Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El propietario del tótem de Parc Riuclar denuncia al Ayuntamiento

La titular de la instalación presentó la pasada semana un contencioso-administrativo

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen del tótem de Parc Riuclar

Imagen del tótem de Parc Riuclar

La empresa propietaria del tótem publicitario de Parc Riuclar, Annunzia Publicidad Exterior SL, ha llevado al Ayuntamiento ante los tribunales por la decisión municipal de desconectar la iluminación y retirar la publicidad de la instalación situada en el barrio de Ponent.

Según ha podido saber el Diari, el administrador de la firma, Ricard Monge, presentó la pasada semana un recurso ante el juzgado contencioso-administrativo número 2 de Tarragona, al considerar que el Consistorio ha "vulnerado" los derechos de la compañía al prohibir la actividad del tótem "sin que la decisión sea firme".
 

Tótem Parc Riuclar
El tótem se insatló en diciembre de 2015. Foto: Pere Ferré

Los responsables de la empresa consideran que la tramitación administrativa que llevaron a cabo para poder dar actividad al emplazamiento, de 17 metros de altura, "es completamente legal", por lo que están convencidos de que la iniciativa de prohibir la publicidad en la instalación "vulnera los derechos de la propiedad".

Quejas de los vecinos
La instalación del tótem de Parc Riuclar ha generado una gran polémica a lo largo de los últimos meses. Los vecinos del barrio han denunciado públicamente las molestias que les ocasiona su acividad, y han llevado el caso ante el Síndic de Greuges.

El pasado mes de marzo, la Junta de Portaveus del Ayuntamiento -con el apoyo de los ocho partidos con representación municipal- otorgó a la propiedad un plazo de tres días para que desconectara la iluminación y tapara la publicidad existente.

Pleno Tarragona
Todos los partidos con representación en el Saló de Plens piden la retirada del tótem. Foto: Pere Ferré


En el acuerdo, los partidos del Saló de Plens consensuaron un texto en el que advertían a la compañía de que «en caso de incumplimiento se procederá a iniciar el proceso de ejecución forzosa», imponiendo «multas coercitivas que pueden ir desde los 300 hasta los 3.000 euros», o bien llevar a cabo «la ejecución subsidiaria por parte del Ayuntamiento», esto sí, «a cargo del interesado».


De hecho, este extremo se cumplió el pasado 28 de abril, cuando el Ayuntamiento comunicó que llevaba a cabo la la desconexión de la iluminación y la tapa de publicidad del tótem. Fuentes municipales indican que, en breve, repercutirán la factura al propietario del espacio.


Pese a ello, el adminstrador de la empresa, Ricard Monge, asegura que la firma llegará «hasta el final» para mantener la instalación. «Lo tenemos claro, no hemos cometido ninguna ilegalidad, y así lo demostraremos".

El punto de discordia entre ambas partes radica en el hecho de que Annunzia notificó el 3 de diciembre de 2015 que instalaba el tótem publicitario. La firma entiende que este tipo de construcciones «van por régimen de comunicación, no de licencia», por lo que al no recibir la oposición del Ayuntamiento instaló el tótem el 17 de diciembre de 2015. Ahora, sin embargo, la administración municipal entiende que el proceso no fue el correcto y, por ello, ahora considera que la instalación está fuera de la legalidad y debe desaparecer.

Comentarios

Lea También