Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Empieza el montaje de la pasarela que permitirá el acceso a la playa

Anoche se iniciaron los trabajos de colocación de la primera de las nueve piezas de acero que configurarán esta estructura. Mide 31 metros de longitud y pesa 27 toneladas

Núria Riu

Whatsapp
Este es el aspecto de la pasarela de acceso a la playa esta mañana, después de los trabajos que se han iniciado esta noche. Foto: LLUÍS MILIÁN

Este es el aspecto de la pasarela de acceso a la playa esta mañana, después de los trabajos que se han iniciado esta noche. Foto: LLUÍS MILIÁN

Pasadas las diez de la noche se cortaba el tráfico del Passeig Rafael de Casanovas y dos grandes grúas se preparaban para iniciar los trabajos de colocación de la primera de las  nueve piezas que configurarán la pasarela de acceso a El Miracle. Se trata de un primer tramo de 31 metros de longitud, 3,5 metros de ancho y 27 toneladas, que reposará encima de tres pilares y que suponen el inicio de la rampa desde la playa.

Los trabajos se realizaron de noche, ya que su proximidad con la catenaria obliga a cortar la tensión, y con el objetivo de que esta madrugada la actuación pueda finalizarse. Será el mismo procedimiento que se seguirá en la colocación de los otros ocho tramos, que se irán instalando progresivamente cada quince días, siendo el segundo el del ascensor.

Xavier Quintana, técnico del puerto y responsable del proyecto, explicó que el más largo será el que cruzará la vía, que medirá 35 metros de longitud. Sin embargo, los más complejos son los cuatro finales, que son los que quedan en la zona interior y  tienen la forma de curva. Estos se ensamblarán in situ, mientras que el resto de las piezas llegan ya montadas desde el taller con sede en Barcelona que se encarga de su construcción.

Imagen de las grúas cuando descargaban el primero de los nueve tramos de la futura pasarela. Foto: pere ferré

«Es una obra compleja ya que tenemos que cruzar el espacio de vías», decía Quintana. Éste ponía en valor «todo el trabajo hecho que no se ve», haciendo referencia a la cimentación que sostendrá la plataforma. A base de acero, el peso total de la plataforma será de unas 500 toneladas.

La Autoritat Portuària considera que «a mediados de octubre, principios de noviembre» estos trabajos quedarán finalizados, de forma que tan solo faltará la instalación del ascensor, los servicios y las cámaras de vigilancia.

El presidente de la Autoritat Portuària, Josep Andreu, aseguró que «se está cumpliendo el calendario» y que está previsto acabar el proyecto durante el primer trimestre de 2018.

Andreu apuntó que el inicio de la instalación de esta estructura es «simbólico» ya que «es una infraestructura que supondrá un cambio. El viejo hábito de los tarraconenses de llegar al Balcó y anar a tocar ferro se transformará, de forma que en ocho o diez minutos podremos tocar el mar».

Con una inversión de 1,7 millones de euros, la pasarela tendrá 350 metros de longitud y una altura de 17 metros. La Autoritat Portuària accedió a su financiación como contraprestación a la instalación del tercer carril, con el objetivo de «mejorar la accesibilidad y dinamizar tanto el Port Esportiu como la Marina Tarraco», según apuntó Andreu.

Temas

Comentarios

Lea También