Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Tarragona

‘En el cielo está escrito’, una novela de amores y superación

La emigración y las dificultades de la Guerra Civil, en la segunda novela de Santiago Canillas, un homenaje a sus abuelos maternos

I. Delaurens

Whatsapp
Imagen del escritor tarraconense con su libro, quien ha visitado recientemente el Diari. FOTO: Pere Ferré

Imagen del escritor tarraconense con su libro, quien ha visitado recientemente el Diari. FOTO: Pere Ferré

Un año después de Décimus, la continuación de la superproducción cinematográfica Ben-Hur, Santiago Canillas vuelve con En el cielo está escrito, una novela que aborda la emigración en España en el siglo XX y las penurias de la Guerra Civil y posguerra. 

Se trata de un libro basado en una historia real, concretamente de la familia del propio escritor tarraconense, quien afirma que «un 90% de la novela son hechos reales».

A finales del siglo XIX en un pueblo de sierra almeriense vivía su bisabuelo José, jornalero del terrateniente más importante de la zona, don Francisco. José vivió un romance con la hija de su jefe quien nunca aprobó la relación, no sólo porque deseaba un novio de una clase superior para su hija, también porque, sin saberlo entonces, eran primos. 

De esa relación nació Manuel, quien sufriría una suerte parecida con su querida Ana María. «Ahora se ve diferente, pero en un pequeño pueblo de la sierra la mitad del pueblo era familia de la otra mitad, por lo que era complicado que no hubiera algún parentesco entre parejas», cuenta Canillas. 

Pese a la oposición de ambas familias, la relación siguió adelante y fue el propio Manuel quien daría el paso para emigrar en buscar un porvenir destino a Tarragona. Ocurrió a finales de los veinte, cuando a raíz de Exposición Internacional de Barcelona de 1929 encontró trabajo en la RENFE. De la capital tarraconense no tardaría la familia en trasladarse a Torredembarra, ahora para trabajar él de guardagujas. Pocos años más tarde empezaría la Guerra Civil y el hambre, las penurias y la pobreza se acentuarían.

Emigración, una cuestión actual
«La idea era hacer un libro que hablara de la gente inmigrante que tuvo que dejar Andalucía y venir a Catalunya para abrirse camino», dice Canillas. 

El escritor tarraconense cuenta que «mi abuelo Manuel tuvo que marchar de su tierra porque allí no había trabajo. Como mucha gente tiene que hacer hoy en día, dejó su pueblo para salir adelante, porque no nos engañemos estamos viviendo situaciones similares: la falta de trabajo hace que la gente no pare de emigrar». 

El mismo autor de la novela se sincera: «A veces es necesario pasar penurias para encontrar tu camino. Yo mismo he sido emigrante en Santander. Se sufre mucho porque estás lejos de tu tierra y de tu gente. Y cuando ya no hay más trabajo lo único que deseas es volver». 

Salir de una tierra pobre para llegar a un lugar donde hay trabajo y que estalle una guerra, con todas sus consecuencias no debe resultar sencillo. «La emigración fue muy dura, no solo por el transporte que tardaba más de un día, también había que adaptarse a un nuevo idioma y después a los caprichos de la guerra». 

Según explica Canillas, «mi abuela dio a luz en el 38 y dado que no le subía la leche, mi abuelo corría bajo las bombas para ir a buscarla».
Valiente personaje Manuel quien llegó solo a Tarragona, antes de traerse a toda su familia. Además, mucho antes de guerra, hizo el servicio militar en la ciudad africana de Larache, en el Rif, bajo las órdenes de un comandante llamado Francisco Franco. 

Libro mantiene el anonimato de los personajes con otros nombres. Un detalle, del escritor con sus familiares que por desgracia ya no están. 
Una historia de superación y amores prohibidos, la novela empieza el verano de 1896 con el jornalero que se enamora de la hija de su terrateniente y finaliza en 1967 con la boda de los padres del autor. 

Temas

Comentarios