Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

En clase con el IPHES

Miquel Guardiola acerca la prehistoria a los alumnos de la provincia de Tarragona de manera práctica y muy actual

Gloria Aznar

Whatsapp
El divulgador Miquel Guardiola, en la sede del IPHES. FOTO: Pere Ferré

El divulgador Miquel Guardiola, en la sede del IPHES. FOTO: Pere Ferré

«La prehistoria te permite no solo introducir la ciencia, sino trabajar cuestiones humanas del día a día. El tema del género, el racismo, tatuajes o piercings y la solidaridad. También las relaciones entre adolescentes. Cuando vamos a escuelas e institutos comienzo preguntando cómo se imaginan físicamente a la gente de hace dos millones de años y vamos corrigiendo tópicos». Son palabras de Miquel Guardiola, arqueólogo, especialista en tecnologías prehistóricas y divulgador del Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES).

Con su maleta de herramientas en mano, Guardiola acerca de forma didáctica la prehistoria a los alumnos, dentro del programa IPHES a les escoles.

Algunas herramientas elaboradas por el propio científico para mostrar en las aulas. Foto: Pere Ferré

«Hacemos un semicírculo y yo deposito las pieles, cuernos, herramientas... Son charlas que están muy dirigidas a que se sorprendan, a descubrir todas las cosas alucinantes que hay, mucho más modernas de lo que se podrían esperar. El año pasado nos vieron 5.000 alumnos, la mayoría de la provincia y ahora también hemos creado el subprograma IPHES als barris. Si el instituto se tiene que dar a conocer, y así es, se tiene que empezar por aquí», apunta Guardiola. 

El IPHES a les escoles se puso en marcha hace ocho años y cuenta con ayuda de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT). Ofrece la posibilidad de escoger entre tres demostraciones: Infants i Pedres: evolució tecnològica de tota la prehistòria; De caçadors i ramaders: transició paleolític i neolític; y  L’Evolució Humana: des dels primats fins a Homo sapiens.

El objetivo es generar conversación y debate con reproducciones que pueden manipular

A partir de aquí, Guardiola puede preparar las charlas a la carta en función de la audiencia o de lo que le pida el profesor. Este mes es el turno del Institut Torreforta o la Escola la Floresta tras pasar el pasado trimestre por la Escola Carmelites, el Institut Martí i Franquès, la Escola Torreforta, el Institut Escola Mediterrani i la Escola de Pràctiques en Tarragona, así como la Escola Collblanc i la Escola La Canonja en este municipio.

«El objetivo son los chicos y chicas y cómo reaccionan a nuestras acciones», manifiesta este profesional. ¿Y cómo reaccionan? «De maravilla». Pero es que Guardiola convierte la historia en un relato fascinante. Su maleta contiene piezas fabricadas por él mismo al estilo prehistórico, elaboradas con materia prima de medio mundo. Con sílex de la Península Ibérica, pero también cuarzos de Portugal y de Suiza, donde Guardiola residió durante un tiempo. 

Entre los utensilios destaca la copia de una flauta de hace 14.000 años confeccionada con el hueso de un ala de buitre. «Utilizaban huesos de ave porque son tubos perfectos por sí solos. De hecho, ya los usaban para tomar el caldo antes de que se creara la cuchara», explica Miquel, quien añade que de flautas «solo hay 42 fragmentos en toda Europa. No todos los yacimientos tenían flauta. Es una de las cosas que más les gusta porque la pueden tocar».

Miquel Guardiola en la Escola de La Canonja, el pasado noviembre. Foto: IPHES

Palpar, manipular, oler... Aplicar los sentidos es una de las claves de estas clases no formales en los centros educativos. Eso y conectar pasado y presente porque ¿cuál era el WhatsApp de aquellos tiempos? o ¿cómo festejaban los adolescentes? «Nunca lo adivinan», asevera Guardiola. «La respuesta es la Luna, que es cuando podían circular de noche. Y en cuanto a las gafas protectoras, las fabricaban los inuit, mal conocidos como esquimales, que del reflejo de la luz del hielo se les quemaba la retina. Para evitarlo, realizaban unas planchas de hueso o de marfil de los colmillos de la morsa. Es interesante para que entiendan que hay un montón de elementos cotidianos que vienen de hace mucho tiempo. Los prehistóricos no eran tontos».

Los centros interesados en acogerse al programa pueden contactar con info@iphes.cat

Su figura de divulgador del IPHES obliga a Guardiola a estar al día de todos y cada uno de los hallazgos que se producen. Algo que consigue a partir de la estrecha colaboración con los investigadores e investigadoras del instituto. «Tengo la oportunidad de refrescar constantemente las informaciones», revela.

Asimismo, cuenta con el valor inestimable de las personas que todavía hoy en día viven como en la prehistoria. A saber, las tribus amazónicas, «aunque también existen culturas, etnias, grupos tribales que a lo mejor visten tejanos y tienen un teléfono móvil pero todavía son conocedores y herederos de tradiciones como la de fabricar herramientas de piedra. Por ejemplo, en Papúa Nueva Guinea», señala.

Gafas protectoras. Foto: Pere Ferré

Y en el caso del género, por ejemplo, destaca cómo «cuando me preguntan si las mujeres fabricaban herramientas, siempre respondo que no sabemos si los hombres lo hacían. Cuando hallamos herramientas no encontramos género pero sí que les puedo trasladar los roles que tienen las mujeres en las comunidades preshistóricas actuales».

Temas

Comentarios

Lea También