Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«En Tarragona no nos reunimos desde octubre»

Desde el cese del delegado del Govern que no hay reuniones territoriales. Cada delegado se autogestiona con su Conselleria    

Octavi Saumell

Whatsapp
El delegado territorial en el Camp de Tarragona, Òscar Peris, fue cesado por el Estado el pasado 31 de octubre. FOTO: dt

El delegado territorial en el Camp de Tarragona, Òscar Peris, fue cesado por el Estado el pasado 31 de octubre. FOTO: dt

Los gabinetes ejecutivos de la Generalitat de Catalunya en la provincia de Tarragona no se reúnen desde el pasado mes de octubre, antes de la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Así lo confirman a este periódico las fuentes consultadas, las cuales exponen que, desde el cese de los delegados territoriales del Camp de Tarragona –Òscar Peris (ERC)– y de las Terres de l’Ebre –Xavier Pallarès (PDeCAT)– del pasado 31 de octubre, cada conselleria trabaja únicamente con sus directores y secretarios generales. 

¿Qué quiere decir esto? Pues que antes de la aplicación del 155, cada delegado territorial reunía a su equipo de trabajo en cada demarcación, coordinando la acción conjunta de cada área tanto en el Camp de Tarragona como en el Ebre.

Ahora, sin embargo, cada director general se autogestiona con su propia Conselleria, centrando su actividad únicamente en su campo, sin coordinación territorial con el resto de Conselleries.  

«Aquí llevamos solo los temas técnicos que nos coordinan desde Barcelona» afirma la directora de los Serveis Territorials d’Empresa, Carme Mansilla, quien reconoce que la tramitación administrativa «es más lenta» por la implicación del Estado.

«Nos encargamos del día a día, pero no de la parte económica. Por ejemplo, no nos llegan los convenios ni las planificaciones, sino que nos centramos en los trámites habituales, sin reunirnos con el resto de direcciones territoriales», asegura. 

Por lo que se refiere al personal, la responsable en Tarragona detalla que su equipo no ha sufrido despidos, «pero sí que se tarda más, por ejemplo, para cubrir alguna baja o vacante. Por suerte, nuestra plantilla es muy estable», destaca. Pese a ello, Mansilla reconoce que «está claro que el escenario actual no es el ideal».  

Comentarios

Lea También