Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Emoción y riesgo en el circo en Tarragona

El Gran Circ dels Reis Mags sorprende tanto a niños y niñas como a adultos

Amalia Alonso

Whatsapp
La Troupe Zola proveniente de Mongolia fue uno de los platos fuertes del espectáculo con sus tres números:uno de volteo acrobático, uno de salto de cuerda y por último, uno de saltos propulsados por básculas.  FOTOS: PE

La Troupe Zola proveniente de Mongolia fue uno de los platos fuertes del espectáculo con sus tres números:uno de volteo acrobático, uno de salto de cuerda y por último, uno de saltos propulsados por básculas. FOTOS: PE

La fascinación que desprende el mundo del circo se une a la magia de las Navidades en el espectáculo que, desde el viernes, acoge la Tarraco Arena Plaça. Más de 2.000 personas volvieron a escoger ayer el Gran Circ dels Reis Mags para despedir las fiestas. Payasos, acróbatas, malabaristas, saltadores, equilibristas y adiestradores de aves, perros y caballos, suman un total de 44 artistas internacionales capaces de sorprender e ilusionar tanto a niños como a adultos. Después del éxito de las tres pasadas representaciones, hoy es la última para oportunidad para asistir a la función, a las 11.30 horas o bien a las 17.30 horas.

Aproximadamente 30 minutos antes de la actuación, la TAP abrió sus puertas para que familias enteras pudieran abastecerse de refrescos, palomitas e incluso perritos calientes antes de tomar asiento. Gracias a la reducción a la mitad de las dimensiones de la plaza, se creó un ambiente acogedor y cercano. A continuación, la música en directo de la mano del conjunto Vincent Guibert Orchestra situó a los espectadores en el contexto navideño en el que se desenvuelve el espectáculo.

Los primeros en pisar el escenario circular fueron los acróbatas provenientes de Mongolia de la Troupe Zola, uno de los platos fuertes de la función. A pesar de algún desequilibrio, los vertiginosos saltos y volteretas de este grupo demostraron de inmediato el nivel de exigencia y calidad del proyecto. Con un récord Guiness a sus espaldas, así como diversos primeros premios en festivales internacionales, los artistas ofrecieron tres números. Para empezar, uno de volteo acrobático, más adelante, uno de saltos de cuerda y, por último, saltos propulsados por básculas que alcanzan los 9,5 metros.

Una trompeta rompió la tensión y el suspense generado en el ambiente: era el turno de los payasos mexicanos de Campa Family. Miembros del mundo circense desde pequeños, Pedro Pedro, Tintín y Peter se ganaron al público con su simpatía, su música y humor. Tanto niños como adultos sucumbieron a sus peticiones de palmas y gritos. El trio ha recorrido América y Europa con su actuación y reconoce que el idioma es una de las barreras que se encuentran para conectar con sus espectadores. «Siempre procuramos llegar unas semanas antes para conocer la cultura y aprender algunas palabras del lenguaje que se habla en la zona», explicaron. En esta ocasión, ‘si us plau’, ‘calleu’, ‘visca Catalunya’ y ‘xoriço’ son algunas de las que se intercalan en su discurso cómico.

A partir de ese momento, el espectáculo continuó con un ritmo ágil, intercalando las diferentes modalidades circenses. Desde Ucrania, por una parte, Vladimir Gumeniuk y por otra, el Duo Vitaly presentaron dos conocidas disciplinas circenses como los malabares y los equilibrios gimnásticos, respectivamente. Procedentes de la región china de Mongolia interior, la Troupe Hohhot dejó al público con la boca abierta con sus lanzamientos de platos y tazas. La particularidad de estos lanzamientos es que son propulsados por uno de sus pies mientras pedalean monociclos de aproximadamente dos metros.

Por supuesto, no podía haber un circo sin animales. El adiestrador Juan Gutiérrez mostró sus habilidades pero, sobre todo, el talento de sus perros, papagayos y cacatúas en dos actuaciones. Los más pequeños de la casa disfrutaron de manera especial al ver a uno de los perros saltar a la comba y a otro hacer el pino, por ejemplo. Cuando llegó el turno de las aves, éstas se movieron por el escenario con un carrito de la compra, un skate, un patinete e incluso un coche de juguete. Pero esto no fue todo. La Troupe Assa de Francia realizó una exhibición de acrobacias imposibles a lomos de caballos.

La representación dura más de dos horas y está organizada en dos partes con 12 actuaciones cada una. En ambas partes se combina música en directo, emoción, riesgo y humor de la mano de los payasos. Además, para aquellos aficionados y admiradores del circo, durante la media parte los artistas dedican un momento a firmar los poster promocionales del evento.


Una muestra de calidad
El Gran Circ dels Reis Mags es un proyecto ambicioso de la Circus Arts Foundation que empezó hace algo más de un año. «El objetivo principal es conseguir un espectáculo de máxima calidad», aseguró Genís Matabosch, director de la iniciativa. «Calidad artística pero también calidad global, desde una buena campaña de comunicación hasta una sonrisa al recoger los tiquets en la entrada», continuó.

Según los payasos de Campa Family, «para obtener una buena función es primordial que haya un buen empresario detrás y artistas de primera categoría». «El éxito de este circo es que reúne atracciones internacionales muy importantes», añadieron mientras se enorgullecían de la gran asistencia durante los dos días de actuación. Su experiencia les ha enseñado que tanto los pequeños como los mayores de la casa necesitan un momento de desconexión de la rutina y el estrés. Además, con su representación persiguen un reto muy ambicioso: que todos los niños sean felices. Su experiencia les ha enseñado que tanto los pequeños como los mayores de la casa necesitan un momento de desconexión de la rutina y el estrés. Además, con su representación persiguen un reto muy ambicioso: que todos los niños sean felices. «El público de España es el más bonito», afirman. «Aquí se aprecia la figura del payaso y tiene un papel importante. Además, los jóvenes son más inocentes y aceptan mejor las bromas», opinan.

La intención de la organización es conseguir que este circo se convierta en una cita habitual en las Navidades tarraconenses. Sin embargo, admiten que la continuidad del proyecto dependerá de la implicación de las empresas privadas y públicas del territorio ya que el presupuesto necesario es muy elevado. «Únicamente con el taquillaje es imposible financiar una producción de estas dimensiones», decía Matabosch.

Temas

  • TARRAGONA

Lea También