Más de Tarragona

El servicio de socorrismo en Tarragona comienza con medidas de protección para la Covid-19

Intensificarán la prevención para garantizar el cumplimiento de la normativa

ACN

Whatsapp
Dos socorristas con mascarilla en la playa de la Arrabassada en el primer día de servicio de vigilancia. FOTO: ACN

Dos socorristas con mascarilla en la playa de la Arrabassada en el primer día de servicio de vigilancia. FOTO: ACN

El servicio de vigilancia y socorrismo en Tarragona ha comenzado este sábado en la playa de la Arrabassada con medidas de protección para la pandemia del Covid-19. Los socorristas deberán hacer las asistencias con mascarilla y guantes y en el caso de que patrullen en parejas deberán mantener la distancia de seguridad. Además, los vigilantes también se encargarán de informar a los usuarios que todavía no está permitido tomar el sol ni bañarse para garantizar que se cumpla la normativa en la fase 1 del plan de desescalada. En las primeras horas de servicio en la playa de la Arrabassada ha habido poca afluencia de personas paseando, jugando con niños o nadando.
Las tareas de socorrismo, adjudicadas a Cruz Roja, se harán sólo en esta playa tarraconense durante los fines de semana hasta mediados de junio. Entonces, comenzarán a cubrir diariamente todo el litoral del municipio.

El equipo de socorristas de la Cruz Roja ha comenzado hacia las diez de esta mañana a habilitar la caseta desde donde trabajarán este verano. Han colocado el material y han izado la bandera de la entidad que indica el inicio de la actividad de vigilancia que se hará hasta las siete de la tarde. A media mañana, una pareja de socorristas ha caminado de punta a punta por la orilla del mar y durante el patrullaje han mantenido la distancia de dos metros de separación, tal como marca la normativa.

El responsable de salvamento y socorrismo de Cruz Roja en la demarcación de Tarragona, Joan Carles Castellví, ha afirmado que la organización ha tenido que adaptar los protocolos ante las circunstancias actuales y, por ello, todas las asistencias se harán con guantes, mascarillas y guardando las distancias de seguridad. Una vez terminado con el cuidado o el servicio, tanto los socorristas como las personas afectadas deberán limpiarse con gel hidroalcohólico y tirar el material de protección utilizado en un cubo "especial".

Según Castellví, los socorristas tendrán más dificultad a la hora de actuar cuando deban adentrarse en el agua. Ahora mismo, están probando unas mascarillas de neopreno que les podría facilitar el trabajo. "Lo mejor que podemos hacer es no tener que hacer ningún rescate, por lo que si normalmente ya hacemos mucha prevención esta año deberá ser más intensa", argumentó el responsable de Cruz Roja.

Caseta de socorrismo en la playa de la Arrabassada en el primer día de servicio. FOTO: ACN

De hecho, los vigilantes deberán informar y advertir a los usuarios de la normativa, ya que bañarse y estirarse a tomar el sol no estará permitido hasta la fase 3, prevista para el 10 de junio si no hay ningún cambio. Hoy por hoy, sólo se pueden bañar las personas federadas.

"Todo es muy nuevo, tendremos que trabajar con mucha precaución", expresó el Ilenia Caballero que hace tres años que trabaja como socorrista. A su juicio, no será difícil adaptarse pero sí reconoce que deberán hacer tareas más propias de los cuerpos policiales. "Necesitaremos acostumbrarnos, porque todavía no tenemos el chip cogido en la primera fase. Tendremos que hacer un poco de policías, avisando que la gente no esté en la playa", ha cerrado.

Temas

Comentarios

Lea También