Más de Tarragona

El propietario de un edificio de la Baixada Peixateries de TGN solicita la expropiación

Se trata de un inmueble en un avanzado estado de degradación, que forma parte del proyecto de recuperación de la Capçalera del Circ

NÚRIA RIU

Whatsapp
El inmueble de la Baixada Peixateries muestra un avanzado estado de degradación. FOTO: PERE FERRÉ

El inmueble de la Baixada Peixateries muestra un avanzado estado de degradación. FOTO: PERE FERRÉ

Una malla protege la parte de arriba de la fachada para evitar desprendimientos, mientras que las puertas hace muchos años que ya fueron tapiadas para evitar que el inmueble fuera ocupado. Esta es la imagen que puede verse desde el exterior del número 21 de la Baixada Peixateries, un edificio en un avanzado estado de degradación y que a causa de la ausencia de mantenimiento se ha convertido en un tira y afloja entre el Ayuntamiento y el propietario.

Ahora, el dueño ha iniciado los trámites para que la administración local le expropie el edificio. Lo hizo mediante una solicitud que se tramitó desde el Jurat d’Expropiació de Catalunya, a través de la cual se presentó una hoja de aprecio. Se trata de un primer paso para poner un valor a la finca y que pueda efectuarse esta operación de compraventa forzosa. Un paso, no obstante, que ha despertado reticencias dentro del Ayuntamiento, que ha presentado alegaciones al respecto.

La administración local defiende que, de acuerdo con la normativa, cuando se trata de una expropiación por ministerio de la ley, es decir, que la solicita el titular de la finca cuando han pasado los plazos que fija lo establecido, primero tiene que presentar la petición de que quiere iniciar este procedimiento. Después, cuando haya transcurrido un periodo de dos años, el dueño debe presentar la hoja de aprecio delante del Ayuntamiento, si es la administración que debe hacerse cargo de esta. Así es que el Consistorio defiende que «aún no toca instar la expropiación».

Asimismo, alega que la persona interesada ha presentado la hoja de aprecio delante del Jurat d’Expropiacions. Sin embargo, se defiende que al tratarse de un Bien de Interés Nacional esta responsabilidad corresponde a la Generalitat. Y es que, tanto el número 21 como el 19 de la Baixada Peixateries forman parte del proyecto de recuperación de la Capçalera del Circ.

No hay plazos ni calendarios. No obstante, el objetivo es poder seguir con la excavación arqueológica en los terrenos que ocupan estos dos bloques, lo que supone una importante inversión. Hace tres décadas ya se procedió a la demolición de edificios en esta zona, con la finalidad de poner al descubierto los restos arqueológicos de este monumento, que forma parte del conjunto Patrimonio de la Humanidad.

En este sentido, la concejal del PSC, Begoña Floria, destaca que «debemos garantizar que si hay la oportunidad de absorber este espacio se haga, pero la Generalitat debe asumir sus competencias y esperamos que el Ayuntamiento sea contundente en defender los intereses de la ciudad». Ahora, el Jurat d’Expropiació deberá pronunciarse al respecto.

Esto suma un nuevo episodio en el pulso entre ambas partes. En febrero de 2019 el Ayuntamiento firmó un decreto para informar al propietario de la finca del «deber legal de conservación del inmueble y de las autorizaciones de obras para reparaciones que se puedan conceder a los efectos». Asimismo, se apuntaba que si no se procedía a la rehabilitación se llevaría a cabo su expropiación. En dos ocasiones se había intentado el trámite de notificación individual, pero no pudo localizarse a la persona.

Temas

Comentarios

Lea También