez de la noche ya no quedaba un centímetro libre del Balcó del Mediterrani o el Vial de Bryant.

Los abuelos y los fotógrafos aficionados, como siempre, eran los primeros en coger sitio, aunque entre el numerosísimo público se escuchaba variedad de acentos extranjeros.

A las 22.30 h. arrancaba, puntual, la primera exhibición del Concurs Internacional de Focs Artificials Ciutat de Tarragona, a cargo de Pirotecnia Esteban Martín de Granada.

El espectáculo, de 17 minutos, tuvo diferentes momentos, algunos que no encadilaban precisamente y otros que arrancaban los aplausos y las expresiones espontáneas del público.

Cosas de las noches de verano tarraconenses, a los granadinos les tocó lidiar con la maldición, tantas veces repetida, de la falta de viento que se llevara el humo de la punta del Miracle.

Entre las estampas para recordar estaban los fuegos de agua, muy sencillos, pero que, por su manera de moverse en el mar, recordaban a un grupo de patos.

También arrancaron exclamaciones las estrellas y las caritas sonrientes que asomaron en algún momento del espectáculo «mira, es un emoticono», gritaba una niña emocionada.

Pero, sin duda, una de las estampas dignas de recordar fue una cortina de fuegos rojos que llegaron casi hasta el punto en el que se encontraban varias barcas y que se quedaron suspendidas unos segundos en el aire.

Cuarta generación

Contaban desde la empresa granadina que hace años que tenían referencias del concurso tarraconense y querían participar, pero no habían podido hacerlo debido a problemas de agenda. Esta vez se organizaron para estar aquí y para ellos fue una buena noticia cuando su proyecto fue uno de los cuatro elegidos de entre los doce que se presentaron.

La empresa, familiar, se fundó en el año 1895 y actualmente está al frente la cuarta generación. Han participado en eventos de renombre como la Aste Nagusia de la ciudad de Bilbao, el festival de las Andalucías Atlánticas en Essaouira, (Marruecos) y en los concursos internacionales de Vitoria y San Sebastián.

Lograr una valoración única de la primera noche de fuegos es complicado. Si se le preguntaba a un grupo de amigos tarraconenses los tachaban de «normalitos» con algún buen momento. Justo a su lado Ismael Salguero, un turista de Cádiz, aseguraba que eran los mejores que había visto en su vida: «Aquí cualquier petardo es mucho petardo», aseguraba.
 

Temas

Comentarios

Lea También