Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Sociedad

El videojuego de Tarragona que ‘obliga’ a hacer cálculos matemáticos

El jefe de estudios del Institut Sant Pere i Sant Pau de Tarragona ha desarrollado, junto a dos socios, un juego de cartas que invita a pensar

Norian Muñoz

Whatsapp
Daniel del Olmo con el videojuego Deck Hunter que se lanzó hace pocos días.  FOTO: Pere Ferré

Daniel del Olmo con el videojuego Deck Hunter que se lanzó hace pocos días. FOTO: Pere Ferré

Daniel del Olmo es psicopedagogo y trabaja como orientador y jefe de Estudios del Institut Sant Pere i Sant Pau. Tiene 37 años y cuenta que su afición por los videojuegos le ha acompañado desde pequeño, así que, cuando comenzó a trabajar como docente, decidió no dejar de lado su pasión.

Así fue como, hace unos años, en un aula con alumnos con autismo descubrió los avances insospechados que podía obtener jugando con la Play Station. A partir de allí siempre ha intentado incluir los videojuegos en clase.

Fruto, en parte, de su experiencia educativa, ahora Daniel ha participado en la creación del juego para ordenador Deck Hunter, que se lanzó el pasado 30 de mayo y que desde entonces lleva más de 3.000 ventas.

En este caso no se trata, no obstante, de un juego para el aula, sino de un producto pensado para todo el público. La peculiaridad, eso sí, está en que los jugadores deben exprimir la capacidad de planificar, la toma de decisiones y, sin darse cuenta, hacer cálculos matemáticos.

La pequeña aventurera Avery

El videojuego «presenta a una pequeña aventurera llamada Avery, que mediante un sistema de cartas debe combatir a las fuerzas del mal. Bajo esta sencilla mecánica, el jugador se ve atrapado en un mundo irreal donde todo está sujeto al cálculo», relata.

El juego puede adquirirse a través de la plataforma Steam. En un sistema de micromecenazgo, el dinero de las compras anticipadas ayudó a financiar el desarrollo del juego y el de las compras posteriores permitirá que siga creciendo


Esa, asegura, es una de las ventajas de ir desarrollando un juego con esta fórmula, que en todo momento han estado en contacto con los usuarios. Estos, a su vez, han ido dando sus ideas de hacia dónde debería evolucionar.

En esta aventura Del Olmo no está solo. Del desarrollo del juego se ocupa Fernando Ruiz, con más de 20 años de experiencia, y Raúl García, responsable del marketing. Este último fue socio de Del Olmo en una pequeña empresa de desarrollo de videojuegos y ambos son coautores del libro Letras Pixeladas, entre otras colaboraciones. Daniel, no obstante, prefiere resumir que son «tres padres de familia» dedicando todo su tiempo libre a su pasión. 

Inquieto, Daniel no deja de insistir en que hay que buscar un lugar para los videojuegos en la educación; «Es esencial comprender el entorno de nuestros alumnos. Debemos hacer un esfuerzo por comunicarnos en un lenguaje no explorado. Hasta cierto punto es como aprender un nuevo idioma, te acercas con cierto miedo a no comprender, pero una vez lo dominas, llegas a ver todo su potencial».

Temas

Comentarios

Lea También