Más de Tarragona

El temor a rebrotes dispara los test privados de PCR en Tarragona

Clínicas y laboratorios de la sanidad privada en la provincia se vuelcan con análisis de la Covid-19. Los reencuentros familiares, los viajes o los empleos motivan la demanda al alza. El precio va de 50 a los 200 euros

Raúl Cosano

Whatsapp
Una prueba PCR en los laboratorios Eldine, ubicados en el Polígon Riuclar de Tarragona. FOTO: Fabián Acidres

Una prueba PCR en los laboratorios Eldine, ubicados en el Polígon Riuclar de Tarragona. FOTO: Fabián Acidres

Las restricciones de esta nueva normalidad, pero también el temor a los rebrotes cada vez más generalizados y serios están disparando la demanda de pruebas privadas de coronavirus en Tarragona. Cada vez son más las clínicas y los laboratorios que se vuelcan en este tipo de analíticas, tanto para testar la serología –la prueba que detecta anticuerpos y determina si se ha pasado la enfermedad– como la PCR, la Reacción en Cadena de la Polimerasa, que es el proceso más habitual de diagnóstico de la Covid-19. 

«Ha habido un aumento de peticiones en las últimas semanas», explica la doctora Àngels Fortuño, la gerente de Eldine Patología, un laboratorio de anatomía patológica y análisis clínico, con sedes en Tarragona y Tortosa. Es el único en toda la provincia que realiza y emite informes de Covid desde el territorio, lo que permite entregar incluso informes en cuatro horas. Pero la demanda es cada vez mayor y la lista de entidades privadas que se han volcado en la lucha contra este virus también: Echevarne, en Tortosa, o Synlab, en Tarragona, son otros centros que realizan PCR. «Para nosotros no ha sido complicada la adaptación. Ya trabajábamos con el virus del papiloma humano haciendo PCR y teníamos mucha experiencia en técnicas de biología molecular. Fue una manera de ampliar la cartera de servicios que ofrecíamos», cuenta Fortuño. 

Los encargos que se reciben son diversos. Hay una parte de usuarios finales, otra de las empresas que quieren hacer pruebas a los empleados y otra que procede de los hospitales privados, que tienen que hacer obligatoriamente PCR 72 horas antes de cada operación. 

«Antes de ver a un familiar»

«Hay países que exigen una certificación antes de que puedas volar. Por ejemplo, Marruecos pide PCR y test serológico 48 horas antes», explica Fortuño. Desde hace meses, el centro Fontanet, en Tarragona, realiza test serológicos, primero a empresas y posteriormente, conforme avanzaba la desescalada, a los particulares. «Con los rebrotes vuelve a subir al demanda. Nos vienen personas que quieren hacer la prueba antes de viajar o antes de ver a un familiar. Las reuniones familiares también son un motivo», explica Xavier Fontanet, el responsable. 

El centro médico Pasquali & Asociados, en Cambrils, también se ha añadido a estos análisis. «En el consultorio nos encontramos con que había pacientes que querían hacerse las pruebas, pero en los hospitales no se están haciendo, así que notamos preocupación», explica la doctora Paola Pasquali, dermatóloga y directora médica de este centro que aglutina 17 especialidades. La casuística era variada pero tenía que ver con esas reuniones familiares que, en algunos lugares, están siendo un detonante para los rebrotes. «Nos venía, por ejemplo, un señor que quería visitar a los nietos. También notamos demanda con la apertura de los viajes, porque en algunos países las aerolíneas están pidiendo certificados. También nos preguntaban personas que iban a trabajar en alguna empresa», relata Pasquali, que añade: «Había una demanda, incluso de personas que, por tranquilidad, se quieren hacer un test en un determinado momento: alguien que tuvo fiebre o simplemente una persona que desea saber si estuvo infectada». 

La demanda va en aumento en diferentes ámbitos. «Hay empresas y colectivos que, en un momento dado, deciden testar a su personal para asegurar un espacio Covid-free. En los últimos 15 días, nos llegan de agencias de viajes particulares que tienen que desplazarse a países con normativas sobre condiciones de salud de la Covid-19, como tener que aportar un informe», cuentan desde Eldine. 

«Un test que no da la pública»

La dinámica reabre, una vez más, el debate sobre el papel de la sanidad privada que, por otra parte, se ofreció al Gobierno desde el inicio de la pandemia y que, una vez ha podido, ha empezado a realizar test a la población. «La capacidad de hacer test PCR por parte de la sanidad pública varía en función de los territorios pero en general es alta», indican desde Eldine. 

La doctora Pasquali arroja su visión: «Nuestro labor es para abrir una ventana a personas que no se iban a hacer un análisis en un centro de primaria. Al final, las privadas ofrecen un test que no se está dando en la pública. No es una cuestión de aprovecharse, sino de dar oportunidades». La doctora añade: «La realidad es que aún hoy hay muchos sanitarios a los que no se les ha hecho la prueba». 
Los laboratorios notifican los casos positivos a la subdirección general de Vigilància i Resposta a Emergències de Salut Pública, del Departament de Salut. La infección por Covid-19 se considera de declaración microbiológica obligatoria.

Los precios son similares entre centros. El test serológico –determina la presencia de los anticuerpos IgG e IgM a partir de la sangre obtenida de un pinchazo en el dedo– suele costar 50 euros. La PCR –el raspado a través del exudado nasofaríngeo, una prueba más lenta pero más fiable que detecta la infección– vale 150, 200 si es urgente, con un informe a las cuatro horas. 

Una operaria en el laboratorio tarraconense Eldine. Foto: Fabián Acidres

Durante la semana pasada, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, avisó a la población de que había que tener cuidado con las reuniones familiares, ya que son el origen del 45% de los 123 de coronavirus que estaban activos en España. 

Lo cierto es que la realización de PCR ha sido siempre una demanda durante los meses de la pandemia.  Durante la desescalada, el foco de las necesidades estaba en la necesidad de test. «Sería recomendable ampliar la capacidad de laboratorio para poder hacer frente a rebrotes, ya que en varias de las regiones está funcionando cerca o incluso por encima del 100% de su capacidad máxima», según uno de los informes de Sanidad que permitían a Tarragona pasar de frase. Esa era la única flaqueza del sistema sanitario público detectada en los informes del Ministerio del mes de junio. 

En concreto, sobre el Camp de Tarragona, ese documento explicaba que «la tasa de PCR por 1.000 habitantes es buena, pero el laboratorio está operando a más del 81,3% de capacidad, requiriendo recursos externos y teniendo por tanto una reserva limitada para responder a incrementos de la transmisión». La situación era también complicada en las Terres de l’Ebre, donde, igualmente, sería recomendable incrementar la capacidad de laboratorio para poder hacer frente a rebrotes, «ya que en la actualidad está funcionando por encima de su capacidad máxima».
 

Temas

Comentarios

Lea También