Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«Ella es el pilar de mi vida, gracias por cuidarla mucho»

Carta de un hijo. La madre de Yassin lleva 40 días en el Joan XXIII recibiendo un trato del que él está infinitamente agradecido. Ahora pide que las UCI vuelvan a permitir visitas

Norian Muñoz

Whatsapp
Yassin junto a Malika, su madre, en una foto reciente. FOTO:CEDIDA

Yassin junto a Malika, su madre, en una foto reciente. FOTO:CEDIDA

Yassin Arramachi tiene 25 años, pero cuando se habla con él cuesta creer que no sea mayor. Se excusa diciendo que se crece «más con los daños que con los años» y pese a que cuenta que ha «vivido mucho», asegura que la de estos últimos días está siendo la experiencia más dura de su vida.

Su madre, Malika, de 55 años y sin ninguna enfermedad previa, comenzó a encontrase mal. Al principio su médico de cabecera no descartaba que fuera una gripe, pero acabó por ponerse peor y fue ingresada el 25 de marzo en el Hospital Universitari Joan XXIII, donde todavía permanece en la UCI. Desde aquel día no la ha vuelto a ver ni a hablar con ella más que en una videollamada que hicieron desde la UCI. Ella está muy débil y no puede hablar, pero a él le consuela que ese día ella cerró los ojos en señal de que lo estaba escuchando.

«Las médicas intensivistas han hecho un gran trabajo, me lo explican todo con mucho detalle, son de diez»

Ayer Yassin mandaba una carta al hospital para mostrarles su «eterno agradecimiento». No quiere que se le escape nadie, agradece a «la administración del hospital y a todo el equipo profesional, incluyendo a intensivistas, médicos, enfermeras, auxiliares, celadores, técnicos de laboratorio y rayos, farmacéuticos, personal de limpieza, vigilantes de seguridad, administrativos, personal de mantenimiento...».

Agradece en especial a las médicas intensivistas que tratan a su madre; «Raquel Carboner, Mónica Magret, Paula Perelló y Mari Carmen Gilabert, porque van contactando con él, sacándole de dudas y «prestándome tiempo y atención».

«Quiero que consideren permitir de nuevo las visitas, estoy seguro de que a mi madre le ayudaría en su recuperación»

Desde que su madre ingresó se pasa horas investigando por internet cada detalle sobre el que las médicas le hablan. «He aprendido un montón de cosas de medicina, yo les pregunto y ellas me responden con mucha profesionalidad, me lo cuentan todo ‘de pe a pa’ y por eso les estoy muy agradecido, porque sé que tienen mucho trabajo».

En algún momento se temió por su vida, pero explica que «hace unos días me dieron la buena noticia de que ya no tenía el virus en el cuerpo, ya estaba expulsado; pero por desgracia, las afectaciones causadas por el mismo siguen persistiendo, esto es, la inflamación de los pulmones, que perdura hasta el día de hoy. En los últimos días le han ido bajando la medicación hasta quitarle la sedación al completo, pero por desgracia, tuvo una pequeña infección de orina y le tuvieron que administrar antibióticos. Está respondiendo de forma favorable hasta el día de hoy». Yassin dice que quiere dar esperanzas a los que están pasando por lo mismo, la recuperación no siempre es lineal, pero está convencido de que se puede superar.

Poder tomarle la mano

Ahora que parece que lo peor está pasando, Yassin pide que se considere permitir que se puedan reanudar las visitas de los familiares a las UCI siguiendo las medidas de seguridad que hagan falta, algo que ya han comenzado a hacer algunas comunidades autónomas. Él está convencido de que poder estar a su lado la va a ayudar a recuperarse y a él también le supondrá un gran alivio.

Yassin no tiene hermanos ni relación con su padre, y vive solo con su madre en la casa que le ha comprado con su trabajo en un cuerpo de seguridad. Siempre han sido los dos solos para todo, también cuando vinieron, siendo él pequeño, desde Marruecos. «Ella ha sido padre y madre para mí, ha trabajado mucho», cuenta él orgulloso.

Recuerda que los primeros días después de que la ingresaran fueron muy duros, psicológicamente hablando, porque cuando Malika dio positivo él tuvo que guardar cuarentena sin moverse de casa y con la incertidumbre de cómo estaría ella.

Durante la videollamada con su madre Yassin vio que la médica le tomaba la mano, un gesto que le gustó: «Ella es el pilar de mi vida y yo les doy las gracias por cuidarla mucho», comenta. Ahora lo que quisiera es ser él quien le toma de la mano.

Cuando todo pase no tiene grandes planes, solo que ella sepa que él siempre la ha tenido presente «y pasear, y hablar, del pasado y del futuro».

Volver a permitir las visitas a las UCI

Algunas comunidades autónomas han comenzado a permitir de nuevo las visitas a las UCI después de las restricciones impuestas por la pandemia de la Covid-19. En el caso de Galicia se comenzaron a permitir las visitas para un último adiós cuando se contó con material de protección para ofrecer a los familiares.

En algunos hospitales de Madrid también han comenzado a permitirse visitas cortas.
Valga decir que antes de la pandemia el Joan XXIII de Tarragona y el Verge de la Cinta de Tortosa fueron dos de los siete grandes hospitales del ICS que permitieron, a partir de 2018, el acompañamiento las 24 horas del día en las UCI. La medida se tomó tras constatar los beneficios en la recuperación de los pacientes,

Temas

Comentarios

Lea También