El restaurante del Fortí de la Reina de Tarragona reabrirá con una inversión de 3 millones

El dueño presenta el proyecto para recuperar el negocio de la Punta del Miracle. El Consistorio trabaja para que la Comissió de Patrimoni de la Generalitat avale la propuesta el 22 de mayo 

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen de ayer del Fortí de la Reina, un monumento catalogado con la máxima protección nacional.  FOTO: pere ferré

Imagen de ayer del Fortí de la Reina, un monumento catalogado con la máxima protección nacional. FOTO: pere ferré

El Fortí de la Reina volverá a contar con un restaurante en su interior. Según ha podido saber el Diari, el propietario del monumento situado en la Punta del Miracle ya ha presentado al Ayuntamiento de Tarragona un anteproyecto para que, una década después, el Bé Cultural d’Interès Nacional (BCIN) recupere la actividad económica, tras ser desmontado en 2009 por orden judicial. 

El dueño del espacio ha registrado este mes de abril una propuesta urbanística en la administración municipal que, en su conjunto, contempla una inversión de 2,7 millones de euros para volver a integrar un negocio dentro de la fortificación defensiva del siglo XVIII, que desde 2009 está abandonada y con un evidente estado de degradación. Así lo evidencian los grafitis que hay en su perímetro y el hecho de que, a lo largo de los últimos días, la puerta del monumento ha estado abierta varias horas, sin ningún tipo de vigilancia. 

Ahora sí puede haber restaurante
El concejal de Urbanisme del Ayuntamiento de Tarragona, Josep Maria Milà (PSC), asegura que, a diferencia de hace una década, ahora sí que sería legal que el monumento pudiera albergar un establecimiento. «El uso de restaurante está permitido, siempre que cumpla con la volumetría», afirma. Y es que mientras que en el anterior Plan General se definía el Fortí como de «zona verde» –un hecho que imposibilitaba la existencia de un negocio en su interior–, la ficha del Pla d’Ordenació Urbanística Municipal (POUM) vigente –que entró en vigor en agosto de 2013– especifica que el Fortí de la Reina es un «equipamiento privado histórico–artístico» cuyos usos permitidos son «museo, biblioteca, videoteca, salas de exposición, actividades culturales y de restauración que sean compatibles con el monumento».   

Actualmente, los técnicos municipales están estudiando el documento para que pueda ser valorado en la Comissió Territorial de Patrimoni del Govern, que se celebrará el 22 de mayo. «Necesitamos los informes municipales de Urbanisme y de Cultura. Si los tenemos listos, llevaremos el tema a la reunión», afirma el máximo responsable del área de Territori, quien enfatiza «la necesidad» de «desbloquear» la situación en la que se encuentra el recinto. 

20 años de batalla judicial para el derribo del restaurante de la Punta del Miracle

El caso urbanístico más polémico de la historia reciente de la ciudad se alargó durante veinte años. El 24 de abril de 1989, el entonces concejal de Urbanisme -Josep Anton Burgasé (PSC)- otorgó al propietario del Fortí de la Reina el permiso para que en el interior del monumento se pudiera ubicar un restaurante.

Desde la Generalitat se indica que, hasta la fecha, «no se ha recibido ninguna solicitud», pero se abre la puerta para que la propuesta pueda ser estudiada dentro de tres semanas. «Nos consta que el anteproyecto presentado ha sido consensuado con la Generalitat», afirma Milà. En las conversaciones anteriores a la presentación del proyecto se delimitó la volumetría interior que se podrá edificar, así como la parte del Fortí que puede sobrepasar mínimamente la cornisa de las paredes exteriores. 

«El POUM permite un restaurante si respeta el monumento. Estamos estudiando el proyecto»
Josep Maria Milà
Concejal de Urbanisme TGN

La previsión es que la tramitación administrativa esté lista durante 2019 para que las obras puedan empezar durante 2020. La previsión es que las actuaciones se alarguen por espacio de un año, por lo que la reapertura del negocio se llevaría a cabo, como muy pronto, a mediados de 2021. 

Planta baja, primera y cubierta
Según el proyecto al que ha tenido acceso este periódico, el futuro restaurante contará con planta baja, un primer nivel de altura y una cubierta. En total, la superficie construida será de 3.318 metros cuadrados. 

La planta baja será la de mayores dimensiones, ya que contará con 1.421 metros cuadrados. Aquí habrá el acceso principal, un hall de 263 m2, una sala–bar de 315 m2, un patio interior de 319 m2, dos almacenes –uno de 197 y otro de 79 m2– y los servicios internos. 

En el primer nivel habrá la cocina –de 200 metros cuadrados– y las dos salas: una de 524 m2 y otra de 307. En este espacio también se ubicará un vestíbulo de 159 metros cuadrados, el departamento de administración y un almacén de 79 m2. También habrá una cubierta superior, que tendrá una superficie de 284 metros cuadrados. La altura máxima del equipamiento será la que tiene el monumento en la actualidad, que es de 6,5 metros y una cota de 17,4 sobre el nivel del mar, por lo que los 58 metros de largo que tendrá el local serán con una ligera pendiente.  
 

Temas

Comentarios

Lea También