Más de Tarragona

El sector turístico provincial asegura estar todavía al 50% de su recuperación

Las pernoctaciones han caído un 43% en comparación con las de 2019 y se han dejado de facturar 2.500 millones de euros. El turismo nacional ha evitado que la situación fuese peor

JOAN MORALES

Whatsapp
Imagen del centro de Cambrils, el pasado mes de agosto. El turismo nacional ha sido mayoritario este verano en la provincia. FOTO: ALBA MARINÉ

Imagen del centro de Cambrils, el pasado mes de agosto. El turismo nacional ha sido mayoritario este verano en la provincia. FOTO: ALBA MARINÉ

«No podemos decir que el año haya sido positivo. Estamos al 50% de nuestra recuperación, cuando esperábamos llegar al 65%. Así que no estamos satisfechos». La presidenta de la Federació Empresarial d’Hostaleria i Turisme de la provincia de Tarragona, Berta Cabré, valoraba ayer de esta forma tan clara y contundente las cifras que ha arrojado el sector turístico de la provincia en lo que llevamos de año, una temporada que se intuía y confiaba que podía ser la del inicio de la recuperación.

Pero no ha sido así. Al menos para la FEHT, una entidad de la que forman parte la Associació Hotelera Costa Daurada (con 100 hoteles y 55.000 plazas), la Associació de Càmpings de la Costa Daurada i Terres de l’Ebre (con 54 asociados y 66.000 plazas), la Associació d’Apartaments Turístics de la Costa Daurada i Terres de l’Ebre (con más de 80 empresas y 24.800 plazas), la Associació d’Agències de Viatge Receptives de la Costa Daurada (con 11 empresas miembros) y Port Aventura World.

La federación se basa en las cifras recogidas por el Tourism Data System del Observatorio de Turismo del Departamento de Inovación Turística de Eurecat entre el 1 de enero y el 15 de diciembre de este año. En ellas se destaca que las pernoctaciones en la provincia de Tarragona han disminuido un 43,9% respecto al mismo periodo del 2019 y que el sector turístico de la provincia ha dejado de facturar 2.500 millones de euros este año a consecuencia de la Covid-19, también en comparación con 2019.

Cabré dejó claro ayer que la comparativa es con 2019 «porque fue un año normal. No podemos comparar las cifras de este 2021 con las del 2020, porque el año pasado no hubo actividad turística». De hecho, si se hiciese esta comparativa, las pernoctaciones de este año se han duplicado, aumentando un 106,4% respecto al 2020.

La presidenta de la FEHT asegura que «es cierto que esta temporada 2021 hemos tenido una cierta recuperación de la actividad, básicamente durante el mes de agosto. Pero hay que recordar que veníamos de la nada. Aún nos encontramos a la mitad de la actividad turística de un año normal, por lo que no podemos estar satisfechos. Especialmente complicada es la situación para el turismo vacacional de costa y para los hoteles, que es donde realmente hay un peso muy importante de la industria en nuestra demarcación».

Las cifras corroboran la reflexión de Cabré. Por tipo de alojamiento, los hoteles son los que han sufrido este año un descenso de pernoctaciones más acusado respecto al 2019, concretamente del 54,8%, mientras que en el caso de los campins ha sido del 31,5% y de los apartamentos del 41,7% . En esta coyuntura, Cabré también recuerda que «el 25% de los hoteles vacacionales de la provincia están cerrados desde el año pasado».

El mercado nacional aguanta

Un claro cambio de tendencia se ha producido en el perfil de los turistas que nos han visitado este año. Mientras que en una temporada normal -la última fue la del 2019- el porcentaje de turistas nacionales y extranjeros estaba aproximadamente al 50% cada uno, durante este 2021 el 77,7% de los visitantes han sido nacionales, mientras que los internacionales han descendido hasta el 22,3%.

La cifra es lo suficientemente elocuente para que Berta Cabré afirme que «si este año hemos tenido una cierta actividad turística ha sido gracias al mercado nacional, de proximidad. Es cierto que la percepción de mucha gente es que, por ejemplo en agosto, se han visto muchos turistas franceses u holandeses, pero si miramos las cifras vemos que la caída de estos mercados ha sido importante». En el caso del francés, siempre en comparación con el 2019, el descenso de turistas ha sido del 51,8%, del británico de un 95,7%, del ruso de un 99,1% o del holandés de un 53,7%, por poner algunos ejemplos.

Con el mes de septiembre ya acabado, desde la FEHT dan el turismo vacacional por finalizado ya que, según explica su presidenta, «no hay suficientes visitantes internacionales y los establecimientos se ven obligados a cerrar antes de hora. Habitualmente, el turismo nacional, por esta época, solamente viaja en fines de semana y puentes. Sólo los campins, donde se alojan viajeros séniors del centro de Europa, tendrán una mínima actividad».

Terres de l’Ebre aguanta el tipo

Aunque lejos de las cifras de 2019, las de este 2021 no han sido tan malas en Terres de l’Ebre como en el Camp de Tarragona. Así, las pernoctaciones globales han caído un 7,6%. Uno de los motivos habría que buscarlo en que los Campins de las Terres de l’Ebre han conseguido este año un 3,3% más de pernoctaciones que en 2019, gracias al turismo nacional que ha apostado por este tipo de alojamiento.

Temas

Comentarios

Lea También