Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El unionismo gana en Tarragona en todos los barrios menos en la Part Alta

Las fuerzas no independentistas se impusieron el pasado jueves en diez de los once barrios de Tarragona. La Part Alta fue la única excepción
 

Octavi Saumell

Whatsapp

La explosión de Ciutadans tiñó de naranja la práctica totalidad de Tarragona, que en general registró un 61% de votos en contra de la independencia de Catalunya, por el 36% que sumaron entre ERC, Junts per Catalunya y la CUP. Se tratan de unos números calcados a los que se obtuvieron en los comicios de 27 de septiembre de 2015, eso sí, con un 5% más de una participación que ascendió hasta el 81,48%. 

Especialmente significativo fue el dominio de los partidos favorables a la continuidad en España en los barrios de Ponent, donde se acreditaron porcentajes de más del 80% entre Ciutadans, PSC, Catalunya en Comú-Podem y el PP. De hecho, sólo en Bonavista la candidatura liderada por Matías Alonso logró el 55% de los votos, una cifra que prácticamente se calcó en Campclar, donde los naranjas también superaron el 50%. Respecto a 2015, Ciutadans aumenta nueve puntos el apoyo recibido, pasando del 26,02% al 35,02%, convirtiéndose en la primera fuerza política de la capital. Entre los constitucionalistas el PSC se consolida como segunda fuerza, por delante de un PP que se hunde con poco más de cuatro mil votos. 

C’s gana también en Llevant

Donde se dividió más el voto en la ciudad fue en el centro y en la zona de Llevant. En ambos casos la balanza se decantó, por poco, del lado unionista. En la zona más cercana al litoral el bloque no soberanista sumó el 49,9% de los votos, mientras que los independentistas llegaron hasta el 48,7%. Cabe destacar que en esta zona también se impuso la candidatura de Ciutadans. 

Por lo que se refiere al centro de la ciudad, los unionistas ganaron por los pelos en el Eixample (49,77 contra el 48,6 de los soberanistas), mientras que la victoria de los contrarios al Procés fue más holgada en los Eixamples, donde los favorables a la ruptura con el Estado español se quedaron con poco más del 40% de los votos.

En los barrios marítimos la victoria fue ajustada a favor de los unionistas por un margen de siete puntos (52% a 45%), mientras que es especialmente significativo el resultado de Sant Pere i Sant Pau, donde Alejandro Fernández (PP) sólo pudo ser la séptima fuerza en su propio barrio. 

Con todo esto, la Part Alta fue la única zona donde ganaron las fuerzas soberanistas. En el Casc Antic fueron Esquerra Republicana y Junts per Catalunya las fuerzas más votadas, acreditando los partidos independentistas un 61% de los votos. A nivel de ciudad, ERC se confirmó como la primera opción soberanista logrando casi el 18% de los votos, mientras que Junts per Catalunya sumó el 15% y la CUP se hundió hasta un decepcionante 3,52%.     

Temas

Comentarios

Lea También