Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El turismo cierra su mejor Semana Santa en diez años

El buen tiempo, la recuperación económica, los eventos deportivos y la apertura de Ferrari Land han disparado la ocupación hotelera al 90% e incluso al pleno en los días más fuertes

Raúl Cosano

Whatsapp
Aspecto que ofrecía ayer la Platja de Llevant de Salou, el principal epicentro turístico de la Costa Daurada en Semana Santa.   Foto: pere ferré

Aspecto que ofrecía ayer la Platja de Llevant de Salou, el principal epicentro turístico de la Costa Daurada en Semana Santa. Foto: pere ferré

La mejor Semana Santa de la última década. El sector turístico de toda la provincia celebra el exitoso balance de unos días que han vuelto a poner a prueba la recuperación económica.

Si bien es verdad que el punto de inflexión fue 2015 y que desde entonces se ha vuelto a crecer tras tocar fondo, estas vacaciones de Semana Santa han sido las mejores desde que la crisis empezó a remitir. Por supuesto, también han sido las más boyantes desde que la recesión hiciera mella en el gremio, allá por 2007.

David Batalla, presidente de la Federació d’Empresaris d’Hostaleria i Turisme de Tarragona (FEHT), confirma el buen momento: «Hemos tenido unos datos de ocupación muy positivos que se remontan a los que ya tuvimos hace 10 años y que hacen prever que este año tengamos una temporada turística excelente».

Una Semana Santa ‘muy buena’

Los hoteles de la Costa Daurada prácticamente han rozado el pleno en los días fuertes. El Viernes y el Sábado Santo se alcanzó el 95% de ocupación, pero incluso el jueves y el domingo, días tradicionalmente más flojos, se alcanzó el 80%. «Ha sido una Semana Santa muy buena, y se han cumplido las previsiones que habíamos hecho. La ocupación alta el viernes y el sábado se había dado otras veces, pero la diferencia ha estado en el jueves y el domingo», cuenta Xavier Roig, presidente de la Associació Hotelera de Salou, Cambrils y La Pineda.

Varios factores han contribuido al dulce momento. «Hemos empezado a ser referentes en el turismo deportivo. Ha habido muchos campeonatos que han atraído a visitantes. Se ha apostado por esto y ha salido bien. También hay que tener en cuenta que es importante contar con las instalaciones adecuadas», añade Xavier Roig.

La meteorología también ha sido un aliado. «Ayuda mucho cuando la Semana Santa cae avanzada, como este año, y no sólo en los hoteles. La gente sale mucho más a la calle, hay más vida, más actividad», diagnostica Xavier Jornet, presidente de la Associació Hotelera de Tarragona.

El tirón del parque temático

En la capital de la provincia se alcanzó el pleno de ocupación viernes y sábado, mientras que entre el jueves y el domingo se osciló entre el 80 y el 90%, un balance que mejora ostensiblemente los anteriores ejercicios.

Al calor y el buen tiempo se añade el tirón de la reciente inauguración de Ferrari Land o la reapertura de PortAventura. Por encima de todo, los buenos datos reflejan también la confianza del consumidor, a pesar de que la recuperación económica arroje todavía serias dudas en algunos ámbitos. «Antes la gente escuchaba que el vecino había perdido el trabajo y, por miedo, se prefería quedar en casa y no salir. Ahora eso ha cambiado, sobre todo respecto al turista nacional, que ya parece que definitivamente ha perdido ese miedo», cuenta Xavier Roig, que todavía retrocede más, hasta el año 2005, para ubicar unas cifras turísticas tan exuberantes por esta época.

La mayor parte de visitantes que han llegado a Tarragona por Semana Santa son del resto de España, lo que indica que algo se cuece en términos de recuperación económica. Ferrari Land ha potenciado el turismo familiar, procedente sobre todo de otros puntos de Catalunya, Aragón, Navarra o el País Vasco. A ellos se añaden turistas llegados de zonas del sur de Francia.

Reservas con más antelación

La coyuntura positiva, que incluye a sectores como el camping, los apartamentos turísticos o las casas rurales, también ha cambiado el modo en el que se reserva. «Esta vez ha habido mucha más anticipación, se ha trabajado con más perspectiva», indica Xavier Jornet, desde los hoteleros de Tarragona.

«El cierre de reservas en infinidad de establecimientos con tanta antelación hacía años que no se veía. Es muy positivo, ya que podemos prever con tiempo las necesidades de nuestros visitantes, contratar personal y abrir instalaciones con la seguridad de que tendremos visitantes», asevera David Batalla, presidente de la FEHT.

Esa planificación ha permitido abrir a 65 hoteles de la Costa Daurada –de un global de 86– por estas fechas. Son 15 más que el año pasado. Se han ofrecido 36.545 plazas de las 45.000 existentes en total. Son cifras igualmente positivas y rotundas para una Semana Santa de récord, que rompe definitivamente con la contención económica de las familias en el pasado y anuncia un verano de máximos.

Temas

  • TARRAGONA

Lea También