Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El recorrido histórico que abre caminos curiosos

Antoni Martí i Franquès. Esta ruta muy particular en honor al químico catalán conmovió ayer a los participantes de la Associació Matinada

Rosi Vas

Whatsapp
El grupo, en un momento de la visita que repasaba la vida y obra del científico.  FOTO: alfredo gonzález

El grupo, en un momento de la visita que repasaba la vida y obra del científico. FOTO: alfredo gonzález

Curiosidad y mucho interés, tal vez, estas serían las palabras clave para describir lo que ocurrió ayer y nominado como la ruta de Antoni Martí i Franqués, Un científic universal.

Unas veinte personas con distintas discapacidades, que representaban la Associació Matinada de Torredembarra, esperaban ansiosas y muy curiosas en el Portal del Roser, para ser atendidas en la jornada dedicada al célebre científico. «Somos representantes de la asociación de discapacitados de Torredembarra», explicó Julia Ramón, de 70 años. Ella es su presidenta. Su hijo de 46 años forma parte de esta organización, y esta mujer se siente ilusionada por el hecho de entregarse a las actividades.

El químico catalán, que nació en Altafulla en 1750, explicando su vida a los visitantes. FOTO: alfredo gonzález

Muy emocionadas por pasar un sábado diferente y fuera de su pueblo, las personas de esta asociación acompañadas por sus familiares se lanzaron en una ruta bastante curiosa y singular. La llevaba con mucho entusiasmo y entrega el actor y antropólogo Jaume Martell, quien tenía expresamente el honor de representar al dichoso científico Martí i Franqués. Jaume es un hombre que sabe activar a la gente y provocar su interés hacía la ciencía. «¿Sabéis qué es la ciencia?», les animó desde el inicio del recurrido que tuvo su punto de partida en la Part Alta por la mañana.

Vestido de la época del siglo XVIII, cuando nació y se crió Antoni Martí i Franqués, el actor tarraconense tuvo la difícil y simbólica tarea –al mismo tiempo un papel de mucha entrega– de explicar a los visitantes el rol importante del protagonista y sus trabajos en el ámbito del aire vital para las plantas y las combinaciones de varias substancias aeroformas, entre muchas más.

Los asistentes atienden, en el salón principal de Casa Castellarnau. FOTO: alfredo gonzález

Empezada en el Portal del Roser, esta ruta inolvidable para los participantes prosiguió su camino hacia la Antiga Audiència y la Casa Castellarnau, para pasar luego por las escaleras emblemáticas y de mucho tránsito de la Catedral, para acabar con las visitas al Museu d’Art Modern y al Pretori.

Mientras tanto, los discapacitados que formaban parte de esta ruta representativa que indicaba los lugares más significativos en la vida personal y profesional del científico, se quedaban perplejos ante las explicaciones curiosas y adaptadas al grupo. «Qué es esto?», les provocaba la memoria comparativa y reflexiva enseñándoles unos ejemplos atractivos y visuales, para que participaran en las respuestas provocativas del científico. Con una cerilla encendida y luego apagada, les enseñaba de una manera fácil y comprensible hechos de la física y la química. Jaume –vestido de la época– mostraba con humor y gracia su habilidad, ya que hace este trabajo desde hace ocho años.

Martí i Franquès, en la sala de billar de la Casa Castellarnau, ayer durante la visita. FOTO: alfredo gonzález

«Representa a Martí i Franqués quien determinó la composición del aire», puntualizaron los  organizadores de este evento, la URV, que forma una parte significativa de su programa dedicado a la Setmana de la Ciència, y cuyo objetivo es evidentemente divulgar el conocimiento científico en la ciudad.

La ruta de ayer se hace desde el año 2011. No obstante, este año fue la primera vez que expresamente se hizo para personas con discapacidad. La idea fue hacer llegar la ciencia a todos, de una manera divertida, entretenida y entendible. Explícitamente, para pasar la jornada en Tarragona y haciendo actividades didácticas, ayer asistieron también acompañados de familiares.

«Representamos a la Asssociació Matinada de Torredembarra, pero hay gente de toda la comarca y de Barcelona», aclararon entusiasmados desde la asociación. Tiene cuarenta familias a su disposición y doscientos socios, todos ellos empezaron su camino juntos en el lejano año 1993. Actualmente disponen de un Centre Especial de Treball y de un Centre Ocupacional Onada, en Torredembarra. En el Patronat Antoni Roig, desde el año 2003 disponen de una sala donde pueden hacer sus actividades, entre las cuales el senderismo, la natación, la cocina, las manualidades, etc. «Empezamos por necesidades sociales, porque no disponíamos de nada», confesaron contentos desde esta asociación que ya cuenta con muchas actividades y trabajos para personas con «capacidades especiales». En diferentes ocasiones, se citan con sus compañeros de Barcelona, Creixell, Altafulla y toda la comarca, y comparten alegrías e inquietudes. «Ellos están muy contentos de asistir», dijo una madre. Uno de los presentes de ayer, Rafael, de 49 años, incluso participa en un programa en la radio Ona La Torre, en Torredembarra. Allí le hacen preguntas y él contesta con interés. Otra chica da clase de zumba. Entre los presentes se notaba mucha intimidad y complicidad: curiosos, se hacían fotos entre ellos, en los museos por los que pasaban, se abrazaban e incluso algunos se besaban, enamorados. 

Museu d’Art Modern
Este lugar llamó la atención, por ser la casa natal del protagonista Martí i Franquès. La Casa Castellarnau fue otro de los puntos llamativos ayer.

Uno de ellos, el hijo de Julia Ramón, pinta y ha participado en varias exposiciones en Torredembarra. «Pinta muy bien», exclamó ella, y enseñó algunas fotos de sus pinturas. Sin embargo, precisó que lo que más interés provoca en el círculo es la actividad de los talleres vinculados a la cocina. «¡Mira esto!», decía orgullosa y animada mostrando unas fotos en las que se les veía preparando unas obras culinarias de mucha atención y entrega. Añadió entusiasmada que el año pasado obtuvieron un premio en el carnaval en Torredembarra, que es uno de los  muchos a los que se presentan ilusionados.

Entre alegrías, enseñanzas, sonrisas y mucho humor pasó esta jornada llena de sabiduría de un modo especial y dedicada a la ciencia. En recuerdo a un científico nacido en Altafulla en el lejano año 1750, un sabio autodidacta y un químico universal, las personas que fortmaron parte del trayecto singular, se fueron a sus casas con un buen sabor de boca y deseando seguir sus actividades guiadas por la Associació Matinada. Y aunque tienen su espacio bien organizado en su pueblo, necesitan salir y descubrir el mundo también a través de tareas como la de ayer que les dio ánimo y fe. 

Temas

Comentarios

Lea También