Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El sector turístico de Tarragona pide cambios en la gestión del patrimonio

Mejorar la imagen de la Part Alta y resolver los problemas de párking de los autobuses, otros de los retos

Núria Riu

Whatsapp
Una familia de turistas sacando una foto del Amfiteatre de Tarragona desde el exterior. Foto:dt

Una familia de turistas sacando una foto del Amfiteatre de Tarragona desde el exterior. Foto:dt

Tarragona ha dado importantes pasos en los últimos años en materia turística. Y prueba de ello es que consiguió cerrar el año pasado con un incremento del 12% en ocupación hotelera y casi medio millón de turistas. El sector valora el cambio que se ha registrado en la última década. Pese a ello, las críticas se centran también en la necesidad de mejora de la gestión del patrimonio, el elemento que, en definitiva, es el motivo por el cual llegan buena parte de los visitantes.

El presidente de la Associació d’Hotels de Tarragona, Xavier Jornet, opina que los monumentos están «infrautilizados». «Hace falta otra forma de gestión. No pueden abrir todos los día porque no hay los recursos y son deficitarios, mientras que deberían aportar el presupuesto para la promoción turística», argumenta. Este empresario cree que Tarragona debería seguir la senda de iniciativas como la que se ha llevado a cabo en la Casa Batlló, de Barcelona, que a lo largo del año acoge numerosos eventos privados además de las visitas guiadas.

De hecho, en marzo del año pasado el Ayuntamiento de Tarragona ya anunció que introduciría cambios en este sentido, y fijó este primer trimestre para tirar adelante una propuesta que de momento se desconoce.

El presidente de la Associació d’Hotels de Tarragona es partidario de que el sector pueda participar en el debate que pueda abrirse de cara a los próximos meses. Jornet aboga también por «un cambio de modelo en el que no tan solo nos limitemos a abrir las puertas de los museos». Un punto de vista que comparte Paco Tovar, de la empresa de servicios culturales Argos. «Deberíamos ponerle más atención y querer más el patrimonio de la ciudad. En septiembre trasladarán el Museu Arqueològic, la Necròpolis estuvo más de veinte años cerrada. Acaba de iniciarse hace cuatro días la restauración del Teatre Romà. La administración quizás debería presionar un poco más porque tenemos unos monumentos que deben cuidarse y mejorarse en el día a día», describe este guía turístico.


Carril bici y estación de trenes
Para el gerente de la empresa de guías Itinere, Xavier Mejuto, los retos que debe afrontar el sector turístico para consolidar la llegada de visitantes «están relacionados con mejorar el bienestar de la ciudad». Habla de proyectos como la mejora de la accesibilidad de la estación de trenes o la disponibilidad de más kilómetros de carril bici para poder llegar a la zona de playas. «Lo que es bueno para la gente de Tarragona será bueno para los turistas, y viceversa», describe Mejuto. Éste considera necesario un «lavado de cara» del centro histórico, un espacio en el que progresivamente va incrementando la oferta de pisos turísticos. «Empieza a percibirse su presencia y aunque de momento no podemos decir que estos sean un problema sí que es cierto que debemos avanzarnos y abrir el debate sobre qué quiere ser en un futuro la ciudad de Tarragona», manifiesta.

La movilidad es otro de los ámbitos en los que el sector pide que intervenga la administración. Y uno de los temas que deberá resolverse es dónde aparcan los autobuses que descargan turistas en el acceso a la Part Alta, si sigue incrementando la presencia de visitantes. En estos momentos lo hacen en la Avinguda Catalunya, junto al Camp de Mart, un espacio limitado que en algunos momentos ya presenta problemas.


Visitas a medida
Más allá de las visitas convencionales para conocer la Tarragona romana, las empresas de servicios turísticos han diseñado nuevos productos de cara a mejorar la experiencia de los visitantes. Las leyendas de la Part Alta, la posibilidad de subir al campanario de la Catedral, rutas gastronómicas, en bicicleta, medievales y un largo etcétera.

El turista busca experiencias y tanto Argos como Itinere, que son las dos empresas de guías turísticos de la ciudad, han diseñado nuevas posibilidades más allá de los grandes monumentos. «Hay una gran controversia entre lo nuevo y lo de siempre y está claro que la demanda de la Tarraco romana siempre está allí, pero debemos seguir creando cosas nuevas», describe Mejuto.

En este sentido, cada vez más la gastronomía se ha convertido en un complemento clave que va mucho más allá de la calçotada que hasta hace bien poco era la única alternativa.

Paco Tovar asegura que la actividad turística en Tarragona nada tiene que ver con la de sus inicios. «Llevo catorce años trabajando y hay algunas cosas que siguen igual, como la estacionalidad, y otras en las que se ha avanzado muchísimo», argumenta. Entre estas últimas incluye el conocimiento previo que muestran los visitantes que llegan a esta ciudad.

«Estamos más en el mapa. Más allá del patrimonio romano, hay más gente que viene a comer bien, hay más pernoctaciones y grupos de gente de Barcelona que vienen a pasar un día e incluso de turistas que están en la capital catalana y hacen una escapada. Esto antes era inconcebible», asegura Tovar. Una cuestión que también puede atribuirse a la masificación que sufre la ciudad de Barcelona.

Temas

  • TARRAGONA

Lea También