Más de Tarragona

El velódromo será el 'meeting Point' de la zona deportiva de Campclar

Se remodelarán las gradas, la tribuna y la pista y se mejorará el alumbrado para que la instalación ejerza de acceso al Anillo

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen virtual del aspecto general que tendrá el velódromo cuando éste sea remodelado para los Juegos del Mediterráneo de 2018. Foto: cedida

Imagen virtual del aspecto general que tendrá el velódromo cuando éste sea remodelado para los Juegos del Mediterráneo de 2018. Foto: cedida

El Ayuntamiento de Tarragona quiere que la reforma que se llevará a cabo en el velódromo de Campclar convierta esta deteriorada instalación en el punto de entrada y en el futuro meeting point del anillo deportivo de la zona de Ponent. Así se pone de manifiesto en el proyecto de ejecución que ya está en manos de los técnicos municipales, y en el que se especifica que el equipamiento recibirá un importante lavado de cara, con una inversión de unos 355.000 euros.

Este espacio se inauguró en 1984 y, en estos momentos, se encuentra en un evidente estado de desgaste. Por ello, la idea es llevar a cabo una reforma integral de la cubierta y mejorar las instalaciones internas para ponerlas al día. En este sentido, el objetivo es mejorar las prestaciones térmicas de la instalación y cubrir, asimismo, toda la gradería. El proyecto contempla también cambiar los asientos actuales por otros de homologados para los usuarios, mientras que también se adaptará el equipamiento a las personas con movilidad reducida.

Entre las actuaciones previstas, están las de mejorar el alumbrado de la pista, con la incorporación de una iluminación nocturna de bajo consumo. También se adecuará la pista con una reparación y renovación de la superficie, la textura y de los colores para «permitir una mayor calidad deportiva y estética del equipamiento» según se indica en el proyecto. También se repararán las puertas, los mástiles de las banderas y los vestuarios.

31 mástiles de diez metros

Los planes municipales son que el espacio se utilice durante los Juegos del Mediterráneo como la sede de la competición de petanca y que, una vez finalizado el evento, el espacio vuelva a usarse como sede ciclista.

Las previsiones municipales son que el emplazamiento «deje de estar de espaldas al barrio» y que «sea el acceso al Anillo desde la calle Siurana», según se afirma en el documento. A juicio de los reponsables de Tarragona 2018, esto se logrará «integrando la nueva cubierta con 31 mástiles de diez metros para ondear todas las banderas de los países y organismos participantes» en los Juegos de 2018.

Actualmente, los técnicos municipales están revisando el proyecto, para que se pueda sacar a licitación antes de verano y adjudicar e iniciar las obras a lo largo de este año.

El concejal responsable de los Juegos, Javier Villamayor (PSC), destaca que la obra «se enmarca de lleno en la política de legado que nos hemos marcado, y que se centra en la rehabilitación y puesta al día de instalaciones ya existentes».

El edil socialista indica que el Ayuntamiento de Tarragona está valorando, en estos momentos, «varias opciones» para financiar estas actuaciones, que son las últimas que faltan –junto a la piscina olímpica– para realizar en el entorno deportivo del barrio de Ponent. Según indica el concejal responsable del evento, una de ellas sería mediante el Pla d’Acció Municipal (PAM) de la Diputació, o bien mediante recursos propios. Asimismo, Villamayor afirma que el calendario de obras está al límite, ya que «se trata de una intervención que se llevará a cabo de una forma rápida».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También