Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Temporada alta de invierno

Empiezan las reservas para un mes lleno de brindis

Los restauradores confirman que el período de cenas de empresa se alarga durante todo diciembre y que aumentan los grupos en los que cada comensal paga su parte de la cuenta

AGNÈS LLORENS

Whatsapp
Diciembre supone un mes de gran actividad para los restaurantes de la ciudad de Tarragona. En la foto, La Morada. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Diciembre supone un mes de gran actividad para los restaurantes de la ciudad de Tarragona. En la foto, La Morada. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

El calendario de cenas de empresa se expande al conjunto del mes de diciembre y se adapta cada vez más a la capacidad adquisitiva de cada grupo. A pocas semanas del inicio del grueso de eventos navideños, los restaurantes de la ciudad ya se preparan para atender a las tradicionales comidas del entorno laboral o de varios colectivos que se llevarán a cabo en los próximos días. Los gerentes de los diferentes negocios afrontan la temporada de ágapes de grupo con moderado optimismo, a la espera que se confirmen las reservas de última hora.

Aunque los fines de semana que esperan más avalancha de reservas serán los del 13 y 20 de diciembre, lo cierto es que la mayoría de restauradores coinciden en afirmar que, cada vez más, la temporada se alarga durante todo el mes. «Ayer ya celebramos una de las primeras cenas de empresa, la verdad es que la temporada tiende a alargarse y cada vez son más los clientes que optan por celebrar estas citas en días más alejados del calendario ‘oficial’», explicaba este domingo Javier Escribano, del restaurante La Morada y presidente de l’Associació d’Empresaris d’Hostaleria de la ciudad de Tarragona.

Su experiencia coincide con la de otros restauradores, que también acogen ya los primeros eventos de este tipo. «Cada vez más, la temporada de comidas de trabajadores se alarga y es normal realizar este tipo de eventos a finales de noviembre o a principios de diciembre», argumenta Jordi Vilaplana, del Entrecopes.

Junto con las comidas, se adelanta también la petición de reservas, ya que los clientes más previsores ya han realizado sus comandas. «Tuvimos los primeros encargos a mediados de octubre, pero todavía nos quedan algunos huecos que esperamos llenar en los próximos días», argumenta el gerente del restaurante La Cantonada, Aitor Nieto.

Pese a las primeras reservas de los clientes más prevenidos, muchas reservas siguen en el aire y todo apunta que los fines de semana del 13 y el 20 de diciembre serán los que estarán más copados de clientes. Algunos negocios de la ciudad, de hecho, ya prevén que durante estos días, el grueso del trabajo se centrará en esta tipología de clientes. «Durante estos días trabajamos mucho. Por ejemplo, el sábado 14 de diciembre tenemos reservas de muchos grupos grandes», explica Nieto, de La Cantonada. Restaurantes como Entrecopes, Arcs o La Morada secundan estas previsiones y algunos de ellos apuntan que, en estos fines de semana punta, guardan «algunas mesas para clientes más pequeños», pero que son minoría en unos días en los que, tradicionalmente, sus mesas se llenan de grupos dispuestos a disfrutar de la comida y pasar un buen rato.

Pocas empresas pagan la cena

El concepto de la empresa que encarga un menú para sus trabajadores y paga la cuenta se sigue manteniendo en algunos casos, pero cede espacio en favor de aquellas comidas en las que se reúnen los trabajadores que comparten esfuerzos durante todo el año y que deciden, coincidiendo con la Navidad, ir a comer juntos pagando cada uno su parte.

Así lo confirman los restauradores de la ciudad. «Cada vez son menos los responsables de empresas que pagan toda la cuenta de la comida o cena», sostiene el responsable del restaurante Racó de l’Abat y presidente de l’Associació de Restaurants de la Part Alta (ARPA), Julio Rebenaque, que confirma la tendencia de los compañeros de trabajo que eligen, libremente, un lugar para celebrar durante estos días.

Los primeros encargos para comidas durante este mes llegaron a finales de octubre 

En opinión de Carles Llobet, responsable del restaurante Arcs, los grupos de compañeros que trabajo que se reúnen permiten que los encargos se pueden espaciar todo el fin de semana, ya que este tipo de comensales «pueden elegir días como el jueves o el sábado para reunirse».

Otros restauradores confirman la tendencia y resaltan que cada vez realizan más comidas a mediodía en lugar de la tradicional cena. Este es el caso del restaurante El Racó del Pescador. Su responsable, Josep Pomerol, apunta que «al haber cada vez más grupos de trabajadores que pagan la cuenta, lógicamente el precio de la cena es un factor importante a tener en cuenta. Para nosotros, en nuestro caso, es realmente un esfuerzo poder ofrecer una carta de pescado de calidad a un precio ajustado».

Precios cerrados y ajustados

La opción de menú cerrado y ajustado a las necesidades del cliente por la que opta El Racó del Pescador es la alternativa más elegida por los negocios de la ciudad que, en su mayoría, ofrecen opciones que van de los 20 a los 50 euros. «Nosotros ofertamos menús entre 28 y 35 euros», explica, en este sentido, Pomerol.

Otro negocio ubicado en el barrio marinero de Tarragona, el restaurante Varadero, oferta hasta tres opciones de menú, que se mueven entre los 19,90 y 35,90 euros. «La opción mediana siempre es la más escogida, pero intentamos adaptarnos a las necesidades de cada cliente», argumenta su responsable, Fernando Buera, que también confirma que las reservas se expanden, cada vez más, durante todo el mes de diciembre.

Otros negocios que ofertan diferentes modelos de menú cerrado optan por adaptarse a las características de su negocio. «Nuestro restaurante da a dos calles, la dels Ferrers y la Cavallers, por lo que ofrecemos dos opciones con estos nombres, con precios entre 28 y 32 euros», explica el responsable del Entrecopes, Jordi Vilaplana, que reitera que, este año, desde el negocio han optado por coger a grupos más pequeños «para poder reservar algunas mesas para clientes de siempre».

Desde el restaurante Arcs confirman que este mes de diciembre ofrecen, a sus clientes de comidas de empresas, propuestas de entre 25-30 euros hasta 50 euros. Otros negocios optan, sin embargo, por centrarse en una única oferta. Este es el caso de La Cantonada, que durante las próximas semanas oferta un menú a un precio cerrado de 25 euros, con varios entrantes y segundos a escoger. En el otro extremo, desde el Racó de l’Abat se inclinan por «negociar con cada grupo cuáles son sus preferencias para poder ofrecer una opción que se adapte a lo que quieren», detalla Rebenaque.

¿Más personal?

Al suponer el mes de diciembre una punta de trabajo importante en pleno invierno, algunos restauradores refuerzan su plantilla en estas fechas para garantizar la máxima calidad de servicio. «Diciembre es el mes más bueno del invierno y seguramente incorporaremos algún refuerzo extra », confirma Javier Escribano, de La Morada. También del Entrecopes confirman la tendencia. «Es habitual que en estas fechas optemos por contratar a profesionales de manera puntual para garantizar un buen servicio», explica Vilaplana, que confirma que, pese al trabajo, este es un buen mes para hacer caja y llenar la sala.

Temas

Comentarios

Lea También