Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El turismo británico en la Costa Daurada resistió al Brexit y creció en 2018

Los visitantes de las islas aumentan y son decisivos en la provincia, erigidos en el tercer mercado con 2,2 millones de pernoctaciones

Raúl Cosano

Whatsapp
El número de visitantes británicos en la provincia creció durante 2018. Foto: Lluís Milián

El número de visitantes británicos en la provincia creció durante 2018. Foto: Lluís Milián

No se juega poco el turismo de la Costa Daurada con lo que pueda pasar con la salida del Reino Unido de la UE. El mercado británico, el tercero en importancia, tiene una inercia positiva. En 2018 creció un 3,3%, hasta alcanzar los 2,2 millones de pernoctaciones. «Para nosotros es clave», definen los representantes de los sectores turísticos punteros de la provincia. De hecho, en 2018 fue el mercado, de entre los principales, que más creció en la provincia, justo cuando otros van en retroceso. 

El nacional sigue siendo mayoritario, con nueve millones de pernoctaciones, aunque descendió un 5,3%; el francés, segundo en relevancia, registró 2,3 millones de pernoctaciones, aunque tuvo un descenso del 1,1%; el británico, amenazado ahora por la incierta coyuntura del Brexit, completa el podio, superando con creces a otros mercados turísticos que también descendieron en Tarragona como el ruso (-5,3%) y el holandés (-5,2%), según datos extraídos del Observatori Turístic del Parc Científic i Tecnològic de Turisme i Oci de Catalunya (PCT).  

En esa pujanza del visitante turístico tiene que ver una infraestructura decisiva en el Camp de Tarragona. Se trata del aeropuerto de Reus. Durante los primeros nueve meses de 2018 llegaron casi 600.000 visitantes procedentes del Reino Unido. A mucha distancia aparece Irlanda, con 162.000 pasajeros. Destacó la apertura de nuevas rutas a Gran Bretaña, como por ejemplo, la de Aberdeen (Escocia), operada por TUI y que fue utilizada por 10.000 pasajeros. Ryanair también ofreció un nuevo vuelo a Manchester, que aportó más de 15.000 visitantes. 

Todo ello contribuyó a mantener el tipo de la temporada turística después del récord histórico alcanzado en 2017. Así, el año pasado hubo una leve bajada de las pernoctaciones en la Costa Daurada, que incluye también el balance de las Terres de l’Ebre. Se llegaron a los 19,1 millones, un 5,3% menos de los 20,6 de ese 2017, donde se tocó techo y se rompieron todos los registros turísticos en la demarcación. 

El presidente de la Federació Empresarial d’Hostaleria i Turisme de la província de Tarragona (FEHT), Eduard Farriol, valoró las estadísticas como «buenas, ya que son datos similares a los de 2016». Todavía es pronto para hacer previsiones por las diferentes variables que pueden condicionar la temporada, aunque se espera que 2019 sea un año similar a 2018. El desafío es crecer no sólo en número de visitantes sino de ingresos. 

Temas

Comentarios