Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El sector económico, contra el frenazo a la expansión de Tarragona

Los agentes urbanísticos y comerciales de Tarragona exigen al nuevo gobierno municipal que, pese a la apuesta por la rehabilitación del centro, no descarte el crecimiento de la ciudad

OCTAVI SAUMELL

Whatsapp
La Budellera debería enlazar L'Arrabassada con la zona de Boscos de Tarragona. FOTO: Pere Ferré

La Budellera debería enlazar L'Arrabassada con la zona de Boscos de Tarragona. FOTO: Pere Ferré

Los principales agentes económicos avalan la apuesta del nuevo gobierno municipal de Tarragona por la rehabilitación del centro urbano. Sin embargo, el sector exige al alcalde Pau Ricomà (ERC) que no descarte la expansión de la ciudad, sobre todo por la zona de Llevant, con la Budellera y la Vall del Llorito como grandes proyectos de la Tarragona del futuro que está planificada en el Pla d’Ordenació Urbanística Municipal (POUM) que entró en vigor en agosto de 2013, tras más de una década de tramitación política y administrativa.

Las palabras del nuevo concejal de Urbanisme, Xavier Puig (ERC), en la entrevista que publicó el pasado domingo este periódico han reabierto el debate sobre el modelo urbanístico de la ciudad de las próximas décadas, solo seis años después de la entrada en vigor del nuevo Plan General. El edil expuso que «los grandes planes que crecen en extensión forma parte del pasado, de la idea del ladrillo» y enfatizó que, pese a la previsión vigente de construir los nuevos grandes barrios en el entorno del Nou Estadi del Gimnàstic, «el POUM se hizo al amparo de los valores de la burbuja inmobiliaria».

Por ello, el máximo responsable municipal de Territori expuso que la hoja de ruta del ejecutivo formado por ERC y En Comú Podem priorizará «otros ámbitos más pequeños o de tamaño medio» que «permiten crear muchas viviendas». «Entre polígonos de actuación y planes de mejora urbana, hay una capacidad de crecimiento en vivienda de nueva creación muy grande», resaltó el concejal republicano en la conversación con el Diari.

«¿Acciones puntuales?»

Tras leer estas palabras, la presidenta de la Cambra de Comerç de Tarragona, Laura Roigé, valora positivamente que «se impulse la rehabilitación urbana en zonas como la Part Baixa o Torreforta». Pese a ello, considera que estas actuaciones «no solucionarán» los problemas urbanísticos de la ciudad. «Estas acciones puntuales no darán toda la respuesta a los déficits de vivienda que hay en Tarragona», indica la presidenta del ente cameral, quien resalta la necesidad de «ser coherente, por seguridad jurídica, con la normativa aprobada y que está vigente», como es el POUM, ya que «la aprobación del planeamiento genera unas obligaciones y unos derechos a todos los afectados».

En la misma linea se expresa el presidente de la Associació de Promotors Immobiliaris del Tarragonès, Diego Reyes. «La rehabilitación y el crecimiento deben ser compatibles. La expansión permite que haya disponibilidad de suelo, y esto resta tensión al mercado», un hecho que facilita que «los precios no suban», indica el presidente de los inmobiliarios de la comarca. Asimismo, Reyes también se muestra partidario de «cumplir con el POUM aprobado» para que, aparte de mejorar las zonas ya existentes, «permitan al ciudadano poder escoger donde quiere ir a vivir».

Quien también pide potenciar el crecimiento de la ciudad es el presidente de la Associació d’Apartaments Turístics y Hostels de Tarragona, Íñigo Rosell. «Sigo creyendo que sin un plan a veinte años vista solo mal taparemos agujeros», por lo que reivindica que «antes que nada, necesitamos saber hacia dónde queremos ir».

¿Y los barrios?

Luces y sombras ve también el presidente de PIMEC Comerç, Florenci Nieto, en la apuesta por priorizar la rehabilitación del núcleo central del gabinete de la Plaça de la Font. «Es interesante que se apueste por valorar y dinamizar el centro de la ciudad, donde no pueden haber más grandes superficies», indica el representante del pequeño comercio, quien resalta –sin embargo– que esta política «puede ser compatible con nuevos planes», donde «también podría haber comercio de proximidad».

Por su parte, el director de la Federació de l’Autotransport de Tarragona (FEAT), Josep Lluís Aymat, indica que «para la economía es clave que no se eternice la ejecución de los planes parciales», ya que su tramitación «genera actividad». Asimismo, exige que «si la iniciativa pública está parada, que se impulse la privada».

De manera diferente opina el secretario general de la UGT en Tarragona, Joan Llort. «Observamos que el nuevo gobierno municipal habla de mejoras en el centro de la ciudad, pero deja de lado los barrios», lamenta el líder sindicalista, quien denuncia que «como acostumbra a ser normal cuando hay un nuevo equipo de gobierno, aparecen decisiones e ideas deslumbrantes y originales», como es ahora la voluntad por coser el centro y dejar en un segundo plano el crecimiento en extensión de Tarragona.

Finalmente, quien se desmarca del resto de valoraciones es el presidente de La Via T, Salvador Minguella. «Es muy positivo que se apueste por dinamizar el centro de la ciudad, ya que hace mucho que no se invierte en la Rambla o en el entorno de la calle Unió, afirma el representante comercial, quien recuerda que «recientemente ya se ha invertido en los barrios, como es el caso del Anillo Mediterráneo».

Temas

Comentarios

Lea También