Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Els Muntanyans, dunas y mar

Esta kilométrica playa de Torredembarra es para muchos el lugar perfecto para pasar los días de verano, por eso llevan años viniendo aquí.

Beatriz Sánchez Calvo

Whatsapp

La playa de Els Muntanyans tiene una longitud de más de 2 kilómetros, por lo que resulta prácticamente imposible ver donde acaba o empieza esta playa de Torredembarra. Su arena es finísima y sus aguas son casi transparentes, además de tranquilas y limpias. Muchos de los bañistas son del interior de España. Encontramos a gente de Zaragoza, de Madrid, de La Rioja, de Castilla, etc. La mayoría de ellos tienen apartamentos en este pueblo desde hace años y por eso vienen aquí cada verano. 

Este año ha habido ciertos cambios. Se ha prescindido de ciertos servicios como el chiringuito o las actividades que se organizaban en la arena para hacer algo de ejercicio, enfocada para los más mayores. Por otro lado, Nicolás comenta que han facilitado el acceso poniendo más escalones para bajar a la arena y que los han señaliza de color amarillo. «Para los que somos mayores este tipo de facilidades nos vienen muy bien, porque no tenemos las piernas como para saltar escalones tan altos...», comenta. 

Este grupo de amigos disfruta de la playa. FOTO: Lluís Milián

Muchos de los visitantes de la playa de Els Munutanyans destacan que  está muy cuidada y lo importante que es para ellos que al llegar cada mañana siempre esté impecable. «Cuando llegamos por la mañana la arena está peinada y muy limpia», dice Maria Jesús. 
Ana, Cristian, Jose Antonio, Patri y Manuel son un grupo de amigos que vienen desde Zaragoza. Manuel veranea aquí desde hace 20 años ya que su familia tiene un apartamento en Torredembarra. Este año, él junto con sus amigos han aprovechado para pasar unos días de vacaciones por la Costa Dorada. 
Santiago y su mujer nos comentan que ellos se quedan aquí hasta septiembre y lamentan mucho que justamente en ese mes quiten los servicios, principalmente el de socorrismo. «Venimos también en el mes de septiembre y ya no hay socorristas. Con los nietos es peligroso estar en la playa y no tener al socorrista cerca...», dicen.

El socorrismo es un factor muy importante para los bañistas FOTO: Lluís Milián

Espacio de interés natual 

Esta playa además está rodeada por unas dunas y marismas de un total de 62 hectáreas que son reconocidas como espacio de interés natural (EIN).
El ecosistema de esta playa natural es uno de los pocos que quedan en la costa catalana. Els Muntanyans es un espacio privilegiado porque conserva sus valores naturales a diferencia de otras muchas playas donde se han destruido para edificar urbanizaciones o paseos. 

La zona más cercana al mar están las dunas, unas pequeñas montañas de arena fijadas a la tierra por las raíces de las plantas que se han adaptado al clima. Y por otro lado encontramos los estancos de agua salobre.Todo ello conforma una diversidad de flora y fauna adaptada a estas condiciones que en pocos casos podemos encontrar en otros entornos. La arena de la playa de Els Muntanyans es natural, gracias a la conservación de las dunas y de la posidonia, una planta acuática, que actúan como un reservorio de arena.

Largos paseos, tanto a lo largo como a lo ancho 

Puede ser que lo que más destaque de esta playa sea su anchura. De hecho, mide casi 70 metros de ancho. Así, pues, hay una larguísima pasarela que atraviesa la playa para poder llegar hasta la orilla

Al ser tan grande ofrece servicios y actividades que no encontramos en otras playas. Hay múltiples porterías donde los niños juegan, hay una caseta de información, alquiler de sombrillas, etc. 
Muchas personas mayores nos dicen que vienen a la playa de Els Muntanyans porque en verano prefieren pasear por aquí que hacerlo por la calle. «Como es tan larga, te cansas menos que paseando por una playa más pequeña, donde te acabas aburriendo de ver lo mismo todo el rato», dice Juana. 

Esta pasarela permite a los bañistas llegar hasta la orilla sin quemarse los pies FOTO: Lluís Milián

Además, aquí hay sitio para todos. Es por eso que 400 metros de esta playa están destinados para aquellos que renuncian al bañador. Por lo que en esta playa conviven nudistas con otros bañistas que no lo son. 
En definitiva, la playa de Els Muntanyans es la segunda casa en los meses de verano tanto para los de Torredembarra como para los que vienen de fuera. 

Temas

Comentarios

Lea También