Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El sector turístico del Camp de Tarragona dice basta

«Enorme preocupación e intranquilidad» ante la parálisis de la inversión en infraestructuras

Núria Riu

Whatsapp

El sector turístico ha dado un golpe encima de la mesa. Tras conocerse que Girona será la cuarta pista del aeropuerto de El Prat, la patronal que representa a las empresas de hostelería y turismo ha expresado su «enorme preocupación e intranquilidad» por la «recurrente» falta de inversiones en materia de infraestructuras en las comarcas del sur de Catalunya. «Lo que ha pasado ahora, que el Ministerio de Fomento se ha olvidado de Reus, es una más. Llevamos años de esta manera», decía el presidente de la Federació Empresarial d’Hosteleria i Turisme (FEHT), Eduard Farriol. 

La patronal defiende que el aeródromo reusense debe ser un «auténtico hub de comunicaciones», por este motivo exige que se ejecute el proyecto de la estación intermodal, que considera «imprescindible para el territorio» y que está paralizado desde 2009. 

El sector privado señala que ha hecho importantes inversiones para mejorar sus instalaciones

La construcción de esta estación central no es el único proyecto que el sector pone encima de la mesa. Farriol incide en que el modelo ferroviario del Camp de Tarragona tiene en estos momentos muchas cuestiones por resolver, mientras que en el ámbito viario los principales ejes de comunicación son «deficientes». «Estamos en 2018 y tenemos unas conexiones que son tercermundistas. La A-7 y la A-27 están inacabadas desde hace años, la C-14 también termina de la forma que lo hace en Alcover. Es que no se trata tan solo del tema del aeropuerto», lamenta este empresario.

Carreteras ‘tercermundistas’
En los últimos años no se ha desencallado ninguno de los grandes proyectos en materia de infraestructuras del territorio. Y, aunque se ha avanzado en la ejecución de la A-27 hasta Valls y el desdoblamiento de la línea Vandellòs-La Secuita, ambos son proyectos de obras de los que empezó a hablarse a inicios de este milenio. «Se llenan la boca hablando de lo importante que es el turismo y de la apuesta por una oferta de calidad, pero la administración no está haciendo su parte», añadía.

"Para pagar impuestos sí que servimos, pero al final ves que aquí no hay ningún interés para que podamos avanzar como territorio"

Por contra, la FEHT recuerda que en los últimos dos años el sector privado ha impulsado inversiones en este ámbito por valor de 200 millones de euros. Esta suma de dinero se ha destinado principalmente a mejorar la oferta de alojamientos disponibles así como de los servicios. «La inversión se ha reflejado positivamente con los últimos crecimientos en la cifra de pernoctaciones en la provincia», apunta la patronal. El año pasado cerró con récord histórico de 22 millones de pernoctaciones en los establecimientos del territorio. «Si perdemos el tren del turismo difícilmente podremos volver a subirnos», asegura Farriol. 

La situación genera malestar entre los empresarios. El turismo se implicó mucho cuando se abrió el debate sobre la salida ferroviaria internacional de las mercancías desde el Port de Tarragona y la química. Sobre todo los campings mostraron un papel proactivo para evitar que se adoptase como solución la instalación del tercer carril por la costa. 

El turismo defendía la recuperación de la antigua línea Reus-Roda de Berà, aunque finalmente la solución que acabó adoptándose –a pesar de que no se ha ejecutado– es la que defendía el sector industrial. Hace más de dos años que el tercer carril debería estar funcionando y tampoco se ha avanzado en la redacción del proyecto de la opción de Roda. «Es un auténtico disparate», argumenta el presidente de la federación. Farriol lamenta que el turismo es un sector al que «nunca se ha escuchado, ni tan siquiera valoraron la propuesta que les hicimos para estudiar que los trenes de mercancías no pasasen al lado de los campings». 

‘Falta de interés’
La Federació Empresarial d’Hostaleria i Turisme de la provincia de Tarragona representa a más de 700 empresarios de este sector en el territorio. Ésta siempre ha ejercido el papel de ‘lobby’ de los intereses del sector, siendo contadas las ocasiones en las que ha levantado la voz para criticar el papel de las administraciones. No obstante, en esta ocasión han decidido decir basta. «Para pagar impuestos sí que servimos, pero al final ves que aquí no hay ningún interés para que podamos avanzar como territorio. Cuando lo sumas todo acabas pensando que aquí hay gente que está interesada en que no sigamos progresando turísticamente», añade Farriol.

Han solicitado una reunión con el subdelegado del Gobierno para abordar las diferentes preocupaciones

Los empresarios no lo atribuyen a una falta de una voz unánime desde el territorio. «Esto tienen que arreglarlo los políticos. A nosotros no nos compete, pero yo no sé si es la falta de liderazgo o la falta de interés para que esto no funcione», seguía apuntando. No obstante, los representantes de la FEHT ya han solicitado una reunión con el subdelegado del Gobierno, Jordi Sierra, para abordar todas estas cuestiones y poner encima de la mesa las preocupaciones que vive el sector en las comarcas de la demarcación de Tarragona.

Temas

Comentarios

Lea También