Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El riesgo de las mercancías peligrosas afecta a 108 municipios tarraconenses

El 58% de la provincia está en peligro de accidentes de camiones o trenes con materiales inflamable y tóxicos, según el Transcat. Son claves vías como la AP-7 y los polos químicos

Raúl Cosano

Whatsapp
Los municipios afectados por mercancías peligrosas por carretera. DT

Los municipios afectados por mercancías peligrosas por carretera. DT

Más de la mitad de municipios de la provincia están afectados por el riesgo potencial del tránsito de mercancías peligrosas. Son 108 del total de 184 poblaciones tarraconenses, un 58%, una proporción de prácticamente seis de cada diez. La mayor parte de ellos, 93, sufren riesgo de un accidente en carretera de camiones que transporten productos sensibles. Otros 15, como Pradell de la Teixeta, Colldejou, Duesaigües, Riudecols, Riudecanyes o L’Aleixar, están en peligro porque pasa por su término municipal una vía de ferrocarril destinada al traslado de este tipo de sustancias, o bien transita cercana. Así se desgrana de la lista de municipios publicada por el Transcat, el plan de emergencias de Catalunya para las mercancías peligrosas, en su versión de 2019. Las principales autopistas, como la AP-2 pero sobre todo la AP-7, son los ejes donde existe más riesgo. De ahí que toda la franja del litoral, donde se concentra la mayor parte de población en la provincia, esté en esas zonas de mayor peligrosidad. Sin ir más lejos, el último accidente hasta la fecha, sucedido el pasado mes de enero, fue en Banyeres del Penedès. Sin embargo, los riesgos se prolongan también hacia el interior rural, a lugares como la Terra Alta o la Conca de Barberà. Las ciudades más importantes, como Tarragona, Reus, El Vendrell, Salou, Cambrils, Vila-seca o Tortosa aparecen catalogadas con el nivel ‘muy alto’ de riesgo. Las carreteras de más riesgo se encuentran entre puntos del territorio catalán donde hay una elevada actividad industrial, así como en las rutas que dan entrada y salida de Catalunya hacia Europa u otros destinos en España.

De Ulldecona a la Ribera d’Ebre

Menos incidencia territorial tienen las mercancías por ferrocarril, que son mucho menos abundantes. Los últimos datos ofrecidos por Protecció Civil y relativos a 2018 muestran cambios en el nivel de peligro de algunos municipios. En Catalunya, las principales diferencias se encuentran en el tramo que une Portbou con Granollers, que ha pasado de peligro ‘alto’ a ‘muy alto’. Asimismo, el trayecto que une Reus con Fayón-La Pobla de Massaluca ha pasado de ‘muy alto’ a ‘alto’. Un cambio importante en la provincia ha tenido lugar en el tramo de Tarragona a Ulldecona. Ahora ya no aparece afectado por ningún nivel de peligro, ya que los viajes que se hacían para salir de Catalunya por esta vía, hacía las Terres de l’Ebre costeras, se realizan ahora por el interior, pasando por la ruta de Fayón-La Pobla de Massaluca, en la Terra Alta, pero también abarcando a la Ribera d’Ebre y afectando a localidades como Flix Ascó o Riba-roja d’Ebre.

Los municipios afectados por mercancías peligrosas por ferrocarril. DT

Sí que vuelve a aparecer el litoral zomo zona caliente afectada por el tren, desde Vila-seca en dirección a Barcelona, pasando por el Tarragonès y el Baix Penedès, e incluyendo a poblaciones como La Canonja o Constantí, también ubicadas en ese rango alto de peligro, tanto en el transporte por carretera como por ferrocarril.

Un total de 30 poblaciones tienen riesgo tanto por trenes como por camiones, entre ellas núcleos importantes como Tarragona, Reus, El Vendrell, Valls o Vila-seca pero también otros menores como Riudoms, Vimbodí i Poblet, 
Alcover, Roda de Berà, Santa Oliva, Tivissa o Vinebre, que aparecen cruzados por alguna vía que transporta algún tipo de sustancia inflamable, tóxica o corrosiva.

A pesar de toda esta red de infraestructuras marcadas por el riesgo en potencia tan extendido por la demacación, los accidentes son relativamente poco frecuentes debido a las altas medidas de seguridad con las que trabaja este tipo de transporte, sobre todo en ferrocarriles. La cantidad de mercancías peligrosas que mueve la industria química por tren es muy pequeña, si bien por una cuestión de competitividad sigue siendo un modo de transporte que se emplea con cierta asiduidad.

Temas

Comentarios

Lea También