Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

"En los 80 en Tarragona muchos veían el yoga como una secta"

Xavier Montserrat es uno de los pioneros en la enseñanza del yoga en Tarragona. Empezó en los centros Sivananda, en la sede de Val Morin, en Canadá

Esther Garrido

Whatsapp
Xavier Montserrat haciendo una Asana (postura) de yoga Foto: Pere Ferré

Xavier Montserrat haciendo una Asana (postura) de yoga Foto: Pere Ferré

- ¿Qué es el yoga?

- El yoga es una técnica milenaria que han usado muchas civilizaciones. Se intenta llegar a disfrutar de la felicidad a través de medios físicos, energéticos y mentales. El que practicamos en nuestro centro es el de la escuela Sivananda, la filosofía de la no-dualidad.

- ¿Para qué sirve el yoga?

- Tiene distintos niveles de servicio. Hay un aspecto que es físico, un trabajo interno sobre el aparato locomotor, los órganos, los músculos y restablecer su equilibrio. El máximo efecto es el de purificar las toxinas del cuerpo. Después hay un aspecto energético relacionado con la respiración. Respirar es la manera fundamental de alimentarse. El yoga enseña a respirar correctamente, equilibrando lo físico con lo mental.

- ¿Qué puede ofrecer a la gente de Tarragona?

- Disminuir el estrés. Después de las sesiones se sienten tranquilos, muy presentes. El cuerpo está relajado y flexible. Con el yoga se aprende a sentir el propio cuerpo y, por tanto, no realizar posturas erróneas. La mejora de la respiración y la postura correcta ayudan a concentrarse.

- ¿Qué son el Hatha yoga y el yoga tibetano?

- Son dos formas de enfocar el yoga y la meditación. El tibetano trabaja mucho desde la mente. Tienen aspectos complementarios y la base es muy similar en las dos técnicas.

- ¿Para qué sirve la meditación?

- Gracias a ella disminuyes la tendencia a dispersar los pensamientos. Existe una gran diferencia entre pensamientos y mente. Un ejemplo: la mente es como la pantalla en blanco de un cine, en la que se proyecta la película de los pensamientos. Si acallamos los pensamientos, descansamos en el sustrato mental. Y eso es una felicidad continua.

- ¿Le ha influido la filosofía oriental en sus prácticas?

- El yoga se basa en filosofías orientales. Actualmente hay un proceso de decantación hacia estas filosofías. En Oriente se han respetado mucho los pensamientos sin trauma cultural, no como en Occidente. Allí la transmisión del yoga ha pasado del boca-oreja. De maestro a alumno.

- ¿Cómo decidió dedicarse a esta profesión?

- El yoga me escogió a mí a partir de un cursillo con 17 años. Tuve la convicción de que el yoga iba a marcar mi vida.

- ¿Ha sido difícil implantar el yoga en la ciudad?

- Al principio, sí. La Tarragona de los 80 era muy cerrada, la que le llamábamos la de ‘funcionarios, curas y militares’. Había gente que lo confundía con el judo, otra que creía que era una secta. Aun así lo recuerdo con cariño.

- En su web dice que el yoga ‘nos ayuda a ser más felices en nuestro presente’. ¿Cómo funciona?

- Viviendo el presente sin dejarte llevar por emociones aflictivas y viviendo instante tras instante. Con el yoga se ve la vida desde la llamada acción recta. Viviendo sólo el ahora.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También