Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Empiezan seis días de plumas, carrozas y libertinaje

El Rei Carnestoltes y la Concubina realizan su primera salida oficial con los respectivos séquitos para recoger la vara del Ayuntamiento y coger el control de la ciudad. Hasta el próximo martes, la fiesta es suya. 

Agnès Llorens

Whatsapp

La fiesta ha empezado. Con este grito de guerra, el XXXVII Rei Carnestoltes y la XXVI Concubina cortaron la cinta que da por inaguradas, de manera oficial, las celebraciones del Carnaval 2018 en Tarragona. Ante la mirada del alcalde, Josep Fèlix Ballesteros, y con la vara de alcalde en la mano, el Rei Carnestoltes declaró el inicio oficial de las fiestas. «Nos quedan por delante días de celebración, de alegría, de locura, de dolor de pies, de coches llenos de purpurina, de cansancio, pero sobretodo seis días de hacer lo que más nos gusta en este mundo, de hacer realidad el Carnaval de Tarragona», manifestó el Rei Carnestoltes 2018 ante sus súbditos congregados en la plaça de la font, principalmente representantes de los más de 3.000 miembros de las comparsas de la ciudad y representados en el estrado colocado ante el Ayuntamiento. 

Después de su llegada espectacular hasta el consistorio desde la plaça de les Cols, los miembros de las comparsas del Rei y la Concubina —Sinhus Sport y Colours Fantasy respectivamente— los dos monarcas del desenfreno aterrizaron ante la ciudadanía para lanzar su sermón, un discurso en el que tuvieron cabida los nuevos aparcamientos disuasiorios de la ciudad y el ya consagrado párking de Jaume I, un veterano de este tipo de parlamentos, y el esperado fin de las obras del Mercat Central. 

Otros puntos centrales de actualidad del discurso del flamante Rei Carnestoltes fueron el retraso de los Juegos Mediterráneos, las obras de la estación de tren urbana y la esperada pasarela que, en los próximos meses, unirá el Balcó del Mediterrani con la Platja del Miracle.

Esperando la Disfressa d’Or

La presentación oficial del séquito real carnavalesco —desafiando el termómetro en un primer acto en el que seguro que más de uno echó en falta un abrigo— marca el inicio de los días centrales de Carnaval, que hoy jueves se guarda uno de los actos más esperados por las comparsas como es la Disfressa d’Or que, para muchos, significa la presentación ante el público del resultado de muchos meses de ahorro, ensayos y trabajo creativo. En un Dijous Gras que también se presenta lleno de propuestas gastronómicas, con la botifarra d’ou y la coca de llardons como protagonistas, el acto central del día empezará a las 21:30 horas en la Tarraco Arena Plaza (TAP), que se vestirá de gala para acoger las propuestas de las 17 comparsas que se disputan el preciado premio. 

Como novedad, este año el acto contará con la presentación de Josep Bordes, cantante de Pepet i Marieta, que, con la ayuda de su ukelele, retará al público asistente a elaborar la canción oficial del Carnaval tarraconense, en una cia en la que los concursantes presentarán sus mejores galas. 

Un fin de semana sin dormir

Las actividades de los próximos días dan lugar a un calendario que se presenta lleno de citas y que promete jornadas en blanco para los que se animen a cumplirlo entero. Este viernes, la TAP acoge —como novedad y después de años desaparecida del programa— la tradicional verbena de Carnaval que ofecerá las actuaciones de Cris&Petes, Dijeila, La Pegatina y DJ OGT. El sábado, los actos festivos se abren ya de mañana en la Part Alta, con la desenfadada Baixada del Pajaritu, que recogerá sobre ruedas las propuestas más locas de los ciudadanos, antes de la tradicional Rua de l’Artesania, que por la tarde recorrerá las principales calles del centro con las carrozas de las comparsas. Ya de noche, la TAP volverá a ofrecer un menú musical con Chico Malo al frente. 

El domingo, los aficionados a a la purpurina tienen otra cita con el centro, que acogerá la Rua de Lluïment, una nueva ocasión para demostrar que, durante estos días, los tradicionales colores de la bandera local han mutado hacia el verde y el azul, los colores del Rei y la concubina. 

Temas

Comentarios

Lea También