Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El viento se lleva parte de la cubierta del pabellón del Serrallo

Tres barrios de Ponent se quedaron sin luz tras un cortocircuito en unos cables. En El Serrallo se partió una palmera y un árbol cayó a la entrada de la urbanización Rodolat del Moro
Whatsapp
Los bomberos, ayer al mediodía durante la inspección de la cubierta. Foto: Lluís Milián

Los bomberos, ayer al mediodía durante la inspección de la cubierta. Foto: Lluís Milián

Parte de la cubierta del pabellón del Serrallo se abrió en la madrugada de ayer por efectos del vendaval. La estación meteorológica situada en este barrio detectó unas rachas máximas de 72 kilómetros por hora. Éste fue el incidente más grave en la ciudad de Tarragona a consecuencia del viento. La Guàrdia Urbana realizó una decena de intervenciones a lo largo de la madrugada y primeras horas de la mañana. Por su parte, los Bombers de la Generalitat efectuaron veinte salidas en el Camp de Tarragona y cinco en las Terres de l’Ebre. Hubo afectaciones en el suministro eléctrico en Montblanc y en algunos barrios de Tarragona. Este episodio de vendaval fue más intenso en las comarcas del interior. En el Tossal de la Baltassana (Prades) se registraron 113 kilómetros por hora.

La rotura del techo del pabellón municipal del Serrallo se produjo poco después de la medianoche. El viento provocó un agujero de varios metros cuadrados. El aislante de las láminas quedó esparcido por la vía pública, por lo que se tuvo que cortar la calle. Algunos trozos se precipitaron encima de algún vehículo, aunque se desconoce si alguno quedó dañado. También aparecieron fragmentos en el patio de la llar d’infants, por lo que se solicitó que los niños no salieran a esta zona durante el recreo. Por ello, todas las calles de alrededor quedaron acordonadas.

A mediodía los bomberos empezaron las obras de reparación de la cubierta. Según el concejal de Esports, Joan Sanahujes, se instalaron unos tirantes metálicos para poner una cubierta provisional de plástico, de forma que no entre agua en el pabellón. El responsable municipal también explicó que el pabellón y las calles de alrededor fueron cerrados durante toda la mañana, pero que por la tarde la actividad se podrá retomar con «normalidad», y se podrá realizar los entrenamientos y partidos programados.

En cuanto a las obras definitivas, Sanahujes detalló que hay que buscar el material que se tiene que colocar, y apuntó que «haremos el cierre con más seguridad». Ante el hecho de que el viento de esta pasada noche se haya llevado una parte de la cubierta, el regidor ha insistido que «procuraremos que tenga una seguridad para un viento todavía más fuerte que el que hemos tenido hoy».

Por la mañana, el entrenamiento del primer equipo del CBT se tuvo que suspender. Aunque en el último momento les ofrecieron una pista alternativa, ya no tuvieron tiempo de reconvocar a los jugadores. Por la tarde sí lo pudieron hacer, al igual que los equipos de las categorías inferiores.

 

Sin luz

El vendaval también provocó que tres barrios de Ponent se quedaran sin luz a consecuencia de que se cruzaron dos cables, con el consiguiente cortocircuito.

Los bomberos realizaron diversos servicios durante la madrugada. Precisamente, el teléfono de emergencias 112 recibió 15 llamadas desde la ciudad de Tarragona sobre incidencias relacionadas con el viento.

A las 00.20 horas acudieron a la calle Manuel de Falla porque los restos de la ventana de una obra amenazaba con desprenderse. Media hora después se desplazaron al bloc Sant Jordi, en Sant Pere i Sant Pau, donde cayó parte de una cornisa –encima de un coche–. Lo mismo ocurrió en una vivienda de la calle Trinquet Vell. Poco después de las cuatro de la madrugada se dirigieron a la avenida de Roma, donde retiraron la placa de un balcón ya que se había roto la cristalera de metacrilato de la terraza. Finalmente, a las nueve y media de la mañana se desplazaron a la calle Cós del Bou por la caída de una antena de televisión.

Por su parte, las patrullas de la Guàrdia Urbana acudieron a Rodolat del Moro ante la caída de un árbol en la entrada a la urbanización. En El Serrallo cayó una palmera, y en la Rambla Nova se rompieron varias ramas de árboles.

Se activó la alarma de dos grúas de la construcción, una en el cruce de la Tàrraco Arena Plaça con la calle Mallorca y la otra en El Serrallo. Finalmente se desplazaron a la avenida Francesc Macià porque un establecimiento tenía una puerta abierta.

Hoy el cielo seguirá nublado, mientras que el viento continuará soplando con rachas fuertes o muy fuertes.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También